El cantautor mexicano Alexander Acha, director de la edición 2022 del reality La Academia, comentó para este Diario detalles sobre lo que significó estar al frente de esta temporada y sus expectativas para la representante ecuatoriana, Mar Rendón, quien este fin de semana compite por ser la ganadora. Estas fueron sus declaraciones en el marco de una entrevista promocional de su último lanzamiento musical, Las Italianas.

La ecuatoriana cantará este sábado Amores extraños de Laura Pausini y el domingo subirá al escenario para interpretar Ahora tú de Malú. La transmisión en vivo puede verse a partir de las 20:00 por Ecuavisa.

¿Cómo resumirías tu experiencia como director de La Academia?

Como jurado y como director he aprendido mucho, la verdad. No te voy a engañar, la experiencia como director es mucho más completa, exige muchísima más versatilidad, es más compleja porque necesitas atender diferentes frentes y lidiar con mucha gente y dirigir a mucha gente, o sea, eres el director de la Academia, ¿no? (...) Y para mí la prioridad obviamente fue el crecimiento de los muchachos, pero también la unidad y la cohesión de mi equipo, de los maestros, del director musical, de la producción, de los alumnos.

Publicidad

Siempre procuré, cuidé y sembré confianza entre nosotros, compañerismo, lealtad. Todos estos valores hacen que un equipo se mantenga unido y con cohesión. Y la verdad estoy contento porque creo que logré, el equipo de maestros y nosotros y los alumnos fuimos muy unidos todo el camino.

Semifinal: Rubí (i), Andrés, Eduardo (ya fuera de competencia), Cesia, Nelson y Mar Rendón (d), junto a Alexander Acha (centro), director de esta temporada de 'La Academia'.

Pero el calor de la transmisión en vivo…

Cuando me tocó defender a los alumnos o defender a los maestros pues lo hice. Con el panel de críticos también para mí siempre fue muy importante que hubiera un respeto mutuo, que se pueda criticar, por supuesto, pero siempre con respeto. Para mí, es algo que no está en juego, que no es negociable, que no es aceptable y no es tolerable, la falta de respeto. Entonces, las veces que me exalté un poco, que me aceleré, tiene que ver con eso, con tratar de marcar una raya, de decir: ‘oye, no te pases de aquí, porque no quiero que me derrumbes ni abatas a mis alumnos y los tires al piso y a ver luego cómo yo los levanto’. Y tampoco que le rompan la confianza en sus maestros o en su director porque si se rompe esa confianza, ¿entonces cómo podemos seguir ayudándolos y motivarlos a crecer? No se puede. Esas son las veces que he tenido que intervenir y bueno, a veces lo he hecho de una mejor manera, a veces con más control, a veces con menos. No es fácil, créemelo, no es fácil, estar en vivo, con toda esa presión, con todo ese estrés y decir las cosas y conducirte de una manera perfecta. No es fácil.

¿Cómo ves ahora al grupo de finalistas?

Publicidad

Hasta ahorita creo que hemos hecho un buen trabajo los maestros y yo. Los alumnos están llegando a un punto de preparación excelente para empezar una carrera con unas bases muy sólidas, no nada más vocalmente, sino en general, con conceptos, con valores, con experiencias que realmente les dan unas raíces fuertes para poder a partir de ahí desarrollar y dar fruto.

No pasó desapercibido para Ecuador que en uno de los conciertos te ofreciste a componer y producir una canción para Mar Rendón, la representante ecuatoriana. ¿Qué te conecta con ella?

Con varios de los que están ahorita en la final me identifico mucho y estaría feliz de la vida de poder regalarles una canción, de hacer una canción con ellos que pueda tal vez ayudarlos en el inicio de sus carreras (...), pero con Mar, en específico, la verdad es que me identifico mucho en varias cosas. Primero, en que ella es muy exigente y tiene un compromiso muy serio con la música, es muy exigente con ella misma, se lo toma muy en serio y yo soy así. Número dos, siento que le queda muy bien la música que a mí me gusta, que yo hago, entonces como que sí lo veo. Varias de las canciones con las que mejor le ha ido a Mar son canciones de rock o de pop y varias de ellas han sido europeas, o españolas o italianas, o rock argentino. Definitivamente le quedan esos géneros y creo que la voz que ella tiene, me permite a mí como compositor, componerle cosas de nivel vocal, de nivel melódico, de nivel lírico, de nivel autoral, con letras profundas porque es una niña muy sensible, que comunica y interpreta con muchísima profundidad los sentimientos. No llegó así a La Academia, pero en eso se ha convertido y eso es lo que le hemos sacado del corazón, porque ya lo traía, pero ella no lo sabía.

¿Qué consejo le darías a la industria musical ecuatoriana para comenzar a mirar e impulsar el talento nacional?

Publicidad

Yo apostaría mucho por Mar, honestamente se los digo. Creo que sí es una promesa para Ecuador y creo que hay que enfocarse en las canciones, hay que invertirle dinero, porque se le tiene que invertir dinero a los artistas, a su promoción, a su imagen. Y hay que cuidarla mucho porque es una mujer de luz, de sentimientos nobles, de bondad, de generosidad, de sencillez y honestidad. Ella es así, es buena y eso se tiene que cuidar, porque ahorita si algo hay en el mundo es oscuridad y artistas que promueven cosas muy banales, muy intrascendentes. Y qué bonito poder tener una estrella que hable de cosas más profundas e interesantes. Y Mar es una niña muy inteligente que tiene que leer mucho y escribir letras que tengan sustancia y consistencia y tenemos que cuidar su esencia, porque Mar es así ahorita, una niña de llena de alegría, de empatía, de amor.

¿Qué necesitaría para seguir construyendo su camino al éxito?

Yo la mantendría por ese buen camino y me dedicaría a buscarle hits, tanto con ella como coautora, o autora, o composiciones que escriban para ella, porque la voz y el talento lo tiene y lo que necesita es un equipo, gente que crea en ella, que le invierta, porque nadie lo logra solo, se necesita dinero, mucha inteligencia, estrategia y constancia con las canciones porque no puede sacar una buena canción y descansar cuatro meses, sino que tienes que estar ahí y ahí y ahí. Y por supuesto, que se mantenga muy viva en sus redes sociales y creo que haciendo eso llegará donde tenga que llegar. Tampoco nadie tiene la varita mágica, ni nadie tiene toda la verdad, ni lengua de profeta. Dios tiene un plan para nosotros y uno busca y persigue sus sueños y a veces se hace realidad ese sueño y a veces Dios te da uno mejor, ¿no? Entonces, también hay que tener esa calma y esa paz en el corazón de decir ‘yo voy a luchar y voy a entregarme esto’, pero veamos qué pasa. (I)