La Feria del Libro de Bogotá (FILBo) inauguró este viernes su edición número 33, que se realizará de forma virtual con algunos eventos presenciales en la capital colombiana, y que cuenta con Suecia como el país invitado y la participación de más de 400 escritores de todo el mundo.

Esta edición, que se celebra después de que el año pasado tuviera que ser aplazada por la pandemia, contará con más de 600 eventos que se desarrollarán hasta el 22 de agosto y a los que se podrá acceder de forma abierta en la web feriadellibro.com.

“Los colombianos podrán entonces hacer de manera virtual el recorrido tradicional que se hacía por los pasillos de Corferias”, aseguró durante la inauguración del evento -también virtual- el presidente ejecutivo de la FILBo, Enrique González Villa, quien destacó la feria como “uno de los referentes más emblemáticos de la ciudad”.

En las más de dos semanas que durará el evento, los asistentes podrán asistir a un conversatorio con la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie o la autora española de El infinito en un junco, Irene Vallejo.

Publicidad

Además, la feria propone charlas sobre literatura infantil, poesía, actualidad, fotografía, periodismo y presentaciones de libros, entre ellos el más reciente ganador del Premio Alfaguara, Los Abismos, de la colombiana Pilar Quintana.

Y también algunos eventos presenciales en el recinto ferial de Corferias y librerías de Bogotá.

Suecia, país invitado

Suecia, invitado de honor, contará con 40 eventos y la presencia desde la distancia de múltiples escritores y personalidades de la cultura.

“El poder de la literatura es inmenso y unificador. Desde nuestro sillón de lectura favorito nos permite explorar continentes remotos, adentrarnos en las mentes y almas de otros seres humanos y comprender mejor su cultura y formas de vida”, aseguró en la presentación la ministra de Comercio sueca, Anna Halberg.

El país contará con tres franjas de programación en las que sostendrá diálogos con diferentes invitados sobre igualdad de género, la construcción de paz, los derechos humanos y el desarrollo sostenible, entre otros.

De esta forma, la ministra invitó a dejar “que las mentes se transporten a otro lado del globo y disfruten de los sabores de Suecia”. “Descubrirán que como humanos tenemos mucho en común, que nuestras pasiones, nuestras ambiciones y talentos son los mismos”.

Acceso a la cultura

La feria busca “promover el acceso de los colombianos a los libros” y abordar las brechas que se han acrecentado con la pandemia, buscando que se fortalezcan las bibliotecas públicas y lanzando una campaña de donación de libros para zonas rurales, empobrecidas o afectadas por el conflicto.

“La literatura tiene la capacidad de apaciguar al violento, nos hace menos crédulos ante las ideas peligrosas y facilistas, y despierta la creatividad”, comentó la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

Por su parte, el presidente de Colombia, Iván Duque, también resaltó durante el lanzamiento de este “esperanzador” evento, la posibilidad de “encontrar espacios alrededor de la cultura en los que, como bien dice el lema de la feria, imaginemos juntos esta nueva historia que viene para el país y el mundo”. (I)