Anitta, la cantante brasileña de 31 años, se ve envuelta en una nueva polémica.

¿Qué pasó con Anitta?

Desde el estreno del videoclip de su canción Aceita, el pasado martes 14 de mayo, ha recibido fuertes críticas y señalamientos.

El audiovisual que supera el millón de visualizaciones en YouTube dio de qué hablar, pues hace una especie de tributo y homenaje a la religión afrobrasileña del candomblé, que tiene su base en la creencia yoruba.

Publicidad

Así, perdió aproximadamente 200.000 seguidores en un día en Instagram y fue acusada de promover la santería.

Este es el video musical de la polémica de Anitta

¿Por qué Anitta genera polémica con el video de Aceita?

La posible respuesta es que la razón de los malos comentarios se dan porque Brasil es un país predominantemente católico (53,6 %) y fuertemente protestante (25,9 %). La santería fusiona las creencias de origen africano con el credo católico.

Esto es lo que respondió Anitta frente a críticas por el video de Aceita

La artista llevó a esa misma red social su respuesta para defenderse de los cuestionamientos por sus prácticas religiosas.

Publicidad

Compartir desinformación, bromas e historias ficticias de santería es racismo religioso. Yoruba, orisha, sus ensinamentos y su gente merecen respeto como cualquier otra religión. Como todas las otras que están presentes en mi video. Cuántos amigos me llamaron en privado cuando subí mi video, para decir que esta es su fe, pero no tienen coraje de enseñar su religión por lo que la gente inventa. Y yo no entendí hasta que ahora veo el nivel de prejuicio de muchas personas”, inició diciendo en la publicación que está cerca de sobrepasar los 2 millones de me gusta.

Yoruba viene de la cultura africana y su característica principal es exaltar la naturaleza (y no “hacer rituales para amarrar su novio”); una busca (búsqueda) en Google sin pereza y lo descubren bien. En Brasil en el século (siglo) pasado esta gente que fue llevada a fuerza como esclavos para fuera de su país era muerta y torturada por expresar su fe. Hoy en día menos, pero todavía sufren ataques a sus templos y ofensas en la calle. Yo creo en dios, Jesús, orishas y otros. Y en mi vida practico sus ensinamentos (enseñanzas) mucho más que la gente que humilla al otro en redes sociales”, finalizó explicando. (E)