El hombre adinerado, de cierta edad y que prefiere parejas más jóvenes para que lo acompañen mientras las apoya económicamente será uno de los personajes centrales en Sin Sugar no hay paraíso, comedia que trae de regreso -luego de dos años a Ecuador- al comediante venezolano Marko Pérez.

“Este personaje nace de la necesidad de expresar una situación que estaba pasando en la sociedad y nadie se atrevía a tocar en redes sociales que es el tema del sugar daddy. En comedia, siempre estoy rescatando temas que están pasando en la sociedad para exponerlas. A mí me gusta tocar temas que aún nadie les ha dado la cara y cuando haces eso logras una explosión, eso fue lo que hice. Así fue como nace este personaje y sacarlo con una serie, el personaje de la bendecida”, indica.

Sin sugar no hay paraíso fue la primera gira de shows con la que retomó su actividad presencial en escenarios, durante el último trimestre del 2021, recorriendo Estados Unidos y Europa. “Hemos seguido todo este año y nosotros tuvimos que vivir el 2021 con los teatros a la mitad, sillas sí, sillas no, no aglomeraciones, yo viví todo el tema COVID-19 en viajes, qué tenía que llevar o qué no, pelear con un teatro porque querían que ofreciera show con un tapaboca. Todo eso lo vivimos, pero ahora estamos con esta bendición de la nueva normalidad”, dice Marko.

Las vivencias de las mujeres, los problemas de pareja y las costumbres de infancia de la comunidad latina se abordarán en este stand up comedy que tiene previsto presentarse el sábado 7 de mayo en la estación de cristal del Teleférico, en la capital ecuatoriana.

Publicidad

“El personaje de la bendecida, en la vida real, se lo puede reconocer porque viaja por el mundo sola. Y tú te preguntarás cómo esta mujer se fue a Dubái sola y no publicó a más nadie, cómo se fue a París, Ibiza y no hubo nadie que la acompañe, es muy cómico que eso se convirtiera en un personaje, o que te vayas a la Nueve a tomarte foto en ropa interior”.

Marko, quien fuera ganador de un premio Emmy en el 2018, asegura que es a través de sus personajes como La Tierrua que puede tratar temas que las audiencias aceptan de mejor forma que si lo hiciera a manera personal.

Su relación con Ecuador

El venezolano, quien también ha desarrollado contenido con varios talentos nacionales, fue parte importante en la actual exposición mediática digital de la ecuatoriana Alejandra Jaramillo, quien actualmente registra un crecimiento en su comunidad en Instagram con un aproximado de 3,6 millones de seguidores. Al respecto, Marko cuenta: “Reencontrarme con Alejandra fue muy bello, fue como reencontrarme con una parte de Efraín (Ruales). El responsable, al 100 %, de que el público de Ecuador me conozca se llama Efraín Ruales. No uso el término se llamaba porque se llama, sigue tatuado en el corazón de todos nosotros, era un estandarte para los creadores de contenido, fue la primera persona, primer artista en el mundo, ni siquiera los de mi país, el primero en el mundo en darme la oportunidad de grabar un video cuando yo no tenía reconocimiento, no se me había pegado ningún video”.

Marko asegura que a través de un amigo en común se inició la conexión y posterior amistad entre ambos. “Yo tenía entonces como 30.000 seguidores y mi carrera es lo que es en Ecuador gracias a que Efraín me presentó con el público”, añade.

Publicidad

También ha trabajado con la guayaquileña Dayanara, con quien recientemente grabó material en la estadía de ella en Estados Unidos.

“Ella (Dayanara) fue la segunda artista de Ecuador con la que tuve una cercanía, hicimos una amistad en el momento porque ella es una de las mujeres más dulces que he conocido en el mundo y la pareja de Efraín (Alejandra Jaramillo), porque sigue siendo su pareja en su corazón y en su alma, estuvo en mi casa y sentí la necesidad de decirle cómo yo sentía que ella tenía que llevar las redes, y le di el consejo más lindo y es que ella tenía la oportunidad de ser grande desde su teléfono, sin necesidad de esperar que nadie le diera la oportunidad de tener una grandeza, porque me estaba hablando de que en algún momento había unas ofertas con un canal de televisión, con lo que yo estoy muy de acuerdo porque yo vivo mi carrera entre la televisión y las redes. Yo soy Marko porque la televisión y los medios me han dado la oportunidad de tener credibilidad, las redes me han dado exposición en masa”, afirma.

Marko sostiene que aconsejó a Jaramillo para que emplee las redes sociales a su favor. “Tuvimos una conversación maravillosa que yo sé que en algún momento la vamos a retomar. Además, yo sentía que había algo que me lo decía. Yo soy un tipo de mucha vibra, algo me decía ‘díselo’. No sé si Efraín estuvo en esa conversación y me dijo: ‘Necesito que me la actives’. Sentí que todo lo que tenía en conocimiento en redes se lo puse en tres líneas. Ella es una persona maravillosa y yo estoy ligado eternamente al Ecuador, porque Ecuador consume mi contenido. Ecuador me ha dado la oportunidad de entrar a su país”, expone.

Influencia digital

Más allá de mi pasión es mi trabajo, asegura Marko, sobre la propuesta que desarrolla en las plataformas digitales. “Crear contenido para mí no es en mi tiempo libre o cuando tengo ganas, es mi obligación porque así como alguien va a la oficina de lunes a viernes, yo tengo la obligación de cumplir con mi agenda y mi pauta creativa, cumplo con la pauta de preproducción, de producción, de posproducción y distribución del video. Siento que tengo un jefe, que soy yo mismo, yo no me permito vibrar cuando lo siento, debo darle el respeto que mi carrera y mi trabajo merecen. El respeto es que si tienes contenido, tienes que cumplirlo con tu público”, asevera.

Publicidad

El show Sin sugar no hay paraíso está previsto presentarse en la estación de cristal Teleférico Quito, a las 19:00.

Las entradas están disponibles en el sitio web www.ticketfacil.com y los costos son $ 60 (sugar) $ 45 (vip) y $ 30 (general). (I)



Publicidad