‘El que se mete a redentor sale crucificado’, dice un adagio popular. Así le pasó al actor Brad Pitt, quien quiso ayudar a decenas de familias que quedaron si vivienda tras el paso del devastador huracán Katrina en Nueva Orleans, en el 2005.

Este jueves se conoció que Brad Pitt y la fundación Make it Right pagarán un acuerdo de $20.5 millones a 107 víctimas del huracán Katrina después de que las casas construidas para ellos estuvieran defectuosas y mohosas.

La fundación Make It Right fue establecida en 2007 por Pitt para ayudar en la reconstrucción ecológica de casas en el Distrito 9 Inferior de Nueva Orleans después del huracán Katrina.

La demanda colectiva realizada por sus beneficiados alegaba que el actor creó casas mal construidas para los residentes de Nueva Orleans que luchaban después del huracán Katrina. Muchas de las casas están plagadas de problemas relacionados con la construcción que han provocado moho, termitas, madera podrida e inundaciones.

Publicidad

Dos de las casas fueron demolidas debido al moho severo, y la ciudad también se apoderó de una de las propiedades. Algunos residentes dijeron que se enfermaron por el moho severo en las casas.

A la espera de la aprobación de un juez, los residentes tendrán derecho a un reembolso de $25.000 por las reparaciones de sus viviendas, mientras que el resto de los fondos se dividirá entre ellos según el estado de sus viviendas.

Pitt trabajó con la organización ecológica sin fines de lucro Global Green para obtener los fondos y admitió que estaba “agradecido” de que pudieran llegar al acuerdo.

“Estoy increíblemente agradecido por la voluntad de Global Green de intensificar y brindar este importante apoyo a las familias de Lower Ninth”, dijo. “Colaboramos en los primeros días posteriores a Katrina y somos muy afortunados de contar con el generoso compromiso continuo de Global Green para ayudar a abordar los desafíos en torno a estos hogares y otros necesitados”, continuó.

Publicidad

Pitt formó Make It Right para ayudar a los residentes más afectados de Lower Ninth Ward de Nueva Orleans en 2007, con el objetivo de reemplazar las viviendas perdidas en Ward con 150 viviendas de vanguardia que fueran seguras contra tormentas y energéticamente eficientes.

Viviendas ecológicas y sustentables

Las casas se pusieron a disposición de los residentes a un precio promedio de $150.000 que recibieron financiamiento para el reasentamiento, subvenciones del gobierno y donaciones de la propia fundación. Los arquitectos que crearon las casas intentaron hacerlas ecológicas y sostenibles con materiales seguros y reutilizables, agua limpia y energía renovable. Todas las casas estaban equipadas con paneles solares y sistemas de calefacción y refrigeración de bajo consumo. Diez años y más de $26 millones más tarde, la construcción se detuvo y los residentes reportaron porches hundidos, madera mohosa, termitas y techos con goteras, lo que obligó a la fundación a reconocer las fallas.

Los propietarios notaron problemas con las casas por primera vez en 2013, pero pensaron que Make It Right resolvería las reparaciones. En 2015, los abogados que representaban a la organización demandaron al fabricante de una madera resistente al agua y ecológica por $500.000, cuando el producto demostró no ser adecuado para el clima del sur de Luisiana.

Demandas y contrademandas

En 2018, los abogados de Make It Right demandaron a su propio arquitecto gerente porque dijeron que había millones de dólares en defectos de diseño. Y finalmente en 2021, la organización también demandó a su exdirector ejecutivo junto con el extesorero y otros funcionarios, acusándolos de mal manejo del proyecto. A medida que se acumulaban las quejas sobre el proyecto, los residentes finalmente decidieron presentar una demanda colectiva en 2018 y detallaron el impactante estado de sus hogares.

Publicidad

Muchas de las casas carecían de canaletas para lluvia, voladizos, pintura impermeable o vigas cubiertas, todo lo cual es necesario para resistir el clima subtropical de la ciudad y las fuertes lluvias. Dos de las casas fueron demolidas debido al moho severo, y la ciudad también se apoderó de una de las propiedades, calificándola de ‘peligro para la seguridad’. La situación ha dejado a muchos residentes temiendo por su salud y seguridad, y algunos afirman que están empezando a enfermarse por el moho constante.

La demanda afirma que los ingenieros encontraron problemas en el hogar, pero la organización benéfica no informó a los propietarios de los problemas, citando una parte de la declaración de impuestos de la fundación de 2013, que representa $ 4.3 millones en “garantía y responsabilidades de reparación”. También agregó que Make It Right les dio a los propietarios de viviendas un acuerdo de confidencialidad y documentos que los obligaban a someterse a arbitraje antes de aceptar hacer reparaciones.

El abogado Ron Austin, quien representó a los residentes en la demanda contra Pitt y su organización benéfica, dijo que el resultado representó una victoria masiva e improbable. “Este es uno de esos escenarios en los que lo imposible se vuelve posible”, dijo Austin. (I)