Según el Diccionario de la lengua española, los nombres feminicidio y femicidio son válidos para referirse al ‘asesinato de una mujer a manos de un hombre por machismo o misoginia’.

Las raíces de feminicidio y femicidio se relacionan con el término inglés femicide, con la voz latina femina (hembra, mujer) y con el sufijo –cidio (acortamiento de homicidio, acción de matar).

Las dos voces se han difundido en diferentes áreas hispanoamericanas; incluso, constan en los textos de legislación. Por ejemplo, Ecuador, Chile y Panamá usan femicidio en sus documentos de derecho penal, según el Diccionario panhispánico del español jurídico. Y la palabra feminicidio se registra en algunos documentos de Bolivia, Colombia, México y República Dominicana, como consta en el Corpus del Español del Siglo XXI.

A partir del plano de la lengua, los dos términos se pueden usar de manera indistinta; no obstante, hay asuntos extralingüísticos (político, legal, violencia doméstica, etc.) que establecen diferencias semánticas entre estos vocablos y determinan que en unos países se prefiera femicidio y en otros feminicidio.

Publicidad

Así, el libro Femicidio (2016), de la Fiscalía General del Estado, dice que «la diferencia entre el femicidio y feminicidio está en que el segundo contiene el elemento impunidad como resultado de la omisión o la acción inadecuada en la que incurre el Estado en perjuicio del derecho a la vida de las mujeres y su indispensable protección». En esta obra también se indica que «dentro del ordenamiento jurídico ecuatoriano, el Código Orgánico Integral Penal tipifica el delito de femicidio y no el delito de feminicidio». (F)

Fuentes:

Diccionario de la lengua española, Diccionario panhispánico del español jurídico y Corpus del Español del Siglo XXI (versiones electrónicas), de la Real Academia Española. Femicidio, Análisis Penológico 2014-2015, de la Fiscalía General del Estado (edición digital).