Matilde Sánchez Repiso, madre de Luis Rey y abuela del cantante Luis Miguel, es interpretada en la serie de Netflix por la actriz Lola Casamayor, quien le agrega ese toque maternal al personaje, pero al mismo tiempo se posiciona como una nueva villana.

En los últimos episodios, y de acuerdo con el guion, Matilde demanda pasar más tiempo con su nieto menor, Sergio Basteri, a quien le ha descubierto una potente voz que desea llevar al estrellato. Cuando Luis Miguel (Diego Boneta) percibe sus intenciones, hace lo posible por alejarla de Sergio, pero poco a poco, y valiéndose de chantajes, consigue acercarse a su nieto más joven e incluso comenzar a ensayar con él.

De acuerdo con el libro Luis Miguel: la historia, escrito por Javier León Herrera, Matilde fue también quien impulsó a su único hijo, Luis Rey, al canto, como una manera de ganar dinero. Ella misma tenía también talento para la interpretación.

Matilde, sin embargo, murió a los 77 años, en 1993, un año después de haber enterrado a su hijo, y, como se sabe, Sergio Basteri se mantiene alejado del mundo del espectáculo. La abuela Matilde también había pedido ser enterrada en la urna con Luis Rey, pero este deseo no pudo cumplirse pues las cenizas del padre de Luis Miguel fueron esparcidas en un lugar que no ha sido revelado.

El libro también explica que Luis Miguel se aseguró de que su abuelo Rafael Gallego estuviera bien atendido y que su manutención no pasara por manos del tío Mario Gallego, quien no dejaba de criticarlo.