El cantante mexicano Alberto Vásquez tiene la costumbre de ofrecer, cada año, un emotivo concierto por el Día de la Madre, que ahora está programado para este viernes 7 de mayo, a las 21:00, de forma virtual y seguirá disponible en la plataforma hasta el lunes 10. “El streaming es parte del nuevo mundo que vivimos. Debemos adaptarnos”, indica el artista a través de una entrevista vía Zoom sobre este evento que lo emociona de manera particular. “La mamá es la persona más linda que tenemos, está con nosotros en las buenas y en las malas… La mía falleció joven, a los 45 años de edad, yo tenía 25, pero ella alcanzó a ver mis logros. Me gustó haberle regalado eso… Se llamaba Socorro María Magdalena”, menciona. “Y ahora deseo regalarles a todas las mamás un poquito de lo que he hecho en mi vida… Soy feliz de cantarles a las madres”.

Ese homenaje tendrá temas como El pecador, Olvídalo, Significas todo para mí, Desencadena mi corazón, La felicidad llegó, Lanza tus penas al viento, Extraños en la noche, Maracas, El jovencito, en fin, solo éxitos que lo han acompañado en sus 62 años de carrera artística.

Los asistentes al concierto podrán admirar a un artista que parece estar viviendo una segunda o tercera juventud. A sus 81 años (recién cumplidos el 20 de abril), el intérprete luce entusiasta, fuerte y lleno de energía para seguir viviendo y cantando. “Es lo que me apasiona”. También lo motivan su esposa, Elisabeth Ranea Barrientos, una admiradora española que conoció a través de internet. “Ingresó a mi página (web). Ella era fanática de la novela Agujetas de color de rosa (el artista la coprotagonizó en 1994 y 1995). Comenzamos a charlar (por Messenger), la invité a venir a México, nos enamoramos y luego nos casamos”.

Ambos tienen un hijo, Juan Alberto, de 11 años de edad. Los tres viven en un rancho de 20 hectáreas en las afueras de Ciudad de México, donde su pequeño suele acompañarlo a caminar en el campo, juegan fútbol, ven televisión... “Quiere hacer mil cosas a la vez, es un Vasquecito, igual que yo, porque también me gustaba hacer de todo”.

Cantante mexicano Alberto Vásquez

Alberto admira la relación de su esposa con su hijo. “Él la adora. Sabe que siempre puede contar con ella”. Así son las madres de su familia. Así fue su mamá con él y así también son sus dos hijas como madres, una vive en Francia y otra en Estados Unidos, y cada una le ha dado cuatro nietos. Y, al sumar los dos nietos que le ha dado su hijo Arturo, ya tiene 10.

Su buen ánimo y salud provienen también de su hábito de hacer ejercicio físico cada día, el cual comenzó cuando le diagnosticaron enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) por haber sido fumador. “Un amigo me recomendó un método de ejercicios como terapia, que incluye caminar, hacer bicicleta… Lo cumplí cada día por dos meses y me acostumbré. Me compré la caminadora y los equipos y ahora hago ejercicios en casa. Me recuperé. Antes no quería ni pararme, no quería cantar. Ahora me siento como nuevo”.

Su voz grave sigue poderosa. “No he cambiado de tono, sigue siendo el mismo. Solo no alargo las notas tanto. Pero no se nota. Canto muy a gusto, me encanta. Dios me regaló un don y he sabido aprovecharlo”, indica este artista que comenzó cantando gratis en un bar, solo por la cena y propinas. “No me importaba el dinero. Solo que me escuchen”. Y desde entonces, en cada Día de la Madre, solía salir con sus amigos a dedicar serenatas a sus mamás y esposas. Ya han pasado más de 60 años desde entonces. Y sigue con el mismo entusiasmo de entregar su voz a las mamás como un homenaje por ser ellas el gran símbolo de amor incondicional. (I)

Entradas a la venta en TicketShow ($ 14).