Para Habid el día más feliz de su vida fue cuando le dieron un documento con su nombre. “Ese trozo de papel probaba que ella existía”, enfatiza Tania Tinoco, quien en ese momento hizo una restropectiva a su propia vida y realidad para comprender que, en lugares como Mauritania, la identidad es más que un simple papel: es un privilegio de vida.

La historia del ecuatoriano sentenciado a cuatro penas de muerte en Estados Unidos es narrada, con documentos verídicos, en libro de Óscar Vela

La comunicadora social presentará esta tarde su libro Biram Dah Abeid y el pacto del renacimiento y conversatorio, una biografía autorizada de este político mauritano, quien es conocido como el “Mandela de Mauritania” por su lucha contra la esclavitud, la impunidad y la injusticia, que lo ha llevado muchas veces a ser encarcelado.

Esta causa por los derechos humanos le ha permitido ser merecedor de numerosos premios, como el Premio Internacional de la ONU, en el 2013; o el recocimiento de la revista Time, en el 2017, como una de las 100 personalidades más importantes del mundo.

El libro arranca con el origen de este líder africano, de quien no se sabe su fecha exacta de cumpleaños, y quien a sus 12 años hizo una promesa de vida a su padre: salvar a su pueblo de la esclavitud mediante la educación. “Él a los 12 años vio cómo su padre sufría, porque vendían a su primera esposa, y a sus dos hermanos por parte de madre. Una de las últimas acciones que hizo este hombre, que al menos llamó la atención dentro de su propio país, es evitar que dos niñas sean entregadas como regalo de bodas”, relata la comunicadora.

Publicidad

Biram Dah Abeid líder africano.

Cuenta que la idea de escribir la historia de este político mauritano, que lucha por la libertad de su pueblo, surge de una conversación que mantuvo con su amigo Antonio Sola, estratega español. “Conozco la historia de este hombre que es un hijo de esclavos, y cómo ha vivido en carne propia lo que significa ser hijo de esclavos en un país como Mauritania, en donde el 20 % de la población vive en un sistema de esclavitud. Me quedo intrigada de lo que ocurre en el mundo el día de hoy, y me voy a Mauritania”, cuenta la periodista, quien aterrizaba en el lugar para hacer un reportaje que finalmente terminó siendo el libro del que hoy habla.

Sara Arana, ‘La abogada del rap’, dice que el ‘HipHop es vida’, en su primer libro de poesía

Es por eso que, cuando le preguntan cómo así una periodista ecuatoriana está contando la historia de un africano, ella responde: “¿Por qué no?, hay causas que van más allá de la geografía”.

En 1981 Mauritania abolió la esclavitud, pero recién en el 2005 se implementaron todas las leyes necesarias para que un hombre deje de tener propiedad sobre otro. “Llegar a Mauritania es descubrir un cuarto mundo, que el mundo occidental no quiere ver, o el mundo desarrollado no quiere ver”.

En el lugar entrevistó aproximadamente a 20 personas, afirma. Entre ellas, exesclavos y exesclavas que con sus testimonios daban fe de cómo crecieron invadidos por la ausencia de derechos. A su regreso le tomó alrededor de cinco meses culminar el libro.

“Estas líneas de este libro sirven para que alguien se cuestione sobre lo que está haciendo frente a los demás, se cuestione sobre lo agradecido que debe estar viviendo en una sociedad donde los derechos humanos básicos se respetan”, dice.

Hablar sobre la falta de piedad

Mediante esta obra, Tinoco busca ser una voz que habla en alto sobre el mundo que a veces no queremos ver. “Un mundo en donde los derechos humanos —que todos creemos que están dados, sobreentendidos, como el derecho a la identidad— en ciertos lugares (...) son un privilegio”, apunta.

Publicidad

Las bibliotecas transforman vidas, afirma Claudia Bugueño, de BiblioRecreo

“Este libro es un grito a la indiferencia, a la falta de piedad en este mundo. Pero eso no solo es para Mauritania, sino para nosotros. A veces elevamos muros, no solo para protegernos por la inseguridad, sino para no ver lo que está ocurriendo, más allá de lo que alcanzan a ver nuestros ojos”, añade.

Para la comunicadora, muchos de esos muros se pueden ver reflejados en Ecuador. “En nuestro país, hay cosas que no queremos ver. Nos falta piedad, como decía Alberto Borges; nos falta filosofía, decía Saramago... Un poco de sensibilidad, misericordia”, dice.

Estar ante una comunidad, como la africana, con sed de justicia, equidad y derechos humanos la hizo pensar en las condiciones de su país. “Cuando yo regresé de Mauritania, llegué con muchas reflexiones, y una de ellas es pensar en lo bendecidos que somos, qué agradecidos deberíamos estar; y desafortunadamente lo que vemos en Ecuador es una sociedad que se queja, que se queda en el lamento, y quieren que le den todo hecho, lamentablemente”.

Tinoco sostiene que el libro, editado por la fundación española Liderar con Sentido Común (dirigida por Sola), no tiene afán de lucro, todo lo recaudado será destinado a la causa de Biram Dah Abeid. Su presentación será este martes a las 16:00, en la estación fluvial del Parque Histórico (junto a Casa Julián). Participarán Sola, Susana González y Tinoco. La moderadora será Gabriela Gálvez. (I)