Nota de la Redacción: Reproducimos el pódcast ‘Entre dos’, de EL UNIVERSO, con Jamil Faour, para quienes prefieren leer. También puede verlo en nuestra cuenta de YouTube.


El popular Jamil Faour, concursante de la cuarta temporada de MasterChef Ecuador, estuvo en el pódcast Entre dos para comentar la primera temporada de MasterChef Celebrity Ecuador que se inició esta semana. La primera impresión que le causó fue de estrés. Le preguntamos quiénes cree que llegarán a la final y con franqueza sostuvo que Lu Guschmer, Jose Andrés Caballero y Susi Hidalgo.

Publicidad

En esta entrevista reveló detalles de su amistad con Lavinia Valbonesi, la primera dama del Ecuador y respondió a sus seguidores y a los de Sol Vargas que sueñan con verlos más allá de amistad.

Jamil, después de haber participado en este reality ¿qué lección te quedó?

¡Hola, que tal a todos! La lección que me ha quedado es no confíes en todo lo que ves en televisión.

¿Fuiste víctima o villano?

Publicidad

Fui víctima. Fui antihéroe, no villano.

¿Qué significa antihéroe en un programa de cocina?

¿Eh? Digamos que el antihéroe en este caso no es ni amado ni odiado. En verdad empezaron odiándome, acabaron amándome. Pero yo no, yo no entraba dentro de este box del villano o del héroe o del más querido, de la persona buena. Por ejemplo, la persona buena que pusieron en mi temporada, por ejemplo, era Victoria. La ponían a ella como la buenita, a Alexandra la ponían como la malita, a mí me ponían como el wild card, o sea, no, no tenía, no encajaba en ninguna parte.

¿Dejó cosas positivas en tu vida el programa?

Claro que sí. Desde que salí de MasterChef, bueno, desde que entré dije que era una de las mejores experiencias que había tenido en mi vida. Obviamente, ya estando dentro veo como son las cosas en verdad, porque yo viví dentro de MasterChef una realidad totalmente diferente a la que se mostró en televisión. O sea, yo veía muchas cosas o para mí y mis compañeros pasaban muchas cosas dentro que no se mostraron en las pantallas, ya puede ser porque sean muy polémicas o yo que sé, pero, o sea, yo no necesitaba ver el programa.

¿Todo el día se estaba grabando en casa y en el estudio o solo cuando iban al estudio?

Grabamos en un estudio. Es más, te voy a contar, yo me levantaba todos los días a las cinco de la mañana, una hora después de Sol; Sol era la que primero se levantaba y levantaba a todo el mundo porque se empezaba a bañar, a secar el pelo, hacía ruido. De ahí, tipo 07:00 salíamos al estudio y nos quedábamos como hasta las ocho o nueve de la noche, a veces un poco más. Hubo un día, me acuerdo, que salimos a la una de la mañana.

¿A la 01:00 regresaban de grabar?, ¿cuántos programas grababan en el día?

No estoy seguro. Creo que un día llegamos a grabar tres, pero normalmente eran dos programas por día.

Muy cansado. ¿Ese ritmo tendrá en la actualidad el primer grupo de celebridades de Ecuador?

La verdad no sé. Sé que son menos capítulos que los que nosotros grabamos, pero yo creo que sí grabaron dos capítulos, no creo que les han exigido tanto como a nosotros.

Jamil, leí una frase que me llamó la atención de tus redes sociales, ¿a quién le caes mal?

¿A quién le caigo mal?

Sí, en tus redes sociales destacas: ‘Yo le caigo mal a...’

Puro pendejo, yo le caigo mal a puro pendejo

¿Por qué?, ¿cuánto pendejo puede haber en este país?

Muchos, muchos pendejos. En verdad esa frase se la copié a Elán, una influencer mexicana muy chistosa, se las recomiendo, pero es verdad, hay mucha gente que simplemente se esconde detrás de sus pantallas, detrás de redes sociales y critica por criticar, les da envidia.

Jamil Faur, concursante de la cuarta temporada de MasterChef Ecuador, es muy activo en redes sociales. Durante el primer capítulo de MasterChef Celebrity el lunes pasado hizo 30 posteos en X. Foto Jaime Freire.

¿Tienen nombre y apellido o se escudan en las redes como incógnitas?

Muchos, muchos de mis hater ni siquiera tienen foto de perfil, tienen nombres falsos, ¡ehhh!, no sé si son hombres o mujeres, entonces son puro pendejo, no pueden dar ni siquiera la cara.

‘Me inspiré en un viaje que hice a...’; así es la vida aventurera de Jamil Faour, llena de risas, excursiones y experimentos en la cocina

¿Yamil estás viendo MasterChef Celebrity?

Estoy viendo MasterChef Celebrity y me da ansiedad.

Pero también te daba ansiedad estar allá

Me daba ansiedad estar allá, pero me da más ansiedad ver lo que hacen con la comida personas que no saben cocinar.

¿Quieres meter la mano?

Me dan ganas de meter la mano. Exactamente.

¿A quién ves más crítico en la cocina?

¿A quién veo más crítico? El lunes vi el plato de Helén, yyy, ¿cómo se llama?, Alberto, el presentador deportivo y yo era como que ‘¿qué están haciendo? No puede ser’, en verdad me parecieron muy mal todos los platos en general. Entiendo que es el primer programa para gente que no sabe cocinar. Ellos mismos empiezan diciendo ‘yo no tengo idea de cocina’, excepto algunas personas, creo que Susi (Hidalgo).

¿A quién le ves potencial?

A Luciana, a Susi (Hidalgo), a Sergio el heladero, ¿quién más?.. Y a (José Andrés) Caballero.

¿Quiénes de los que están ahí son tus amigos?

Luciana y Danilo (Carrera).

¿Tú le ayudaste a Luciana con algunas recetas?

Es chistoso porque yo a Luciana la conocí recién cuando empezó mi temporada y cuando se enteró de que iba a MasterChef, pues vino directamente a mí y me dijo que quería que le enseñe a cocinar y yo dije bueno, sí, me caes bien, obviamente te voy a ayudar. Pero yo no pensé que ella iba a tener como que esa pasión.

La pasta del primer capítulo se le enseñase a hacer tú.

Sí, sí.

¿Y qué tal le queda la pasta?, la verdad, la que tienen que probar los jueces

A ver, yo le enseñé a hacer la pasta, la básica, le enseñé básicamente mi curso de pasta. Yo tengo un curso de pasta. Le di mi curso de pasta, le di mi receta y por lo que vi le salió muy bien, pero la dañó obviamente con esa salsa de remolacha mal hecha, ahí si la quería ahorcar, pero sí, o sea, yo no pensé que ella iba a tener tanta, tanta pasión por la comida. O sea, ella decía yo soy foody y me gusta comer, pero tiene, tiene gusto y eso fue lo que me motivó más a querer enseñarle y a ayudarla a que destaque en esta competencia.

Yamil, tú has estado en la competencia y no siempre los que resultan ser los favoritos en redes sociales son los que se quedan hasta el final, de tu olfato ¿a quién ves en la final?

Yo sí podría ver a Luciana en una final, ¡ehhh!, a Caballero, a Susi, pero por comida, por comida, pero es televisión, entonces todo el mundo sabe que MasterChef no es un programa de comida. Es un juego y esto yo lo decía siempre mientras estaba dentro: ‘tienes que aprender a jugar’.

Conoce a José Andrés Caballero, el ganador del primer pin de inmunidad en ‘Masterchef Celebrity Ecuador’

¿Es un juego en el que se elimina a los mejores cuando hay la oportunidad o es un juego de preferencias y de popularidad por rating?

No, no es por rating, porque el programa se graba, osea es pregrabado. La producción no puede saber, la producción no puede saber quién es el favorito, es más yo creo que ese fue un cambio que no se esperaban en la audiencia, cuando me volví favorito, pensaban que... gente de la producción me dijo ‘nosotros pensábamos que a ti te iban a odiar’ y acabaron amándome, entonces por eso no puede ser eliminación por rating.

¿Hay más gente que te ama, de la que te odia?

Sí, sí, sí. Al principio, al principio, el primer mes y medio, yo no salía de mi casa, no salía de mi casa porque recibía amenazas de muerte.

¡Tanto así!

Sí, recibí amenazas de muerte. Me decían, ¿cómo era? Decían que cómo yo me atrevía a menospreciar a las mujeres del país, que yo que sé, que me creo demasiado por quién soy.

¿Crees que hay resentimiento social en el país?

Hay muchísimo resentimiento social y la verdad no me importa. No voy a disculparme por quién soy ni de dónde vengo.

¿Cómo te liberaste de este temor que te generaban estas amenazas de muerte?

Mira, cuando ya sabes lo que pasa puedes utilizar la narrativa a tu favor. Entonces yo empecé a hacer haven marketing. Yo me dedico al marketing. Empecé a hacer haven marketing en Twitter, en Instagram, en todas mis redes sociales. Impulsaba a la gente a que me odie más.

¿Disfrutabas de eso?

Lo disfrutaba porque yo sabía que iba a llegar un momento en el que todos se iban a morder la lengua, iban a venir a decir tenía razón... O sea, cuando sé, cuando sé que están mal, cuando hablan, cuando sé que hablan desde la ignorancia. Me gusta, me gusta jugar con ellos de esa forma.

Jamil, en la cuarta temporada de MasterChef Ecuador no llegasta a la final, pero te sentiste ganador

Yo siento que gané MasterChef, la verdad.

Y tu relación con la diabla tras el programa... ¿O no hay relación con la diabla?

No hay relación. Estamos bloqueados de todo.

¿La pelea fue en serio?

La pelea fue en serio. O sea, lo que ven en pantalla. No hay un guion. Es un reality en ese sentido.

Pero es un reality algo distinto de los que vemos con mayor frecuencia, en que la gente se pelea, se jala las greñas y hay una cosa así como más...

¿Si estás hablando de Desafió a la fama?

Estoy hablando en general de los realities, incluso los internacionales que vemos de parejas y de broncas.

No, esto es diferente, es diferente porque nosotros teníamos muchísima presión, muchísima presión, por el hecho de estar encerrados en una casa, de no poder salir, de tener que comer lo que ellos nos dan, de tener que convivir con gente que nunca esperamos convivir. Yo nunca me hubiera esperado a convivir con una Sarita, con una Sonia, al final agradezco mucho haber podido conocerlas. O sea, yo creo que el reality está hecho así como que se escogen también perfiles, o sea, como personas que choquen. O sea, sí, muchos chocábamos, muchos chocábamos y es normal, es normal, no todo el mundo va a quererse.

Es parte de la convivencia

Es parte de la convivencia, el hecho de tenernos a todos en un mismo lugar y obligarnos a convivir de esa forma es lo que ha generado la polémica.

Jamil al principio de esta entrevista me decías que esta nueva temporada te causa ansiedad. Tú has dicho abiertamente que tienes problemas de ansiedad, cómo la manejabas dentro de la casa, cómo manejabas que genera la convivencia con extraños, en ese momento.

Dentro de MasterChef manejaba mi ansiedad ignorando a todos. Yo salía del estudio, me daban mi teléfono de regreso, me ponía mis audífonos y no hablaba con nadie. Llegaba a la casa, pedía mi comida a domicilio, llegaba, cenaba, estudiaba y a dormir.

¿Y con los jueces?, porque te daban duro.

Es que con los jueces no hablábamos, o sea, teníamos prohibido interactuar con los jueces fuera del estudio y con Éricka (Vélez) y me parece normal porque, o sea, se evitaba favoritismo, yo que sé. Igualmente a veces los veíamos por los pasillos y les podíamos preguntar cosas, pero no es como que nos sentábamos a comer con ellos.

¿La relación con ellos era solo en la grabación?

Era en la grabación. Como te digo, mientras más ibas avanzando, ibas, ibas conviviendo un poco más con ellos, ¡eh! Y la verdad me gustó muchísimo convivir con ellos en esa forma. Todo son diez de diez. No tengo ninguna queja, ni siquiera con el chef (Jorge) Rausch porque sé que lo que decía tenía razón.

Después del programa hay una relación con ellos, con los con los jueces.

A que te refieres con relación.

Si quedó una amistad, una cercanía.

Sí, a veces voy a ver a Irene, a su restaurante. El chef (Jorge) Rausch no lo he vuelto a ver. Obviamente el está en Colombia. A la chef Carito la he vuelto a ver, sí, a veces hablamos por Instagram, pero cada uno tiene su vida y todo eso. Yo a veces ni siquiera estoy en el país, entonces ni siquiera tanto con mis compañeros de MasterChef me veo, con los únicos que me veo ahora son Sol, El ajisero y útimamente estoy viendo más a Sarita porque voy a empezar un negocio con ella y eso.

Cuéntame un poquito de ese negocio con Sarita.

Claro, es ¿cómo te digo? es. Es un Dark Kitchen, una cocina clandestina de almuerzos a domicilio. Es como lo que tenía en Barcelona, el negocio que tenía en Barcelona. Hacíamos almuerzos a domicilio, los mandábamos, estos almuerzos eran saludables, pero gourmet. Eran customizables, o sea tú podías decir quiero más o menos carbohidratos, más proteínas, quiero que sea vegetariano y todo esto a domicilio, entonces era algo muy chévere que tenía en Barcelona, pero obviamente tuve que salir de ahí por la pandemia.

“¡Me tienes harta!”: ¿Qué pasó entre Sara Arana y Jamil Faour de ‘MasterChef Ecuador’?

¿Antes de despedirnos quiero preguntarte qué distancia hay de la amistad al amor? Y pregunto con antecedentes de tus seguidores y los seguidores de Sol Vargas sueñan con verlos juntos más allá de la amistad

No, no va a pasar, no va a pasar. Sol está saliendo con alguien, no, yo la veo como una hermanita. Es lo que le digo a todo el mundo. MasterChef yo lo veo como un campo de concentración y las relaciones que se hacen ahí son más hermanos que que de enamorados o lo que sea. Hay casos diferentes como Victoria y Santiago. Y en la tercera temporada también hubo algún caso por ahí, pero no, yo a las personas que estuvieron conmigo en MasterChef los veo como hermanos.

Y en las redes empiezan las especulaciones. De hecho empezaron el lunes con la nueva temporada.

Ahhhhh, cero, cero, creo, cero o sea yo sé que a Danilo y a Luciana ya los están emparejando.

Yo no he dicho nombres.

No, pero te digo por lo que he visto en las redes. Pero no, de lo que tengo entendido Danilo está saliendo con alguien en México, ¡ehhh! yo que sé, es como, no, para nada, no hay nada entre Danilo y Luciana.

Y entre Sol y tú, ¿le enseñaste a pelar verdes ya?

Ya le enseñé a pelar verde, no, ella sí sabía, ella sí sabía. Pero lo que pasó con Sol en el MasterChef fue que ella es una persona que cuando se cansa mentalmente desconecta. Y los días que hemos visto las mayores cagadas de Sol en el MasterChef es porque o era un segundo episodio que estábamos grabando o ella ya simplemente estaba al borde del colapso y simplemente no sabía, o sea simplemente estaba en piloto automático y ni se da cuenta. Pero en casa, justo antes de ese episodio, ella ya había pelado, verdes. Ella sí sabe pelar verdes, verás lo que nos da. Lo mismo que en el reto del rink que yo le grité, la empujé y todo eso, pero era porque no reaccionaba. Entonces no crean todo lo que ven en la televisión. O sea, hay muchas cosas que están editadas. O sea, ten en cuenta que por cada capítulo pueden haber diez horas de grabación fácil.

Y se puede creer todo lo que dice Jamil en redes sociales. Hiciste 30 posteos en X del primer capítulo

Del primer capítulo si es verdad o sea, todo lo que puse ayer era lo que estaba en mi cabeza y mis pensamientos, entonces no tengo por qué poner nada que no sea verdad.

Cuando salga este capítulo, el día jueves, se habrá posesionado el nuevo presidente de la República, sigues parte de lo que es la política ecuatoriana.

Sí, sigo lo que es parte de la política ecuatoriana. Lavinia Valbonesi (la primera dama), es amiga mía desde pequeños, entonces la conozco, he hablado con ella sobre el tema, sobre Daniel, ¡ehhh! y en verdad, bueno, toda mi familia, pues esto es chistoso porque toda mi familia cuando empezó esto de la muerte cruzada y Daniel se lanzó a la presidencia. Entonces llamaban y me dicían va a ganar Otto (Sonnenholzner) o va a ganar Jan Topic y yo decía no, va a ganar Daniel, va a ganar Daniel, porque o sea, yo seguí muy de cerca a Daniel y Lavinia en su candidatura cuando fue asambleísta por Santa Elena y me pareció un genio.

En este Entre dos nos ha revelado Jamil que es amigo del presidente y es amigo de la primera dama.

No soy amigo del presidente, lo conozco, lo conozco. Me llevo más con Lavinia

¿Has estado cercano a la campaña?

No soy cercano a la campaña en sí, o sea, yo sigo a Lavinia. Como te dije, somos amigos desde que somos pequeños y a veces le he cocinado.

¿Y tienes alguna anécdota con la primera dama que la conoces desde tan pequeñita?

¿Alguna anécdota con Lavinia? Chuta, no sé si ella quisiera que lo diga.

Una así toda rosa.

No, no, no, o sea, la Lavinia, en verdad, es un ser de luz, en verdad, como te digo, la conozco desde pequeña, sé lo que ella ha tenido que pasar para llegar hasta donde está, sé la calidad de persona que es ella, sé de su constancia y por eso la admiro mucho. O sea, incluso a mí me ha ayudado, ella tenía consultorías de nutrición, ella me ayudó a mí, ha ayudado a mi mamá y en verdad es admirable todo lo que hace, porque aparte de ser apasionada por lo que hace en el ámbito laboral, es apasionada por su familia, apasionada por su esposo, apasionada por el servicio social. Y yo creo que es algo que el Ecuador necesita en este momento.

El Ecuador necesita muchas cosas buenas y para eso estamos todos los ecuatorianos. Jamil, muchas gracias por estar con nosotros. Muchas gracias por compartir en Entre dos.

A ti por tenerme acá.