El artista, productor y DJ cuencano Matías Salazar Crespo, Humano (@humanoo_), publicó el pasado viernes su más reciente álbum titulado Devoto, bajo el sello discográfico Fértil Discos (@fertil_discos). Este trabajo es el sucesor de Danza (2018), su primera producción de estudio y trae consigo colaboraciones con Juana Monk (Devoción), Sasa Fresno (No se olvide de mí), Curandeira (Camomila), Método M. C. (Mi refugio), y Huaira (Otorongo).

Disponible en todas las plataformas de distribución digital, compuesto por once tracks y una duración aproximada de cincuenta y dos minutos, Devoto tiene como componentes principales la música electrónica, más distintos elementos y matices andinos; sumado a estos, cuenta con los característicos beats y sintetizadores que pueden llegar a pecar de longevos en distintas ocasiones, como en Canta tu dolor y La ofrenda.

La composición lírica da un claro enfoque al nombre de este trabajo, haciendo referencias notorias a aquel sentimiento de profunda veneración, estas siendo independientes de la persona o la creencia a las que se dirijan. Sin duda alguna, las canciones que tienen artistas invitados son las más destacadas, ya que sus letras ayudan a la interpretación personal del oyente y los vínculos que se pueden generar en este proceso que por momentos puede ser melancólico y en otros tornarse jovial.

“Considero que la mezcla entre canciones e incesantes beats dejan una sensación introspectiva; se presta para el análisis del ser, esto sin dejar de lado aquel rol dance que roza la monotonía, pero que sale bien librado de ella. Claros ejemplos de la introspección que convierten la música electrónica en plegarias pueden ser Devoción y Mi refugio, que también son las más sobresalientes desde mi punto de vista”.

Trabajo del artista, productor y DJ cuencano Matías Salazar Crespo, Humano.

Para Humano, es un proyecto que merece ser difundido y tomado en cuenta, debido a que estos nuevos sonidos enriquecen no solo la música nacional, puesto que son constante motivo de admiración dentro del panorama mundial debido a sus excéntricas combinaciones basadas en la exploración de distintas culturas y de nuestras raíces. En definitiva, la música nacional sigue expandiéndose en todo el espectro.