Sus canciones retumbaron en todas las fiestas que ocurrieron en los 90, desde las matinés infantiles, hasta las bodas. Muchos le sacamos brillo, hasta la incandescencia, a las pistas de baile con El Tiburón, Brinca, Pegao, Latinos, Mueve la cadera, Pumpin’ y otras que posicionaron a Proyecto Uno como el referente del merengue hip hop y merengue house.

Los tres integrantes de la agrupación estadounidense, de origen dominicano, Kid G, Paolo Tondo y Nelson Zapata (su fundador) saben que su música sigue haciendo zapatear a quienes los escuchamos en sus inicios e incluso a nuevas generaciones de farreros.

Por eso, al cumplir 33 años de trayectoria, Proyecto Uno celebra su gozadera con un álbum muy especial. Se trata de Aniversario, una compilación en la cual reinterpretan sus exitosas melodías e introducen nuevas composiciones, explorando nuevos estilos, pero fieles a su merengue original. “¡Desde el 89, hasta que tú quieras!”, dicen en una de las canciones de este disco.

Proyecto Uno e Ilegales revivieron farra noventera con un concierto en el 2019

“Este aniversario significa mucho agradecimiento, porque este tiempo que ha transcurrido todavía seguimos presentes en los corazones del público. Cada vez que nos presentamos, la gente corea nuestras canciones con las nuevas generaciones, se las han aprendido”, resalta Nelson en una entrevista con este medio durante una visita a Guayaquil.

Publicidad

“Parece que han hecho un buen trabajo los hermanos mayores, los papás, las tías, para enseñarles a la nueva generación nuestras canciones y han aceptado las nuevas también”, reconoce el fundador de la agrupación que nació en Nueva York en 1989.

Ilegales y Proyecto Uno juntos por primera vez en Guayaquil en el 2011

Mantenerse activos en la industria musical, después de más tres décadas, no conlleva secreto alguno. Para Nelson ha sido el hecho de seguir su propia brújula. “Cuando hago música sigo mis gustos personales y no a las tendencias. Es algo que he hecho desde el principio, hacer todas esas fusiones en nuestra música. De ahí que el merengue techno se mantenga. Aunque de repente no tenga su mayor apogeo, cada vez que suena ese ritmo en una fiesta hace que la gente se pare a romper el hielo y bailar”.

Ciertamente, uno de los escenarios donde se popularizó Proyecto Uno y donde sus canciones siguen amenizando todo tipo de reuniones es Guayaquil. A principios de agosto, el grupo ofreció un show privado y luego un concierto gratuito en la parroquia Tarifa, en Samborondón.

Así recordó Proyecto Uno sus primeros trece años a ritmo del merengue house

“Para nosotros tiene un significado histórico, ya que Guayaquil es la primera ciudad en Suramérica a la que llega Proyecto Uno y donde pudimos medir el alcance de nuestra música”, explica Nelson. De hecho, recuerda, el primer concierto del conjunto en Guayaquil, que en la década de 1990 estaba acompañado por el cantante John Wilson (más conocido como Magic Juan), tuvo lugar en el Terminal Terrestre de la ciudad.

Publicidad

Desde ese momento, dice, “Proyecto Uno y Guayaquil quedaron conectados, yo diría que para siempre, porque hemos venido muchas veces Guayaquil. Cada vez que atravesamos la ciudad en auto quiero pasar por el terminal... Fue tan mágico y tan histórico y lo llevo en mi corazón”.

Pero con Aniversario, la agrupación no solo hace un homenaje a su pasado, sino a su presente y su futuro. El disco presenta nuevas canciones, entre ellas el sencillo Música feliz (Dame alegría), el cual cuenta con la colaboración de The Mad Stuntman, artista de Trinidad y Tobago e integrante del dúo Reel 2 real, quien de acuerdo con Kid G ha participado en otros éxitos del grupo.

“Es una canción muy fresca, es muy divertida, para la familia, es muy positiva. Además con nosotros está quien ha colaborado con Proyecto Uno en temas como Latinos y Mueve la cadera. También tenemos la bendición Nelson y yo de de colaborar en este tema con nuestros hijos, con Marcelita y con Jean Paolo, que están en los coros de la canción”, cuenta el integrante con más de 12 años en la agrupación.