El príncipe Andrés de Inglaterra rechazó este miércoles formalmente las acusaciones de abusos sexuales de una menor vertidas contra él en un tribunal de Nueva York por la estadounidense-australiana Virginia Giuffre, y solicitó que el caso sea juzgado por un jurado.

En un documento oficial presentado en la corte del distrito sur de Nueva York, los abogados del duque de York niegan que abusara sexualmente de Giuffre y rechazan que fuera cómplice del difunto Jeffrey Epstein, el empresario acusado de tráfico sexual de menores.

En el texto sí admite, sin embargo, que conoció a Epstein “en o alrededor de 1999″, y pide expresamente que “todas las causas” del caso sean juzgadas por un jurado.

Se trata de la última acción legal del hijo de Isabel II después de que fue acusado formalmente por Giuffre de abusar sexualmente de ella cuando tenía 17 años en una demanda civil presentada en un tribunal de Nueva York.

Publicidad

El proceso judicial ha seguido adelante pese a los esfuerzos del equipo legal del príncipe Andrés para que se desestime el caso, primero basándose en un defecto de forma y después en un acuerdo extrajudicial firmado por Giuffre y Epstein en 2009, aunque el juez Lewis Kaplan ha rechazado ambos intentos.

Giuffre sostiene que llegó al príncipe como una de las víctimas de la trama de tráfico sexual supuestamente organizada por el fallecido financiero Epstein y su mano derecha, Ghislaine Maxwell, recientemente hallada culpable en un juicio paralelo y a la espera de sentencia.

El duque de York, mientras tanto, ha negado en todo momento las acusaciones y ha dicho no conocer a Giuffre, a pesar de que los medios han difundido repetidamente una fotografía antigua en la que aparece agarrándola por la cintura con Maxwell al fondo, mientras todos ellos miran a la cámara.

Tras perder sus honores militares, varios políticos de la histórica ciudad de York han pedido también que renuncie a su ducado. Hasta que eso ocurra, el hijo de la reina Isabel II de Inglaterra ya abandonó las redes sociales y su perfil en la página web de la monarquía británica ha sido modificado.

Publicidad

La cuenta de Twitter del duque de York aparece desde la semana pasada vacía, así como su canal de YouTube, y, según la prensa británica, también desaparecieron sus cuentas de Instagram y Facebook.

Mientras, en su perfil en el portal de la Casa Real solo aparecen referencias a los comunicados en los que el palacio de Buckingham anunció que la reina lo despojaba de sus cargos en las Fuerzas Armadas y su retirada de la vida pública.