Óscar Naranjo es hoy un general retirado de la Policía Nacional de Colombia y tiene 64 años. También fue vicepresidente de ese país entre 2017 y 2018 junto a Juan Manuel Santos. Pero en la década del 80 fue una de las figuras de autoridad más destacadas en la lucha contra el narcotráfico, incluyendo las operaciones ejecutadas por Pablo Escobar. Además fue el negociador plenipotenciario del Gobierno de la paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Esta es la etapa de su vida que recoge la producción dramática El general Naranjo, cuya primera temporada se estrenó en el 2019 a través de la plataforma Fox Premium y que hoy, desde las 23:00, ya se puede ver también por la señal de Teleamazonas.

La trama se inspira en el libro El general de las mil batallas, publicado en el 2017 por el periodista colombiano Julio Sánchez Cristo, quien, según dice en su portada, confiesa al policía más poderoso de nuestro tiempo, cuyo rol recae sobre el actor de 50 años, Christian Meier.

“Durante años, decenas de periodistas, editoriales y productoras de cine y televisión le pidieron al general Óscar Naranjo que contara su historia”, resume la reseña del libro. “La razón de la insistencia es más que justificada: este veterano exoficial de la Policía colombiana combatió con éxito por más de 30 años a narcotraficantes, guerrilleros y delincuentes comunes. Al mismo tiempo, ningún otro uniformado ha logrado acceder a las más altas esferas del poder como lo ha hecho Naranjo, al punto de alcanzar la Vicepresidencia de la República”.

Publicidad

La revista GQ recomienda ver El general Naranjo antes que Narcos: México, pues la primera se cuenta desde el punto de vista de las autoridades latinoamericanas. Ambas, continúa el artículo, son dos ficciones muy diferentes, pero unidas por la figura de Pablo Escobar (Federico Rivera) y el narcotráfico.

El guion de Anita de Hoyos (Hilos de amor) completa 52 episodios que se grabaron de corrido, divididos luego en tres temporadas. La primera temporada narra paralelamente la vida de Naranjo, desde que era miembro de la Policía Nacional y el ascenso de Escobar como líder de su red de narcotráfico.

“Cuando me llamaron para hacer este personaje, lo primero que me dijo la producción fue que no querían representarlo fielmente o literalmente. Querían contar la historia del general Óscar Naranjo y contar la historia de la violencia colombiana a través de los ojos de la Policía. Entonces eso fue un alivio”, comentó Meier en una entrevista para Efe. “Luego, la Policía fue muy generosa en aportarme con un material, de alguna manera clasificado, del general, donde pude estudiarlo un poco más”.

El actor reveló, además, que tuvo la oportunidad de ver el primer capítulo junto al verdadero general Naranjo. “Estaba muy complacido. Creo que esa es la parte más difícil cuando representas a un personaje que es tan real y que además está vivo. Porque en algún momento vas a tener el feedback, en algún momento te va a decir qué es lo que siente”.

En el avance de la segunda temporada, Naranjo continúa con su lucha, pero esta vez a un nivel mucho mayor. “Ya no se trata de perseguir a unos mafiosos que trafican con cocaína. No. Hay miles de hectáreas sembradas con ese veneno, pueblos enteros que comercian con eso para vivir. Cuando a uno le destrozan la patria o matan a la gente que quiere, uno tiene que tomar medidas, ¿no cree?”, dice.

Mientras que la última temporada presenta el conflicto con las FARC y con los paramilitares, así como la participación de Naranjo en el acuerdo de paz.