Desde la capital llega Mar Cantos, quien presenta su proyecto solista MAR (@marthebratz), de la mano de su sencillo debut, titulado Boyz Lie, que fue publicado el pasado miércoles.

Disponible en plataformas de distribución digital, este tema cuenta con la producción de Martín Flies (@martinflies) y Damián Segovia (@dami.boi), quienes juntos conforman el destacado dúo MIEL (@miel.oficial). Sin duda, esto marca una influencia notoria en el trabajo de estudio, debido a la compatibilidad de sonidos que hay entre sí. Una definición clara de pop moderno, con tintes de trap, que por supuesto no desaprovecha la oportunidad de coquetear con ritmos latinos más tradicionales, como el son, pese a su innovadora estética.

La particular voz de MAR logra distinguirse de otras propuestas de la música ecuatoriana independiente actual y se acopla de forma acertada con la composición lírica de la canción, que mezclando inglés y español aborda de forma discreta temas sobre el crecimiento personal en momentos complicados en los que se trata de recuperar un desaparecido amor propio.

Desde mi perspectiva, la voz podría destacar más todavía de la mezcla final del single, sin embargo, esto no resta ningún mérito al excelente resultado obtenido, que además posee una melodía atrapante y una amalgamada métrica.

Publicidad

El concepto en torno a la artista trata de regresar a aquella exuberante imagen de popstar de inicios de la década de los 2000, la cual más de veinte años después ha recobrado fuerza, pero que suele disminuirse por los impactos del mundo digital y las redes sociales; cuestiones que MAR abordará en un primer material discográfico que verá la luz este 2022.

En otros tiempos, en el mundo de la música y el entretenimiento, el término pop se usaba para referirse a artistas o producciones de éxito masivo, que gozaban de popularidad. Esto fue modificándose a lo largo de los años, hasta ser un género con identidad propia que sigue más vigente que nunca, cautivando la atención de sus seguidores y detractores. El pop siempre será una gran apuesta.