Su carrera en el medio artístico se inició desde pequeña. Se ha formado como bailarina, actriz y además cantante, pues en Perú la conocen por participar en obras de teatro musical. Grease, Chicago, Cabaret, West side story son solo algunos de los títulos de adaptaciones de obras de Broadway en las que ha estado.

Su primera experiencia musical fue con Pedro Suárez Vertis, un cantante conocido en su país, quien formó un grupo cuando ella estudiaba Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Lima. Duró dos años en la agrupación y luego se fue a otra llamada La Hija de Granjero, la banda realizaba covers y ella permaneció allí por aproximadamente tres años.

Lanzar su proyecto personal como cantante fue algo que aplazó durante mucho tiempo, según lo que cuenta Alcántara. Siempre estaba ocupada y su escuela de formación en artes escénicas se llevó gran parte de su tiempo y atención. “Cuando empezó la pandemia yo ya había grabado la canción, lo que me faltaba era grabar el video”. Ese lo grabó en enero de este año y lo estrenó en febrero, es la producción audiovisual que le da cara a No estás aquí, la primera balada de la artista; su primera canción.

Fue compuesta por ella y Franjo Antich, dice que le gustan las baladas, que en realidad cuando decidió emprender el camino como cantante le ofrecieron hacer urbano porque está de moda, además ella es bailarina, “pero me conecto mucho con las baladas, también me gusta que se aprecie más la voz de los cantantes”, cuenta. Las historias de amor le encantan, pero no se cierra a la posibilidad de poder realizar un tema urbano porque “me encanta bailar reguetón también”. La producción musical estuvo a cargo de Franco Murias.

Por ahora Tati Alcántara es una artista independiente en Perú, sí sueña con firmar con alguna disquera pero, mientras tanto, sostiene que las personas la están conociendo en esta nueva faceta; que sí la reconocen, saben quién es, pero que en su país realmente la identifican como bailarina porque lleva años en esa escena. “Tati Alcántara es sinónimo de baile, pero me están conociendo en cuanto al canto”.

“El baile es como parte de mí, es una conexión inmediata con el baile, incluso mi mamá me dice que ella ponía música y yo me movía inmediatamente. Me siento realizada por poder moverme y expresar con el cuerpo. Con el canto, ya hace unos años lo siento al mismo nivel de expresión. El canto es hermoso, pero ya hace años estoy cómoda, ya sé dominar mi voz y me gusta”. Ser feliz es su prioridad y para ello necesita hacer lo que la hace feliz. Eso le enseñó la pandemia, así lo dice.

Cree que es importante evolucionar, seguir tomando cursos, formarse. Antes de la pandemia estuvo en Argentina tomando unas clases. Ahora lo hace con cursos virtuales.

La peruana ha tenido la oportunidad de conocer nuestro país, las Costa principalmente, Salinas y Montañita, sin embargo, espera poder regresar y conocer más locaciones. (E)