La cultura audiovisual rebosa de adaptaciones del famoso cuento escrito por los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm, publicado originalmente en 1812. Desde la versión animada de Disney de 1937, pasando por series televisivas, como Once Upon a Time (2012), hasta la pantalla grande con las actrices Lily Collins y Kristen Stewart. BlancaNieves permanece en el imaginario como la jovencita a quien hay que proteger y evitar que caiga en la trampa de masticar esa fruta envenenada. Pero ¿y si fuera capaz de reescribir su desenlace?

El director Jaime Tamariz escogió a la actriz y cantante guayaquileña Joyce Macías para protagonizar su visión teatral de la historia, que llega al escenario principal del Teatro Sánchez Aguilar del 17 al 21 de diciembre, en la cual da un giro a la personalidad de la delicada princesa. “Lo que me interesa de estas historias al llevarlas al teatro es poder replantear un nuevo concepto del personaje”, afirma. “Dejar atrás esa imagen de jóvenes débiles, que necesitan ser rescatadas y de un príncipe para poder ser felices. Creo que esa idea está muy desactualizada y más bien queremos dejar un mensaje de empoderamiento donde las niñas (y la familia entera) vean una princesa fuerte, con valores y que es capaz de luchar por lo que quiere”, dice Tamariz, quien en 2017 también puso en escena Cenicienta, protagonizada entonces por Shany Nadan (Bolívar, 2019).

No obstante, esta adaptación no privará al público de los elementos y otros personajes tradicionales de la historia. El príncipe será interpretado por Diego Chiang, mientras que Ana Passeri se viste de villana para dar vida a la reina Malva. Los acompañan Marina Salvarezza como la bruja, Claudia Camposano será la nana de BlancaNieves y Daniel Cueva, el cazador. Además de 7 personajes de baja estatura, entre ellos, Andrea Verdezoto y Vicente Romero.

Diego Chiang interpreta al Príncipe. Foto: Cortesía

La producción se pone en marcha gracias al apoyo de Village Plaza y City Mall (donde se canjean las entradas al espectáculo por montos de compra). “Agradezco la confianza que ponen en nuestro equipo, en nuestro trabajo, porque es una apuesta difícil en un año donde los aforos de las salas están limitados. Comenzamos a trabajar en septiembre sin saber aún qué pasaría por la pandemia, pero ellos se arriesgaron”, comenta el director.

Publicidad

Importante búsqueda de la protagonista

La búsqueda para escoger a su BlancaNieves fue extensa, llegando a castear a diez actrices, incluyendo a algunas estrellas ya conocidas, pero fue Joyce quien cumplió con los requisitos para el personaje.

“En los musicales hay un trabajo mucho más amplio y difícil para las intérpretes por las canciones y el movimiento sobre el escenario”, explica Tamariz. “Me encantó que Joyce fuera una actriz de comedia, ella tiene formación en clown y eso le permite cierta calidad de movimiento y trabajo físico, que era lo que yo necesitaba para este personaje. Además, tiene una voz preciosa, una presencia escénica maravillosa y es capaz de manejar la comedia”, detalla.

La reina Malva es interpretada por Ana Passeri. Foto: Cortesía

Grandes actuaciones

La historia de BlancaNieves se complementa con el carisma de otros grandes actores, quienes también ven esta puesta en escena como una oportunidad de cambiar ciertos estereotipos.

Por ejemplo, el rol del príncipe profundiza en el concepto de la masculinidad y busca alejarse del ideal del hombre perfecto. “Hablamos en un ensayo sobre la importancia que es trabajar la parte vulnerable del personaje, no solamente la cara que el personaje quiere mostrar, sino también la cara que está ocultando”, comenta Tamariz. Así, aunque el príncipe cautiva con su presencia y caballerosidad, también demuestra valentía al exhibir con honestidad sus temores.

Publicidad

BlancaNieves marca además la primera colaboración entre Jaime y la actriz Ana Passeri, quien será la antagonista. “La reina es muy dura con todos por cómo ha sido su vida, así que el desafío es visitar toda esa maldad desde la perspectiva del personaje, sin llegar a perderte en él, pero también cumpliendo con las expectativas del público y de nuestro director”, dice Passeri.

Marina Salvarezza también se une al elenco de la producción de Daemon. Foto: Cortesía

Asimismo, será el debut teatral de algunos actores de baja estatura, quienes se unen a la historia con identidades diferentes a las del cuento clásico para poner sobre la mesa valores como la generosidad y la amistad incondicional. “Al inicio sentía que íbamos a exponernos a algún tipo de burla, porque hemos sido criados en esa idea. Pero cuando conversé con el director y con otras personas de la obra, quienes me contaron sobre cómo iba a ser la historia, dije: ‘¡Vamos!, esto va a ser diferente’”, comenta Andrea Verdezoto, quien reside en Riobamba, pero viaja con entusiasmo hasta Guayaquil para los ensayos de este proyecto.

Claudia Camposano se suma por cuarta ocasión al elenco escogido por Tamariz (ya ha sido parte de Cenicienta y Alicia en el País de las Maravillas, entre otras), esta vez como la nana de BlancaNieves, la figura materna en la trama. “Aunque llevo algunas horas de recorrido como actriz, aquí me convierto nuevamente en una estudiante y con la mayor humildad del mundo acepto las instrucciones, sugerencias y direcciones para ir regulando a mi personaje”, comenta.

Claudia Camposano tiene en esta ocasión el rol de la Nana de BlancaNieves. Foto: Cortesía

La escenografía incluirá también el espejo mágico como una estructura gigantesca que entra y sale del escenario y que, de acuerdo con Tamariz, podría ser considerado un personaje adicional. El sonido y las canciones están a cargo de los compositores Juanjo Ripalda y Víctor Andrade.

Publicidad

“Estoy convencido de que el teatro debe cumplir esa importante función de llevar siempre un mensaje de humanidad, de aprecio por el prójimo y rescatar esos valores en esta época para compartirlos con la familia, siempre resulta maravilloso”, afirma Tamariz.

“Se van a reír también de principio a fin, porque nos hemos esforzado mucho en hacer un montaje muy cómico, porque sabemos que la gente tiene ganas de reírse y de ir a divertirse al teatro”.