Bhagwan Shree Rajneesh, mejor conocido como Osho fue conocido en la India como un maestro espiritual que basaba sus enseñanzas en dos puntos claves: la fuerza individual y el sexualidad como terapia.

Debido a que su fama trascendió fronteras, quiso mudarse a Estados Unidos donde creó su propia ciudad con 7.000 seguidores de su creencia, en la década de los 80.

¿Cómo llegó Osho a fundar su propia ciudad?

Con cientos de seguidores en Occidente, Rajneesh se trasladó a un pequeño pueblo de Oregón, The Dalles, en donde fue recibido por sus fieles acompañantes, según reseñó así la historia el diario el Clarin.

Black Axe: la secta ultraviolenta que se ha convertido en una mafia global

El hombre, comenzó a comprar propiedades y tierras, producto del dinero y las ofrendas monetarias que le hacían. Razón por la cual, los habitantes del lugar que no comulgaban con su especie de secta se comenzaron a preocupar mucho.

Publicidad

Y con mucha razón, pues el pueblo de Osho seguía creciendo, y en apenas tres años ya tenía su propio cuartel de bomberos, un destacamento policial bajo su mando, restaurantes, centros comerciales, un pequeño aeropuerto, autobuses y todo tipo de lujos a su placer.

Al no existir tranquilidad y paz en el lugar, los pobladores locales decidieron pasar a las armas y enfrentar al “Gurú del sexo”.

Agrupaciones culturales, conservacionistas, sociedades religiosas, todos denunciaban a Osho y sus seguidores. Hasta que un pequeño pueblito de 100 habitantes, Antelope, fue el centro del conflicto.

El envenenamiento de un pueblo

La secta quiso tomar el control de la ciudad y al mismo tiempo creó un municipio propio, Rajneeshpuram. Meses más tarde los rajneeshees ganaron por 57 votos contra 22 una votación municipal y Antelope quedó en sus manos. La primera medida fue cambiarle el nombre al pueblo que pasó a denominarse Rajneesh.

Publicidad

Uganda: Los líderes de una secta que quemaron vivos a más de 700 de sus seguidores en una iglesia hace 20 años

Pero esto no fue suficiente para Osho, por lo que el 24 de septiembre de 1984 ocurrió un hecho inesperado y alarmante.

Aproximadamente, 751 personas de The Dalles, la sede del condado, se enfermaron de forma repentina. Luego de los análisis, llegaron a la conclusión que habían sido víctimas de envenenamiento por la Salmonella Entérica Typhimurium.

Todos buscaron al culpable, y la mayoría afirmó en su momento que Osho y sus seguidores los habían enfermado a propósito para poder tener un mayor margen en las elecciones.

La extraña muerte de Osho

Aunque Osho nunca fue culpado por la justicia por el ataque bacteriológico, sí fue castigado por infracción a las leyes de inmigración, por lo que fue multado por 400 mil dólares y posteriormente deportado de los Estados Unidos.

Publicidad

Por su parte, el rancho de los Rajneesh fue vendido en medio de polémicas en 1985 por el Estado de Oregón. Lo compró la organización cristiana Young Life.

Osho volvió a su pueblo, Pune, en la India, y murió en 1990, a la edad de 58 años debido a una insuficiencia cardíaca. Aunque, una de sus más fieles acompañantes, Sheela, dijo que el gurú fue asesinado por miembros de su círculo cercano para tomar el control de su marca y de su fortuna.

En su epitafio se puede leer: “OSHO, nunca nacido, nunca muerto. Únicamente visitó este Planeta Tierra, entre el 11 de diciembre de 1931 y el 19 de enero de 1990″. (E)

Te recomendamos estas noticias