Trabajar para niños fue un constante deseo de la cantante María José Blum, ex-Kiruba, y esa idea la compartió con la productora Nuria Niemes, quien no dudó en apoyarla. De ello surgió, el año pasado, el grupo teatral Guinguiringongo.

“Efectivamente, salió así el proyecto, diciéndole a Nuria: ‘Hagamos algo para niños. Mi sueño es hacer siempre algo para niños’. Digo, ¿en dónde quedó esa época en la que producían shows para niños? Hablando netamente de Ecuador: Doctor Expertus, Manzana 12; cosas que captaban totalmente la atención de los niños. Eran programas por los que se desvivían, por querer estar en los shows grabados”, afirma Blum.

“Este proyecto viene con base en todas las carencias que he percibido (...) en la actualidad. Sabemos que vivimos dos años muy complicados, en los que muchos padres, por tratar de sobrevivir, no les dedicaban mucho tiempo [a los niños], aún no les siguen dedicando mucho tiempo; y sabemos que la educación es una base fundamental para los niños (...), que se han hecho muy dependientes de los youtubers, lo que, a fin de cuentas, es su trabajo, pero no aportan en nada de lo que creemos que va a fortalecer”, agrega.

Niemes señala que la idea original fue presentarse como programa de televisión o de medios digitales, para lo cual elaboraron un demo; pero, por cosas de la pandemia, por falta de presupuesto, “se quedó un tiempo en el aire”.

Publicidad

Nuevamente Blum, a finales del 2021, le dijo a Niemes para retomar la idea difundiéndola en redes sociales y a su vez realizar actividades, pero ya de manera presencial, y tuvieron acogida. Luego, Blum presentó el proyecto en el Teatro Sánchez Aguilar, y fue aceptado. De esta forma es que llegan a las tablas.

La productora señala que el plan de trabajar con obras para niños no fue tomado a la ligera, sino que recibieron asesoramiento. “Fue estudiado, revisado por profesoras parvularias, por gente especializada en niños, pedagogas, psicólogas (...). Entonces, es un producto creado para niños, un producto bastante diferente”, afirma.

Asimismo, la cantante comenta que para hacer Guinguiringongo realizaron una investigación sobre qué ven los niños en la actualidad y de qué manera se puede intervenir “con las enseñanzas de antes, pero con la velocidad [con la] que los niños consumen información actualmente”.

“Ya el niño no se queda sentado viendo algo que va de manera lenta, sino que quiere información rápida, divertida, colorida; que los personajes también estén dentro las redes sociales, pero cuidando el contenido. Estamos aportando a hacer recetas, actividades didácticas (...). Es por eso que Guinguiringongo no es un producto netamente de niños, sino que es uno de unión familiar”, agrega la cantante.

Publicidad

Blum enfatiza que uno de los objetivos con este proyecto es trabajar en la empatía. “Crear en el niño que se sensibilice por todo su entorno, hasta por un insecto que vea en el piso. Entonces, eso es lo que hacemos con Guinguiringongo: fortalecer esos sentimientos en los niños a través de lo que contaban o enseñaban nuestras abuelas”, recalca.

En ese sentido, como parte de la propuesta del grupo teatral presentan la obra musical sensorial ¡Juntos podemos! Será sensorial, según Niemes, productora general de la obra, porque los asistentes podrán percibir aromas, escuchar sonidos. “Que los niños tengan que adivinar, o con su imaginación llegar a definir qué es lo que está pasando, ir más allá de lo que se ve”, explica.

En la pieza intervendrán cuatro personajes: Magito, Pipo, Mamina y Maruja. Serán interpretados por Blum, Hugo Alejandro, Prisca Bustamante y Maribel Solines, respectivamente.

María José Blum y Hugo Alejandro. Foto: Cortesía

Mamina es la abuelita que enseñará a Magito y a su mejor amigo, Pipo, “las cosas buenas de la vida”, por ejemplo, ceder el paso a un adulto mayor, ser delicado para intervenir en una conversación, etc.

Publicidad

Prisca Bustamante. Foto: Cortesía

Respecto a su personaje, Blum indica que el nombre Magito viene de magia, pero no se trata de una magia sobrenatural. “Magito quiere hacer que todos los niños que vayan a la obra y vean al personaje se den cuenta de que cada niño tiene magia en su interior, la magia con la que podemos hacer un mundo mejor; no es esa magia de que voy a transformar con un hechizo (...), sino que, si trato bien a un adulto, soy una niña educada y amorosa”, resalta.

Solines asegura que le encanta trabajar con niños, porque es la frescura, la ingenuidad. “Que en algún momento nosotros también tuvimos (la ingenuidad) o tenemos, porque ser actriz es un poco ser niño, es permitirte jugar en una realidad que no existe, que es construida, como lo hacen los niños”, señala.

Maribel Solines.

Sobre su personaje, dice que es el antagónico y disfruta “ser la bruja Maruja, porque es una bruja que no asusta; es un personaje de una mujer amargada, que le da alergia la risa de los niños. Pero justamente esa energía linda de los niños hace que ella se acerque y se transforme en la obra”.

“Hemos cuidado muchísimo que este personaje no cause terror en los niños, sino más bien que sea divertido, porque hay que cuidar el bienestar de los niños”, agrega.

Publicidad

Las funciones de ¡Juntos podemos!, que durará 45 minutos, se desarrollarán desde este domingo, 8 de mayo, y todos los domingos de este mes, 15, 22 y 29, en la sala Zaruma del Teatro Sánchez Aguilar. Horarios: 11:00 y 16:00. Costos: $ 7 (niños) y $ 12 (adultos).

Por ser el estreno y por celebrarse el Día de la Madre, este domingo 8 de mayo las mamás que lleguen anticipadamente ingresarán gratis; esto hasta agotar estocaje. (E)