La vida resulta impredecible sobre todo en la época que se vive debido a la pandemia del COVID-19. Aunque el escenario que pueda presentarse resulte de alguna manera familiar, debido a los testimonios de amigos y conocidos, el instante que llegue el coronavirus a casa no se sabe con certeza cómo va a actuar en el cuerpo y, por consiguiente, cuáles serán las secuelas. Eso fue lo que vivió la cantante Hilda Murillo junto con su madre, la artista Fresia Saavedra, de 87 años, conocida como la Señora del Pasillo.

Han pasado dos meses y unos días desde que Murillo (69) presentó los síntomas y dio positivo, todavía se encuentra en proceso de recuperación. Para ella ha sido un poco más fácil, en tanto que para su madre es más lenta la mejoría.

Hilda Murillo: Nunca pensé que mi carrera musical iba a ser extensiva

“Agradeciéndole a Dios todos los días porque me da una nueva oportunidad de vida, de verdad que nosotras estuvimos muy grave, mi madre más. El doctor me dice: ‘Por su edad tal vez, por su temperamento un poco más fuerte, usted se levantó más rápido’. De verdad, a mí me sacudió bastante”, cuenta la intérprete de Locuras tengo de ti.

Yo lloraba del dolor de la espalda, parecía que cargaba dos piedras atrás, para poder levantarme (tenía que) sostenerme en la pared, fue horrible. Ahora que yo he probado todas estas cosas digo, por favor, cuídense...”, señala, y agrega que además de estos síntomas tuvo repugnancia a la comida, principalmente al pollo, y perdió el olfato.

Publicidad

Desde el inicio de la pandemia Murillo, conocida como la Triunfadora de América se encargó personalmente del cuidado de su madre; previamente, en noviembre del 2019, fue sometida a una cirugía, para lo cual una vez dada de alta pasó a su casa.

Siguió todas las recomendaciones para prevenir el COVID-19, sin embargo se contagió, hoy se pregunta ¿en qué momento o cómo fue? “Lo que sí sé es que a partir del 10 de marzo comencé a sentir los síntomas, que no sabía que eran síntomas, porque el año pasado tuve una recaída por un problema del estómago y al mantener una descomposición de mi estómago imaginé que se trataba justamente de este problema que se había suscitado unos meses atrás”, explica.

“Cuando ya vi que pasaban días, estaba tomando la medicación y esta no hacía efecto, entonces sí ya me puse a analizar que podía ser el COVID, por lo que recurrí a hacerme un examen. Cuando la doctora me dijo ‘está positivo’ me eché a llorar, porque no me imaginé que iba a caer en esa situación. Lógicamente a los pocos días mi madre comenzó a sentir síntomas, fiebre muy alta, descomposición del cuerpo. Claro, como mi madre (estaba) viviendo de momento conmigo y dormimos juntas, entonces deduzco que fui yo que le pasé a mi mamá”, agrega.

Falleció el empresario artístico Pío Cupello, esposo de artista Hilda Murillo

Una vez con el diagnóstico, Murillo comenzó a consultar con varios médicos y para ello también una amiga muy íntima le recomendó el nombre del doctor Cristian Guarderas Achi. “Me dijo: ‘Mira, este doctor es experto en salvar vidas de COVID’. Lamentablemente no contaba con los medios económicos para pagar a un médico. Entonces yo le dije a mi amiga que lo llamaría, ‘pero no cuento con los medios al momento, no sé qué hacer’”, relata.

Ante la situación crítica por el dinero, según Murillo, su amiga de Estados Unidos le dijo que ella pagaba, porque lo importante era que se hiciera ver con el médico la artista.

Atendidas en casa

Tanto Murillo como Saavedra no acudieron a una casa de salud, fueron atendidas en casa. “(El médico) chequeó a doña Fresia que estaba que volaba en fiebre, con malestar intenso, prácticamente mi mamá deliraba y entonces el doctor me revisó a mí. Me dijo: ‘Sí, efectivamente hay COVID en las dos, pero yo le recomiendo no asistir a ninguna casa asistencial, sea de Gobierno o privada, yo voy a atenderlas en la misma casa, así me comprometo, pero sí puedo adelantar es que doña Fresia por su edad, por ser una persona vulnerable, la veo bastante delicada, de todas maneras prepárense’...”, cuenta.

Publicidad

De acuerdo con la artista, cuando el doctor le dijo ‘prepárense’, con la voz quebrada afirma que “sentí que mi vida se iba junto con mi madre”. “Comencé a orar. Le dije: ‘Señor, tú nos diste la vida, danos una nueva oportunidad de vida, no te prometo nada, pero yo sé que soy tu hija, estoy siempre orando, estoy siempre pidiendo por nuestra salud y por todos aquellos enfermos que están pasando esta terrible situación, yo solamente quiero compartir unos días más con mi madre, yo sé que tenemos que irnos en cualquier momento, pero te pido danos una nueva oportunidad’...”.

Reconocimientos para Hilda Murillo

Conforme pasaron los primeros días del contagio, el estado de salud de Saavedra empeoraba, la fiebre llegaba casi a 40, estuvo con oxígeno casi una semana, y presentaba sinusitis, dice Murillo.

Del cuidado en casa, Murillo fue atendida por su hija, mientras que Saavedra era asistida por un sobrino que vive con ella, pero todos en la misma vivienda. “Él estuvo todas las noches cubriéndola con pañitos de agua fresca para que la fiebre baje, porque ni las medicinas actuaban para bajar la fiebre, poco ayudaban, pero en todas las partes del cuerpo que el doctor indicó se ponían los paños, le daban las dos, tres de la mañana”, comenta.

Fresia Saavedra, la voz del pasillo que perdura

Fueron muy bien atendidas, porque además contaron con enfermera, pero dice Murillo que les “costó un ojo de la cara”. “No estamos preparadas para poder cubrir todos los gastos, sin embargo, amigos de Estados Unidos se hicieron presentes económicamente... Nos cogió en un mal momento económico, como sucede con todos los artistas que no tienen el dinero disponible para afrontar una situación y para curarse. Es lo que ha pasado con muchos de los compañeros artistas que ya partieron...”, explica.

Poca ayuda

“(De) la única institución a la cual pertenecemos recibimos ayuda, la Sociedad de Artistas Intérpretes y Músicos Ejecutantes del Ecuador (Sarime), que apoya a los artistas en la distribución de sus músicas a nivel nacional. Esta institución recaba los ingresos de cada difusión de música que ocurre en el país. Ellos tienen el dinero como para estos casos prioritarios poder apoyar económicamente, lo cual agradecemos...”, indica.

Asimismo señala que “Sayce no apoyó, siendo compositora doña Fresia, nunca se hicieron presentes... Hay un rubro de $ 2.000 para las personas que están enfermas, que presentan enfermedades de cualquier índole, y vamos a tratar de ver si algo podemos recuperar de los gastos médicos que se han realizado en la atención para mi mamá”, sostiene.

Fresia Saavedra: Yo voy a morir, pero no voy a desaparecer

Entre las dos en gastos para la enfermedad, indica Murillo, de momento son alrededor de $ 7.000.

El estado de salud de Saavedra para estos días ha mejorado, dice Murillo. “Ayer (lunes) y hoy (martes) a doña Fresia la hemos visto con mayor brillo, con mayor entusiasmo, ella ha despertado, se sonríe, conversa, pero todavía no tiene estabilidad en estar parada”, comenta.

Antes del COVID

Una vez que fue decretado el confinamiento, el año pasado, Saavedra, quien es maestra de la Escuela del Pasillo Nicasio Safadi del Museo Municipal, también se ajustó al teletrabajo, vía internet, en lo que Murillo colaboró sobre todo en la parte tecnológica. Así es como se han apoyado mutuamente, además de compartir como madre e hija.

En tanto que los viernes, sábado y domingo Saavedra iba a su casa para cuidar a sus gatos, tiene aproximadamente diez. “Ella extrañaba a sus animalitos y se fue a su casa, pero los lunes a las 08:00 ya estaba aquí en casa, porque los miércoles y jueves le tocaba las horas de las clases”, señala.

Apoyo a artistas

Como una manera de apoyo, Murillo, quien este año cumple 62 años de trayectoria musical, cuenta que a través de redes sociales estuvieron trabajando con artistas con la finalidad de que ellos puedan tener un ingreso.

“La clase artista fue la más golpeada, hay artistas que solo vivimos de nuestra profesión, porque dejo en claro, el ser artista no es cualquier cosa, el ser artista es una profesión que nos entregamos de lleno para poder compartir ese sentimiento musical que tenemos con las personas que aman la música...”, expresa.

“Muchos artistas han tenido que buscar otros emprendimientos porque el ser humano se siente que es capaz y eso aplaudo...”, agrega.

La cantante señala que ha propuesto preparar un CD de 20 canciones con voces nuevas, para lo cual buscará financiación.

Confía en que el nuevo Gobierno, liderado por Guillermo Lasso, los artistas van a obtener lo que no han tenido con los mandatos anteriores.

Murillo indica que a través de Artistas Unidos por la Música prevén realizar un homenaje musical a Saavedra. (I)