En sus inicios ocupó una variedad de trabajos mientras seguía su carrera, como camarera, y consiguió algunos papeles en el escenario antes de obtener un papel secundario en la nominada al Premio de la Academia Reuben, Reuben (1983). Esto la llevó a trabajar mucho en televisión y en un papel protagónico junto a Harrison Ford en el aclamado thriller Único testigo (1985).

Publicidad

Este éxito de taquilla, dirigido por Peter Weir la hizo notar en Hollywood y los productores tomaron nota de ella. Uno de ellos fue Jerry Bruckheimer, quien la eligió como Charlie Blackwood en el megaéxito Top Gun (1986), junto con Tom Cruise, que se convirtió en la película más taquillera del año y le dio un gran reconocimiento de nombre.

En 2004 realizó una gira teatral por Estados Unidos en el rol de la señora Robinson en una producción de El Graduado. En 2006 regresó a la televisión aunque su carrera se interrumpió por su rehabilitación por alcohol y drogas. Su cinta más reciente es Blue (2017) y su papel en Dirty John, serie de televisión. También ha sido maestra de actuación en The New York Studio for Stage and Screen.

Tiene dos hijas Kelsey Lauren y Sonora Ashley, fruto de la relación con su último esposoo, el millonario Fred Tillman y trabajó más esporádicamente en televisión y cine para poder pasar tiempo con su familia y ser dueña de su negocio, un restaurante en Florida. Trabajó también en Decisión trágica (1989), El cazador de gatos (1989), The Babe (1992), Un muchacho llamado Norte (1994), A primera vista (1999) y El círculo íntimo (2000), además de una serie de películas hechas para televisión.

Kelly McGillis y Tom Cruise en 'Top Gun' (1986). Foto: IMDB

McGillis confesó en una entrevista para Entretaiment Tonight el motivo por el cual los productores no decidieron llamarla para volver a participar en la película Top Gun: Maverick. También señaló a los estereotipos de Hollywood y los cánones de belleza dentro de la industria: “Soy demasiado vieja, estoy gorda, aparento la edad que tengo y no es esto lo que buscan para la película... Prefiero sentirme segura en mi piel y fiel a mi edad que valorar otras cosas”, dijo.

Quien comenzó siendo una de las sex symbols de la época, ahora es todo lo contrario, ya no está de moda y no es opción para los productores.

McGillis no es la primera vez que hace referencia a su edad. En otra entrevista, en respuesta a la pregunta de por qué habían dejado de ofrecerle papeles, mencionó: “Tener 43 años y no estar dispuesta a pasar por quirófano para que te cambien la cara lo hace difícil”.

Para la secuela de Top Gun, Jennifer Connelly (51 años) será la acompañante de Tom Cruise (59).

Publicidad

La actriz tiene 64 años y en la actualidad está muy alejada de la Meca el cine. Vive en Carolina del Norte, donde es profesora de arte dramático y ayuda en una clínica de rehabilitación a mujeres con adicciones, ya que vivió en sus propias carnes el efecto de las drogas. Su declive profesional ha ido en paralelo al emocional porque no ha tenido éxito con sus relaciones amorosas. Se divorció en dos ocasiones y, tras muchos rumores que especulaban sobre su verdadera identidad sexual, McGillis tuvo el valor suficiente para confesar públicamente su lesbianismo.

Kelly McGillis en una imagen de 2019. Foto: El País. Foto: Christopher Oquendo / SplashNews.com

Por ello, McGillis, en 2010 decidió dar otro gran paso importante en su vida al casarse con la ejecutiva inmobiliaria Melanie Leis, de quien se divorciaría un año más tarde. Curiosamente, la dos ya se conocían porque Leis trabajó como camarera en el restaurante que McGillis y Tillman poseían en Florida.

Afirmó que sus dudas respecto a su sexualidad empezaron cuando tenía doce años.

A raíz de abrir su corazón de par en par, salió a relucir la violación que sufrió en 1982 junto a su compañera de piso que, tiempo después, se descubrió que era su novia. Este suceso trágico motivó que aceptara el papel de abogada en Acusados (1989), que le valió a Jodie Foster el primer Óscar.

La fama tuvo efectos nocivos sobre McGillis. Sufría ataques de pánico, insatisfacción, inseguridad.