Tras las fiestas de fin de año las personas comienzan a retomar sus rutinas y acostumbrarse a ellas. Sin embargo, enero cuenta con un día muy particular, el tercer lunes de enero es denominado Blue Monday, que en español traduce como ‘lunes triste’, y que año con año genera la aparición de mensajes de ánimo para pasar estas 24 horas deprimentes.

Por segundo año consecutivo, la fecha se desarrolla en medio de una pandemia provocada por el COVID-19. En 2005, un psicólogo experto en motivación de la Universidad de Cardiff, Cliff Arnal, conjuntamente con una agencia de viajes, descubrió por medio de un proceso matemático que el tercer lunes de cada año sería el más triste de los 365 días.

La fórmula [C+(D-d)]TI / MNa es la encargada de dar el resultado a dicha afirmación. C se refiere al factor climático, que sin duda estos días de enero, en el hemisferio norte, son los más fríos. La D determinará las deudas que se adquirieron en la época navideña, mientras que d es el dinero ingresado en enero.

En cuanto a la T, se refiere al tiempo que ha pasado desde que llegaron los reyes magos. La I es el último intento de abandonar algún mal hábito. Una vez obtenido el resultado de esta ecuación, el mismo se debe dividir entre M que será el nivel de motivación por Na que es la necesidad de hacer algo. El resultado aproximado, pues, es el tercer lunes de enero.

Publicidad

Arnall, que trabajó en un centro adjunto de la Universidad de Cardiff (Gales) y ahora imparte cursos sobre la felicidad y el bienestar personal, ha sido criticado por algunos compañeros de profesión.

La fecha en el calendario ha servido para que las redes sociales se inunden de mensajes de ánimo y buenos propósitos para contrarrestar el que se supone que es el día más triste del año. (I)