Aunque tras el fallecimiento de la reina Isabel II de Inglaterra, ocurrido el pasado 8 de septiembre de 2022, su hijo mayor se convirtió inmediatamente en el nuevo monarca británico bajo el nombre de Carlos III, su coronación todavía permanece pendiente y se prevé que tenga lugar en junio del próximo año, una vez que haya pasado un tiempo considerable de luto por la muerte de la reina.

Siguiendo la tradición, la ceremonia tendrá lugar en la Abadía de Westminster y también incluirá la coronación de la nueva reina consorte, Camilla Parker, esposa del rey Carlos III. Sin embargo, expertos en la realeza, especulan que en esta ocasión el ritual será mucho más modesto e inclusivo para contribuir a la aspiración de la familia británica de ajustarse a los tiempos modernos.

Asimismo, se prevé que el número de invitados sea reducido, en comparación con los 8 mil asistentes que viajaron desde 129 naciones para presenciar la coronación de la reina Isabel II en 1953. Sin embargo, al igual que ocurrió con la fallecida soberana, la próxima coronación será televisada y ahora transmitida por streaming.

Todos los planes para la coronación del rey Carlos III, quien al igual que su madre recibirá la corona de St Edward’s, se realizan ya bajo el nombre clave de la operación denominada Golden Orb.

Publicidad

Y según el sitio oficial de la familia real, la ceremonia de coronación es una ocasión para el esplendor y la celebración, pero también es una solemne ceremonia religiosa que se ha mantenido esencialmente igual durante mil años. La coronación de Isabel II incluyó varios cambios de vestuarios y se extendió por casi 3 horas.

Según recoge The Telegraph, El Arzobispo de Canterbury conducirá la ceremonia confirmando la aceptación de Carlos de convertirse en rey a través del juramento de coronación y se le preguntará si gobernará el Reino Unido y otras naciones de la Commonwealth con la ley y la justicia y si mantendrá el cristianismo en la nación.

Camilla, la primera reina consorte desde 1937, recibirá la corona de platino y diamantes hecha para la coronación de la Reina Madre, que contiene el diamante Koh-i-Noor, una pesada piedra de 105 quilates que fue obsequiada a la reina Victoria por el sultán de Turquía en 1856, aunque otras versiones aseguran que fue robada de la India.

Además, de acuerdo con el autor británico Hugo Vickers “sería maravilloso” que la coronación del rey Carlos III fuera fijada para el 2 de junio del 2023, el que habría sido el aniversario 70 de la coronación de la reina Isabel II.