A los 72 años falleció el escritor británico Nicholas Evans, autor del superventas ‘El hombre que susurraba a los caballos’. Su agencia de representación anunció que sufrió un ataque al corazón.

Un comunicado difundido el 15 de agosto de 2022 señaló que Evans, también reconocido por su labor como periodista y guionista de televisión, “murió repentinamente” el pasado martes por un fallo cardíaco.

La agencia de noticias EFE relató que Evans, nacido en Bromsgrove, en el condado inglés Worcestershire, saltó a la fama en 1995 con la novela ‘El hombre que susurraba a los caballos’, una obra con la que copó los primeros puestos de las listas de ventas tanto en Estados Unidos como en el Reino Unido.

Tras el éxito de este libro, e actor estadounidense Robert Redford dirigió en 1998 una película del mismo nombre, que él mismo protagonizó junto a Kristin Scott Thomas, Scarlett Johansson y Sam Neill.

Publicidad

A esta novela le siguieron ‘Tierra de lobos’ (1998), ‘A través del fuego’ (1999), ‘Cuando el abismo separa’ (2005) y ‘El hombre que quería ser valiente’ (2010).

Evans comenzó su vinculación con las letras en la pasada década de 1970 como periodista en el diario Evening Chronicle en la localidad de Newcastle-upon-Tyne, desde donde dio después el salto a la televisión.

En este medio se especializó en política estadounidense y asuntos exteriores en general, lo que le llevó a cubrir la guerra en Líbano justo antes de debutar en la ficción con ‘El hombre que susurraba a los caballos’.

Fallece el escritor David McKee, el padre del elefante de colores ‘Elmer’

Publicidad

Su experiencia en Beirut y en política internacional también le sirvió para escribir su última obra, ‘El hombre que quería ser valiente’, en la que abordaba los secretos de familia y los “efectos de la guerra y el coste humano”, según explicó el propio Evans en una entrevista con Efe en 2011.

Evans tardó varios años terminar este libro ya que en 2008 resultó intoxicado por la ingesta de unas setas venenosas que había recogido con su mujer, la cantautora Charlotte Gordon Cumming, y su cuñado, Alastair, en la residencia campestre de éste en Escocia.

El autor explicó que habían comido los hongos por la noche pero empezaron a sentirse mal a la mañana siguiente y se dieron cuenta inmediatamente que habían comido setas venenosas.

Evans y su mujer estuvieron a punto de morir, pero el escritor recibió en 2011 un trasplante de riñón. EFE