No solo como un concierto, sino como una invitación a viajar de vuelta en el tiempo para rencontrarse con la versión de usted que cantó y sintió esas canciones. Esa es la llamada que hace Javier Cueva, productor del espectáculo Flashback 593, por realizarse este viernes 8 de julio en la explanada del c. c. Riocentro El Dorado, a todos quienes vivieron fervientemente las décadas de los ochenta y noventa.

Con un repertorio renovado, este espectáculo de cuatro horas de duración vuelve a ponerse en escena (su última edición fue en 2019) para ofrecer una nueva experiencia a sus asistentes, quienes podrán adquirir sus entradas en grupos de amigos o familiares, pues todas las localidades están disponibles por mesas.

Para montar un show como este solo hace falta buena música, y eso es lo que sobra”, comenta entusiasmado Javier Cueva vía Zoom, quien decide apostar por ofrecer un espectáculo de gran producción con talento nacional, frente a todos los artistas extranjeros que han agendado sus presentaciones en nuestro país durante este año.

Entre los invitados locales están importantes exponentes, cuyos éxitos se volvieron muy populares en esos años, entre ellos Gerardo Mejía, AU-D, Los Intrépidos y ahora Tranzas. El toque internacional lo pondrá Emotion Band (con seis vocalistas, doce músicos en vivo y cuerpo de baile de La Compañía by Ático Danzas), para llenar la atmósfera con esas melodías y letras que cautivaron a los ecuatorianos desde otros países.

Publicidad

“No creo que estas décadas hayan traído canciones mejores o peores que la actual; cada una tiene lo suyo”, admite el también guitarrista. “Pero sí es importante que quienes crecieron en esas décadas las hicieron suyas, y es imposible despegarse de esas canciones, porque están muy relacionadas con los momentos únicos que vivieron. Entonces, más que ser solo entretenimiento, es un rencuentro contigo mismo en el pasado y con las amistades de ese tiempo, y para revivir todo lo que fue”.

Cueva llama además la atención sobre las nuevas sensaciones que pueden provocar en el público las canciones cuando son tocadas por músicos en vivo, y que se diferencian en gran medida de sus versiones radiales o cuando son interpretadas con pistas musicales. “En 2019, algunos de los artistas que ya formaron parte de este show se encontraron con ese público sediento de su música ecuatoriana”, recuerda. “Porque cuando les pones músicos en vivo a algunos temas toman una textura muy distinta, y la conexión que crea y el impacto que causa sobre el espectador es muy diferente. Es un espectáculo que tendrá todos los elementos y recursos artísticos que lo enriquecen”.

El productor espera, sin embargo, superar la experiencia ofrecida en 2019. “Este es un evento que incluso los artistas mismos quieren disfrutar y ‘ponerse la camiseta’ al 100 %, porque estarán frente a un público maravilloso”.

El show tiene cuatro localidades disponibles: Plástica, denominada así en honor al éxito de Tranzas, cuesta $ 85; Narizón, a propósito del recordado tema de Los Intrépidos, cuesta $ 60; la localidad Rico, Suave, en tributo a Gerardo Mejía, cuesta $ 60; y Crema de Limón, por el sencillo de AU-D, $ 45.

Publicidad

“La idea es que la gente esté cómoda, con servicio de bebidas, con moderación, lógicamente; además de contar con la seguridad y servicios de primeros auxilios que nos exige este nivel de espectáculo. Queremos que sea una experiencia completa a nivel musical, que disfruten de un show de gran calidad y que, además, se sientan en un lugar seguro para que se convierta en una noche que guarden como un grato recuerdo”, concluye.

Entradas a la venta en Ticketshow.