Xu Jiayin de 62 años es fundador y presidente de Evergrande. En su momento el hombre más rico de China según los rankings especializados. Entre sus gustos están las marcas de lujo y los yates exclusivos. Además, fue un gran aliado del Partido Comunista que dirigió la economía hacia un boom de la propiedad de viviendas.

Xu estudió metalurgia y más tarde fue destinado a una fábrica de acero estatal. En 1992 se marchó a Shenzhen, el bullicioso corazón del experimento de reforma y apertura de China en la década de 1990, antes de fundar Evergrande en 1996.

Los 323 apartamentos del primer proyecto finalizado de la empresa se vendieron en medio día y recaudaron 80 millones de yuanes. Evergrande se lanzó a la promoción en masa, construyendo apartamentos muy demandados en toda China y aprovechando su rápida acumulación de riqueza.

En 2010, Xu compró el entonces asediado equipo de fútbol del Guangzhou, lo rebautizó como Guangzhou Evergrande e invirtió dinero en jugadores y entrenadores de talla mundial.

Publicidad

En 2017, su riqueza se estimó en 43.000 millones de dólares, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg. Actualmente, la cifra ha reducido a menos de USD 9.000 millones, esto tras desplomarse el valor de Evergrande.

Xu ha atribuido su éxito a la educación y al Partido Comunista: “Sin la reanudación del examen nacional de acceso a la universidad, sigo en el campo. Sin una beca estatal de 14 yuanes, no podría ir a la universidad. Sin la reforma y la apertura del país, Evergrande no es lo que es hoy”, reveló el fundador de Evergrande.

Según la consultora Cercius Group, especializada en la política de la élite china, Xu se benefició de las estrechas conexiones con Zeng Qinghong, ex vicepresidente del país en la década de 2000, pero ya retirado de la política.

Evergrande comenzó a tambalearse bajo las nuevas normas impuestas por las autoridades estatales en agosto de 2020, lo que obligó al grupo a deshacerse de propiedades con descuentos cada vez mayores.

Los pasivos totales se han incrementado hasta los 1,97 billones de yuanes (305.000 millones de dólares), equivalente a aproximadamente el 2% del producto interior bruto (PIB) del gigante asiático.

Así, Hui es considerado el promotor inmobiliario más endeudado del mundo y ya es llamado en algunos círculos como “el rey de la deuda”. (I)