En los días más oscuros de Shakira, sus hijos se convirtieron en su mejor refugio en medio de la ruptura de la relación sentimental con Piqué. La cantante no deja de animar a sus hijos en la práctica de sus deportes y en esta oportunidad, tuvo otro encuentro en el que con gran emoción dejó ver el orgullo que tiene por sus herederos.

Los partidos de fútbol de Milan son los espacios en los que la intérprete de “Waka Waka” se ve alegre y de manera súper natural, como la madre que no duda ni un minuto en apoyar a sus hijos. Su fama no pasa desapercibida y en esos encuentros, se rodea del público que también busca un autógrafo y una fotografía a su lado.

La barranquillera en cada aparición deportiva se roba todas las miradas, y en algunas oportunidades los partidos son el sitio en el que se topa con Piqué, haciendo tensa la situación al tomar cada uno su bando en los estadios.

Publicidad

Shakira la mejor mamá grita de euforia para animar a su hijo Milan

Milan y Sasha ya demuestran que son unos pequeños que heredaron esos genes de deportista de su padre, el exdefensa del Barcelona que recientemente se despidió del fútbol y del equipo con el que militó por 17 años, publicó la revista Hola.

Taekwondo, surf y béisbol, son las disciplinas en las que los más pequeños de los Piqué-Mebarak destacan. Y el primogénito de la familia es todo un aficionado a la pelota de base, el juego en el que a sus 9 años ya muestra el talento que pone a rabiar de alegría a su madre, cuando el equipo toma ventaja.

En un nuevo partido, Shakira reapareció tras conocerse que logró la firma de un acuerdo sobre la custodia de sus hijos y los bienes compartidos con su ex, Gerard Piqué.

Publicidad

Siempre protectora, estuvo desde el terreno de juego atenta a las palabras e instrucciones que el mánager les brindaba a los chicos antes del partido.

Desbordando alegría, se vio a la artista latina luciendo una sudadera roja y gorra del equipo del Barcelona en el que milita su hijo, que combinó con un pantalón deportivo negro.

Publicidad

Su look era el propio de una cheerleader con pompones rojos que agitaba en cada momento para ponerle emoción al partido.

Y ya comenzado el encuentro, desde las gradas se convirtió así en las porrista y fan número 1 de su hijo Milan, al animar con saltos y gritos cada jugada que lograba con éxito su pequeño y todo el conjunto de niños.

Un abrazo amoroso fue la mejor recompensa para Milan, finalizado el partido en el que se mostró feliz por su desempeño.

Esta vez el gran ausente fue el exjugador del Barca, pues no estuvo presente para apoyar a su hijo. Pero, siempre en su rol de madre motivadora, Shakira fue la madre efusiva, que no le preocupa el qué dirán y con mucha algarabía festeja cada triunfo de su hijo.

Publicidad

Piqué recordó en la última polémica entrevista con su Ibai Llanos que Milan es un apasionado del fútbol. Sin embargo, el pequeño ha preferido por los momentos jugar béisbol, deporte que de seguro continuará practicando cuando viaje a Estados Unidos, donde se juega más esta disciplina a diferencia de Europa. (E)

Te recomendamos estas noticias