Se considera un lector voraz. Así lo afirma el escritor y abogado Salvador Íñigo. “Yo estoy todo el tiempo leyendo, a pesar de mis ocupaciones públicas, yo leo todo el tiempo, yo no me puedo ir, por ejemplo, en las noches a la cama sin antes haber leído por lo menos una hora, es una forma también de desconectarme de las preocupaciones del día, sumergirme en el libro de literatura que estoy leyendo, porque eso es lo que leo cuando leo en las noches”, dice.

Y justamente en los últimos años ha estado dedicado a leer novela histórica y cita como ejemplo sagas de Santiago Posteguillo, de entre ellas, la historia de Roma y sobre el emperador Trajano, cada una de ellas tres tomos “muy voluminosos, en donde él cuenta la historia de Roma en forma de novela, lo cual hace que los protagonistas de la historia cobren vida y hagan que el mensaje de la historia, el aprendizaje de la historia, se vuelva algo mucho más fácil”.

Conozca el ‘backstage’ de la autora Angie Ocampo: ‘Toda mujer que pase por mi cabeza tiene que ser una superheroína’

En ese sentido, cuenta que se planteó qué etapa o qué personajes de la historia de Ecuador podrían “recogerse en una novela histórica de modo que pueda suscitarse este fenómeno, que esos mismos personajes que normalmente están en monumentos o en cuadros antiguos cobren vida” y es como surge su más reciente novela histórica titulada 1822.

Publicidad

La novela se inicia en mayo de 1821, cuando el general Antonio José de Sucre, de 27 años, llega a Guayaquil, hasta el 24 de Mayo de 1822, cuando triunfa en la batalla de Pichincha. “Pensé que justamente este periodo, a mí personalmente la época de la independencia del Ecuador y de las otras antiguas colonias españolas en América, me parece que es una etapa más allá del interés histórico propiamente, me parece que es una etapa que tiene los ingredientes necesarios de aventura, de heroísmo, de suspenso, de temores, de dudas, de amores, de esos protagonistas y es por eso que escogí este periodo...”, sostiene.

Feria Internacional del Libro de Guayaquil tuvo más de 27.000 visitantes hasta este domingo

Antes de 1822, Salvador ya escribió otra novela histórica, Miércoles Santo (2013), pero distinta. “Es una trama ficcional, es una historia inventada por mí, de hecho es una novela policiaca, pero ambientada en el Quito de 1765, en la colonia. En esa novela yo aprendí a investigar... a efectos de darle a la trama un contexto real, verdadero, debidamente documentado y ese contexto real le presta a la historia ficticia un montón de verosimilitud”, explica.

En el caso de 1822 dice que el proceso fue al revés, la investigación es para poder narrar la historia sin atentar “contra la verdad histórica”, incluso “narrado casi día por día y en algunos casos hora por hora”.

Portada de la novela '1822' del escritor y abogado Íñigo Salvador. Foto: Cortesía

¿De qué manera aborda la historia Íñigo en 1822 para hacer diferente esta obra en la cual de algún modo se sabe el final y que se ha contado a través de otros títulos?

Publicidad

“De lo que yo conozco aquí en el Ecuador no se ha escrito a manera de novela la historia de esta época. He revisado mucho la literatura histórica que se refiere a este periodo y no he encontrado una novela como la mía y desde ese punto de vista yo creo que sí va a ser una novedad”, responde.

En cuanto a la novedad que propone en su libro para que los lectores se interesen en un tema que ya se vio en el colegio o en distintos momentos de la vida, Salvador dice que la idea es “que la gente haga una relectura de esta etapa de la historia”. “En primer lugar tratando de poner todo el fenómeno dentro del contexto de las guerras de la independencia, porque una cosa es lo que nos enseñaron en la escuela, que es el nombre de los personajes, qué batallas ganaron o qué hechos cumplieron que hicieron que merecieran un puesto en la historia. En este caso no, la historia se cuenta desde el punto de vista humano”, explica.

‘Hola, humano’, la novela juvenil de Gastón Calderón que habla de las segundas oportunidades en el amor y en la vida

De acuerdo con el escritor, en su obra hay alrededor de 80 protagonistas, “unos mayores, otros menores, pero todos intervienen en el momento histórico en el que corresponde intervenir”, sin embargo, quienes llevan el hilo conductor de la novela son Antonio José de Sucre y Abdón Calderón. “De ellos lo sabemos todo, pero sabemos todo lo que nos han querido contar o lo que se ha podido aprender de ellos, tomando en cuenta las limitaciones que tenemos en nuestro sistema educativo y tomando en cuenta que la literatura histórica, es decir, lo que escriben los historiadores, es para el consumo de un grupo muy reducido, que son los estudiosos”, sostiene.

“En esta novela Antonio José de Sucre llega a Guayaquil, se enamora de una guayaquileña, lo cual es un hecho cierto, pero a todos esos episodios se les va poniendo carne y hueso, entonces el narrador lo narra en tiempo presente, lo cual hace que la novela cobre actualidad a pesar de ocurrir en el siglo XIX...”, agrega.

Publicidad

Asimismo, indica: “Todos sabemos que Abdón Calderón muere en la batalla de Pichincha y ese es un hecho que yo no puedo cambiar, sin embargo, se ha dicho tanto en torno a la muerte de Abdón Calderón, dotándole de elementos casi sobrehumanos y hay que contar un poco más cómo fue y entonces Abdón Calderón es un joven que se enamora en el camino, que tiene metida en la cabeza vengar a su padre, porque su padre fue fusilado por los españoles en una primera etapa de la historia de nuestro país en 1812, todas esas cosas se van metiendo en la historia y la historia es narrada como una novela...”.

Las redes sociales han promovido la lectura en las nuevas generaciones, según expertos

En las plataformas podemos ver contenido histórico, ¿qué significaría para usted que su libro sea la base para hacer una serie o película? “Sería maravilloso, pero claro, eso pasa por todo un proceso de difusión de la novela. Una novela, una historia llega al cine, llega a streaming cuando es ampliamente leída. Uno de los motivos por los que la editorial Planeta y librería Española, que distribuye Planeta aquí en Ecuador, me propusieron que el lanzamiento se hiciera en la Feria Internacional del Libro de Guayaquil 2022 es por la importante difusión que puede llegar a tener a través de una feria de ese calibre”, contesta.

Señala que en la serie Bolívar, el año que relata en su obra, fue “despachado en, probablemente, uno o dos capítulos”, en ese contexto indica que una película sobre 1822 serviría para entrar “mucho más en detalle sobre ese periodo que es muy importante...”.

Datos:

  • 1822, que tiene 460 páginas, se encuentra disponible en la librería Española.
  • La presentación fue el 21 de septiembre en la Feria Internacional del Libro de Guayaquil, que se realiza en el Centro de Convenciones de la ciudad.
  • La novela Miércoles santo fue su anterior trabajo literario.
  • Para la investigación, además de la lectura de libros, archivos, el autor para describir paisajes, ambientes, personajes se movilizó a varios sitios, entre ellos, el poblado de Samborondón.
  • Para saber cómo fue y cómo debió haber curado a Antonio José de Sucre de una herida en la mano en esa época, acudió donde un traumatólogo especializado en heridas de fuego en la mano.
  • Otro de los personajes que hacen parte de la novela es José Mascote, quien interviene a través de una especie de reportes médicos.
  • Además, el escultor cuencano Gaspar Sangurima, quien fue contratado para hacer las astas de las lanzas que fueron usadas por la caballería. (I)