La saga de Rocky es una de las más icónicas de Hollywood, siendo una de las películas de acción más famosas de todos los tiempos. La obra fue escrita y protagonizada por Sylvester Stallone, y uno de los personajes más significativos de la película era el entrañable Mickey Goldmill, el entrenador de Balboa.

Burgess Meredith fue el actor seleccionado para interpretar al hombre que iba a guiar al éxito a Balboa. Desde el momento en que se conocieron, Stallone supo que Meredith era el Mickey perfecto.

Una amistad a prueba de escándalos: Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone los inseparables héroes de acción

Su presentimiento se solidificó cuando el hombre mayor le dijo sin tapujos: “Tengo experiencia con el dolor, lo he sentido” y se mostró tan dispuesto a participar en la película que deformó su nariz y cambió su voz para estar a la par con su personaje.

Publicidad

Burgess Meredith antes de entrenar a Sylvester Stallone en Rocky

Antes de actuar para Sylvester Stallone, Burgess Meredith tuvo una vida difícil, sobreviviendo a través de diversos trabajos y no fue hasta 1932 que intentó incursionar en la actuación y luego de un año obtuvo el puesto estelar en la obra de teatro “Little Ol ‘Boy”.

Desde entonces, se dedicó a cautivar a la audiencia del teatro y Hollywood con dinámicos personajes que iban desde villanos a héroes. Sin embargo, la llegada de la Segunda Guerra Mundial interrumpió su próspera vida.

Luego de estar al frente de la armada estadounidense, Burgess obtuvo una licencia para actuar en “The Story of GI Joe” y, en la década de los 60, se transformó en el inolvidable Pingüino de la serie Batman de Adam West, según Infobae.

Publicidad

El legado de Burgess Meredith

En 1994, Burgess Meredith publicó sus memorias en el libro “So Far, So Good”, un año antes de que muriera el 9 de septiembre de 1997.

‘El Pingüino’, la serie derivada de ‘The Batman’, estrena un primer avance

Definitivamente, fue un actor con una vida dura y complicada, cuya experiencia con el dolor y su pasión por la actuación lo convirtieron en el entrenador perfecto para Rocky Balboa, legado que continúa vivo en la memoria de los fanáticos de la saga.

Publicidad

(E)

Te recomendamos estas noticias