La ceremonia comenzó a las 15:00 de Londres (09:00 de Ecuador). Los miembros de las Fuerzas Armadas se ubicaron con anticipación fuera de la capilla de San Jorge antes del funeral del príncipe Felipe, duque de Edimburgo.

El esposo de la reina Isabel II durante más de siete décadas murió el viernes 9 de abril de 2021, a dos meses de cumplir los 100 años. Días antes de su fallecimiento había sido hospitalizado y sometido a una intervención cardiaca.

La corona que acompaña el ataúd fue elegida personalmente por la reina Isabel II. Foto: -- HANNAH MCKAY

La procesión fúnebre comenzó con los miembros de la familia real británica detrás del féretro del duque de Edimburgo, incluyendo al príncipe Carlos, la princesa Ana y los hermanos Guillermo y Enrique de Inglaterra. La reina Isabel II se movilizó en automóvil.

Su ataúd no fue llevado en coche fúnebre sino en un Land Rover verde militar diseñado siguiendo las instrucciones aportadas durante años por el duque, que lo dotó de una sección trasera abierta para llevar el ataúd e incluso diseñó los pasadores metálicos que deben impedir que se mueva.

En una ruptura con la tradición, los miembros de alto rango de la familia real británica no usaron sus uniformes militares en el funeral. Foto: AFP
El arreglo de flores sobre el ataúd fue elegido personalmente por la reina Isabel II.
Los príncipes Guillermo (i) y Enrique (d) son acompañados por su primo, Peter Phillips (centro).

Antes de la ceremonia religiosa en la capilla de San Jorge, se cumplió un minuto de silencio en memoria del duque de Edimburgo.

El funeral fue oficiado por el decano de Windsor, David Conner, y duró aproximadamente 50 minutos. El príncipe Felipe había pedido una ceremonia sencilla, pero de marcado estilo militar, sirvió como oficial de Marina en la Segunda Guerra Mundial y mantuvo estrechos lazos con el ejército.

Una vez dentro de la capilla, la reina Isabel II se sentó apartada.

La imagen solitaria de la reina Isabel II conmovió a los espectadores del funeral a nivel mundial. Foto: AFP
El coro se redujo a cuatro miembros debido a las restricciones por el COVID-19.
La reina Isabel II llegó el automóvil para despedir a su esposo, el príncipe Felipe. Foto: AFP

Al finalizar el servicio, el ataúd del duque de Edimburgo fue bajado a la Bóveda Real. Los restos del duque de Edimburgo permanecerán allí hasta que la monarca se reúna con él a su muerte. La pareja reunida yacerá entonces en la capilla del Memorial del rey Jorge VI, padre de Isabel II.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, pronunció la bendición y el coro cantó el himno nacional. La reina fue la última en abandonar la capilla.