Hoy hace 30 años se oficializó al 1 de octubre como el Día del Pasillo Ecuatoriano, mediante un decreto ejecutivo suscrito por Sixto Durán-Ballén, presidente de este entonces. Para buena noticia de los amantes a este género, el 14 de diciembre de 2021 fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por la Unesco.

¡Pasillos para dedicar!: un viaje musical a las nuevas canciones bajo el género del ‘Ruiseñor de América’

Su composición sonora hace que este género sea visto como poesía pura que lleva a su oyente a un viaje de romance y nostalgia. Generalmente es entonado con guitarra y requinto, siendo considerado una variación del vals, cuya estructura y forma musical está compuesta por un compás de ¾.

Músicos populares, lagarteros, maestros de la música académica, cantantes en formación son los principales promotores que mantienen vivo a este género representativo de la cultura, tradiciones e identidad del país.

Publicidad

¿Por qué el Día del Pasillo ecuatoriano se lo celebra el 1 de octubre?

Julio Jaramillo. Foto: Wikimedia

Este día fue elegido en homenaje y memoria a Julio Jaramillo, considerado el mayor exponente de este género musical. Fue en su voz que se popularizó, no solo en Ecuador sino en toda América, el pasillo ecuatoriano.

Bajo su impecable interpretación quedaron para la historia joyas musicales como Sombras, El alma en los labios, La oración del olvido, Aquellos ojos, entre otros.

Por este motivo que, dentro de las celebraciones, durante esta fecha, espacios culturales del país preparan actividades para conmemorar al pasillo y al Ruiseñor de América. Entre los tradicionales actos se encuentra la romería a la tumba de JJ, conciertos en su honor y charlas.

Publicidad

Sin embargo, Ecuador ha tenido a destacables representantes de este género, tales como Olimpo Cárdenas, Francisco Paredes Herrera, Jorge Luis Valverde, Enrique Espín Yépez, los hermanos Miño Naranjo, Fresia Saavedra, entre otros.

El origen del nombre del pasillo

Parejas bailando pasillo en una fiesta que tuvo lugar en Loja, en 1952. Esta foto fue tomada de ultimasnoticias.ec

Existen muchas conjeturas respecto al origen de su nombre. Unos historiadores aseguran que se deriva de la tradición de los ‘pases del Niño’ y el folclore de Navidad. En tanto, otras investigaciones sostienen que el término proviene de la palabra francesa “passepied” o “paspiés”, un ritmo que traído a América por los españoles; esto sustentaría la teoría que nombre ‘pasillo’ se deriva de la palabra española ‘paseíllo’, relacionado una festividad popular.

Publicidad

Karaokes, recitales y festivales: conozca las actividades culturales para celebrar el Día del Pasillo ecuatoriano

De este modo, investigadores prefieren pensar que su nombre se debe a la forma en que se bailaba en pareja, con pasos cortos y rápidos, dando vueltas en compás de tres por cuatro. ¡Sí!, hasta la década de los 70 el pasillo fue un “baile de salón”.

Un poco de historia

El etnomusicólogo Juan Mullo dijo, en una entrevista con AFP, que el pasillo proviene históricamente del proceso “que nos dejaron nuestras luchas libertadoras”, pues se gestó en la Gran Colombia, que estuvo conformada por lo que hoy es Colombia, Ecuador, Panamá y Venezuela.

¿Cómo identificar un pasillo ecuatoriano?

En una entrevista pasada, Omar Domínguez, docente de la cátedra de pasillo ecuatoriano en la UArtes y director de asuntos académico de la Fundación Pasillo Ecuatoriano, explicó a este medio que el pasillo nacional tiene una estructura básica de dos partes (la parte A y la parte B), “son dos estrofas y estas estrofas van intercaladas con un estribillo que es característico de la obra, que se utiliza como introducción de la obra”, indicó.

“Una de las características del pasillo es que es un género musical muy corto, que dura 3 minutos”, agregó.

Publicidad

Naldo Campos Sornoza, compositor y docente de guitarra y requinto, dijo que para identificar un pasillo ecuatoriano hay que fijarse mucho en las melodías. “La medida musical del pasillo es de tres por cuatro, pero en un tempo moderato”.

¡Ahora sí!, basta de tanta teoría y a deleitarse de un buen pasillo ecuatoriano, que tan bien les hace a nuestros oídos. (I)