A medida que las instituciones culturales neoyorquinas volvían a la vida el pasado otoño después del largo cierre por la pandemia, muchas intentaron atraer al público con espectáculos más cortos, a menudo sin interrupciones. La Metropolitan Opera House tomó un rumbo diferente.

En una audaz contraprogramación, el Met presentó en noviembre la ópera más larga de su repertorio, Die Meistersinger von Nürnberg, de Wagner, de casi seis horas de duración. Incluso en tiempos previos a la pandemia, el trabajo era una tarea demandante, que requería un ejército de más de 400 artistas y tramoyistas, cambios de escenario vertiginosos, escenas de lucha animadas y dos intermedios de 40 minutos.

Siempre hay lugar para las epopeyas”, dijo Peter Gelb, gerente general del Met, en una entrevista. “Siempre hay un atractivo para los grandes eventos”. “Estamos brindando esperanza a los amantes de la ópera. Poder montar una ópera como Meistersinger es un símbolo de la determinación del Met”.

Sin embargo, la pandemia sí agregó nuevos niveles de complejidad, ya que los cantantes, los músicos de orquesta, los bailarines y los tramoyistas pasan largas horas preparándose para llevar el espectáculo de vuelta al escenario. (El ensayo general final registró siete horas y 40 minutos). Todos deben usar máscaras dondequiera que vayan en el Met, excepto en el escenario. Pero una vez en el escenario, se olvida el distanciamiento social: Meistersinger exige abrazos tiernos, peleas cuerpo a cuerpo y canto apasionado, a menudo al alcance de la mano de docenas de personas.

Publicidad

Usar máscaras durante los primeros ensayos fue agotador para algunos cantantes. “Es realmente una tortura”, dijo el barítono Michael Volle, quien interpreta el papel central del zapatero y poeta Hans Sachs. “No puedes respirar libremente”.

Disciplina por el arte

La variante ómicron canceló una gran cantidad de espectáculos de Broadway, interrumpió producciones de danza, pospuso festivales, forzó la cancelación de docenas de conciertos y cerró la poderosa Ópera Estatal de Viena durante casi una semana. Pero la Metropolitan Opera, la organización de artes escénicas más grande de Estados Unidos, sigue en pie y no se ha perdido de presentaciones esta temporada.

Sin desanimarse por el fuerte aumento de los casos de coronavirus, el Met ha presentado más de tres docenas de funciones desde finales de noviembre, incluidas producciones de Tosca, La flauta mágica, Cenicienta y Rigoletto. Más de 3.000 personas, que portaban mascarillas y mostraban certificado de vacunación, llenaron el auditorio en la víspera de Año Nuevo.

Jessica Pratt, Isabel Leonard y Emily D'Angelo en Cinderella, el 14 de noviembre de 2021. Se presentó como una oferta navideña de 95 minutos y dirigida al público familiar. Foto: Sara Krulwich

“La institución de artes escénicas más grande de Estados Unidos no solo permanece abierta a través de omicron, sino que lo hace con un signo de exclamación, gloriándose en un gran repertorio ejecutado gracias a su enorme presupuesto y fuerzas entre bastidores, mediante el cual puede, asombrosamente, presentar cuatro títulos en un solo fin de semana”, escribió el crítico cultural Zachary Woolfe quien se apuntó a varias de esas funciones durante un fin de semana, una maratón que según aseguró no era posible desde 2019, prepandemia.

Publicidad

“A pesar de los recordatorios de usar mascarillas y de disuadir a los cantantes de tomarse de sus manos en los toques de telón, las actuaciones se sintieron en gran medida normales. No se agotaron los asientos, pero tampoco estuvo sorprendentemente vacío”.

Al seguir adelante, los representantes del Met esperan demostrar que la ópera puede superar la agitación de la pandemia y más allá. “El hecho de que estemos actuando brinda un faro de esperanza para nuestra audiencia y nuestros donantes. Solo tenemos que asegurarnos de sobrevivir a la pandemia”.

Ómicron llegó justo cuando la empresa comenzaba a sentirse más segura, después de perder más de $ 150 millones en ingresos anticipados debido a la pandemia. Cuando ómicron comenzó a propagarse, el Met tomó medidas para fortalecer sus medidas de control frente al virus. Desde el comienzo de la temporada 2021-22, ha requerido que los empleados y miembros de la audiencia estén completamente vacunados y que usen máscaras dentro del edificio.

Dado que las infecciones siguen aumentando, no está claro si el Met puede mantener su racha y si las audiencias seguirán asistiendo en grandes cantidades. Pero los fanáticos de la ópera han celebrado la capacidad del Met para seguir siendo un bastión de la música en vivo, incluso cuando otros lugares han hecho una pausa.

Publicidad

Hasta el 27 de mayo se mantendrán las presentaciones de La Bohemia de Puccini con la conducción de Carlo Rizzi y con producción y escenografía de Franco Zeffirelli.

JunHyeok Lee, de 27 años, estudiante de Baruch College de Corea del Sur que asistió a la inauguración de Rigoletto, dijo que se sintió privilegiado de estar allí en un momento de incertidumbre sobre el virus. “Es una gran bendición”, dijo Lee. “Iré todas las veces, a menos que el Met se detenga”.