La última vez que Ricardo Arjona estuvo en Guayaquil el 29 de julio del 2017. Cinco años después el guatemalteco regresó para reencontrarse con su público de Guayaquil.

La camiseta de Ecuador y un sombrero de paja toquilla personalizado, entre los obsequios que los fans tienen preparado para Ricardo Arjona

El escenario del artista, de 58 años, nuevamente fue el estadio Alberto Spencer, que antes de las 20:00, en los exteriores los seguidores ordenadamente hacían fila para ingresar a sus respectivas localidades, mientras que en el interior los espacios en su gran mayoría ya estaban ocupados.

Arjona, quien estuvo en Quito el 30 de septiembre, visitó Ecuador con la gira Blanco y negro.

Publicidad

Hasta que el cantante saliera, por momentos se proyectaban videos en los que aparecía al artista, lo que generaba en sus fanáticos más expectativa. La espera se extendió hasta pasada las 21:00.

A las 21:07 salió el primer músico y segundos después aparecieron seis más para presentar la intro del show que luego tomó el mando su gran protagonista, que estuvo en una tarima y con un fondo en el cual se destacaba la frase ‘condominio blanco y negro’, en alusión al nombre de la gira Blanco y negro, estos tonos también destacaron en la vestimenta del artista y sus acompañantes.

Él se entregó a su público, que lo correspondió desde la primera canción Si yo fuera hasta la última, Mujeres.

“Guayaquil buenas noches. Hace cuanto tiempo que no nos vemos...”, fueron las primeras palabras para su público tras interpretar los temas de apertura.

Publicidad

En sus palabras de bienvenida para sus fanáticos también hizo un reflexión de lo que ha sido la pandemia y de algunos cambios que a su criterio no interfieren, cuando el respeto debe prevalecer. “Nos encerraron casi dos años, nos pusieron mascarilla, nos pusieron con celular en manos, redes sociales y nos pusimos creativos. Hoy estamos pagando los platos rotos de dos años de encierro y de soledad. Se inventaron un montón de cosas raras que todavía no entendemos, pero que convivimos con ello”, dijo en su intervención inicial.

“Hay 32 géneros (como) si lo importante fuera seguir sumando géneros y no respetar a la gente por lo que quiera hacer con su vida y con su cuerpo. Apareció un montó de gente tratando de cambiar las vocales a las palabras como si eso fuera lo importante y no el respeto a cada quien”, agregó en su corto discurso, que ha venido mencionando en varios de sus conciertos por diferentes países.

Ricardo Arjona, entre el amor de sus fans y críticas de detractores

Asimismo, indicó que “apareció gente que fracasó en su casa, en su barrio, con sus amigos, con su familia, con su país, fracasó en todos lados, pero hoy son coach que enseñan a la gente cómo vivir, dan conferencias, escriben libros, hay por todos lados. Lo cierto es que de tanto que no entendí en estos dos años, de lo mucho que no entendí logré rescatar por lo menos las dos primeras líneas de esta canción. Hermanos estoy feliz de volver, gracias por estar aquí, bienvenidos”, aseguró.

Ricardo Arjona durante su presentación en el estadio Alberto Spencer. Foto: Ronald Cedeño

Luego de ese mensaje y afectuoso saludo a sus fanáticos, Arjona siguió su show e interpretó Hongos, Apnea y Acompáñame a estar solo.

Publicidad

Para cada tema hay una historia y aunque no lo hizo con todas, pero con algunas el artista contaba alguna anécdota o el mensaje que hay detrás de sus canciones y ese fue el caso con El amor, en la cual a modo de broma delató a los de su género. Citó como ejemplo, que cuando salen a un bar y las esposas, novias, los llaman para evitar un malentendido lo que hacen es alejarse del ruido. Afirmaciones a las que varios caballeros le daban la razón y asentaban con su cabeza o soltaban una carcajada.

A El amor, le siguieron El problema, El flechazo y la secuela, Tarde, Si el norte fuera el sur, Señora de las cuatro décadas, Lo poco que tengo, Dime que no, Historia de taxi, De la ilusión al miedo, El amor que me tenía, A ti, entre otras canciones que fueron entonadas a todo pulmón por los asistentes, que no desperdiciaron en los segundos de pausa gritar un “te amo” al artista, que con una sonrisa les correspondía.

De extremo a extremo, Arjona recorría el escenario, que incluso fue sorprendido por damas que dejaron descubierto sus pechos, justamente cuando cantó Desnuda. Mientras otras llevaron carteles con frases como “soy ella” o el título de la canción que deseaban sea interpretada.

Te quiero, Te conozco, Minutos, Fuiste tú marcaron la recta final del espectáculo que sobrepasó el primer cuarto de hora de las 23:00, y el artista muy agradecido se despidió de su gente, que al unísono pedía, “otra, otra, otra” y la respuesta a este clamor demoró en lo que Arjona se cambiaba de ropa, más específicamente la camiseta.

Publicidad

A su retorno al escenario, llegó luciendo la camiseta de la Selección y enseguida interpretó Mujeres, tema con el que sí fue el adiós definitivo y antes de retirarse nuevamente agradeció por la euforia en las más de dos horas de show. “Hermanos se los quiere. Hasta siempre”, dijo Arjona, quien continuará con su gira en México. (E)