Ayer, Erika Vélez publicó en su Instagram una fotografía donde se podía apreciar en la mano que le habían colocado un suero. En la descripción de la imagen da detalles sobre su estado de salud mental.

El público no conocía que la actriz y presentadora tenía un cuadro de depresión hace ya dos años y recientemente ha experimentado episodios de ataques de pánico.

El suero que le pusieron es de vitaminas, que según indicó Vélez, es para proteger su cerebro. Lo que le ha mandado su doctora es vitamina C, complejo B1, B2, B6 y B12 para proteger su cerebro. Así lo publicó en sus stories. Por ejemplo, la vitamina B12 ayuda a mantener sanas a las neuronas y glóbulos sanguíneos.

Publicidad

Vélez subió más contenido a sus historias agradeciendo los mensajes de apoyo y cariño, también prometió que haría un video en vivo mañana a las 20:30 contando su experiencia completa. En el encuentro virtual estará su psiquiatra la Dra. Sara Torres Gómez.

Publicidad

La ecuatoriana sostuvo que desearía haber tratado su salud mental antes y no atravesar “cosas tan feas”, ahora organiza el en vivo con su doctora para darle una esperanza y respuestas a aquellos que por alguna razón no pueden costear a un especialista en salud mental, o que simplemente aún no se atreven a dar el primer paso para pedir ayuda.

Esto fue lo que escribió en Instagram:

“Estos días he estado en casa, terminamos grabaciones de la serie y mi cuerpo dijo basta. Nunca había sentido ataques de pánico tan seguidos (ha sido horrible) levantarme en la madrugada llorando y sintiendo que me ahogo, fue espantoso, lo importante es hacer algo y pedir ayuda”, y continuó diciendo:

Publicidad

“Tengo a mi querida doctora que durante dos años viene tratando mi depresión y en esta ocasión me mandó a ponerme sueros de vitaminas para proteger el cerebro (las vitaminas son más importantes de lo que creemos). Hay cosas que no compartimos en redes por miedo a que nos ataquen o juzguen, pero no está mal decir como te sientes realmente, la depresión es una enfermedad más frecuente de lo que la gente cree y está bueno pedir ayuda y está bueno conversarlo con otras personas y está bueno no tener que transitar un episodio sola. Ahora que mi cuerpito me puso el freno de mano para escucharlo y descansar aprovecho para meditar, rezar, escuchar música, escribir, ver una película cómica, en fin, para consentirme y pararme con más fuerza que nunca. Gracias a mis amigos que han estado superpendientes, a mi familia, en especial a mi hermanito hermoso que ha dejado todo para cuidarme y a mi madre bella que estando a la distancia la tengo más cerca que nunca. Los amo y ahora me haré amiga de los aceites esenciales. Recibo memes graciosos y chistes por interno”. (E)