Acción, romance, horror, drama, superhéroes, tragedia, comedia… Intentar encasillar Thor: Love and Thunder en un solo género cinematográfico es uno de los primeros errores que el público debería evitar pues, como ya expresó Kevin Feige, presidente de Marvel Studios, durante la reciente premier de la cinta en Los Ángeles, la producción es “del género de Taika Waititi”, su extravagante director, quien también estuvo al frente de Thor: Ragnarok (2017). Cuando el público termine de verla, sabrá exactamente a qué se refería Feige.

Aunque el tráiler promocional irradia comicidad, y efectivamente habrá muchas bromas durante las dos horas de película, el comienzo se vuelve sombrío para poner en escena a Gorr, el dios carnicero (Christian Bale), el nuevo enemigo del dios del trueno (Chris Hemsworth).

Los fanáticos se han mantenido en expectativa por la interpretación que podría ofrecer Bale, quien esta vez se quita la máscara de Batman (a quien interpretó en la trilogía de Christopher Nolan) para vestir el traje unicolor ligero, emblanquecido y desgastado de Gorr –quizás uno de los atuendos más sencillos que ha vestido un villano de Marvel–, pero que le basta para complementar su aterradora imagen.

El oscarizado Taika Waititi (por mejor guion adaptado, Jojo Rabbit, 2019) decide no hacer esperar más a los fanes curiosos por ver a Bale y le entrega al actor el protagonismo de los grandiosos minutos de apertura. Esas escenas iniciales dejarán en claro quién es Gorr y de dónde proviene su deseo de venganza en contra de todos los dioses. Se trata de un origen no muy alejado de la historia del villano en los cómics, aunque la actuación de Bale le agrega una nueva dimensión de fragilidad humana y de profunda amargura, logrando hipnotizar a la audiencia.

Publicidad

Sabemos que es la cuarta cinta individual de Thor, pero la presencia de Gorr resulta tan atrayente que, incluso con poco tiempo en pantalla, Bale logra ganarse un sitio privilegiado en el Universo Cinematográfico de Marvel (UCM).

Christian Bale tuvo que pasar casi cuatro horas diarias en la silla de maquillaje para transformarse físicamente en Gorr. Foto: El Universo

Tras los créditos iniciales de Marvel –que vibran con las notas de una enérgica guitarra eléctrica–, el tono de la cinta cambia para poner en marcha un repaso muy ameno de la vida de Thor y contar qué ocurrió con él tras los sucesos de Avengers: Infinity War (2018) y Avengers: Endgame (2019). Si recordamos, el dios del trueno se deprimió y aisló luego que Thanos desapareciera a la mitad de la población del universo. Aunque Thor consiguió el arma precisa para destruirlo, no pudo detenerlo a tiempo.

En Thor: Love and Thunder, el héroe sigue en compañía de los Guardianes de la Galaxia, con quienes se marchó en su nave al final de Avengers: Endgame, ha recuperado sus músculos y se ha enfocado en cultivar su paz interior, aunque Star Lord (Chris Pratt) logra percibir que un vacío interno atormenta a Thor, aunque él intente esconderlo. ¿Qué necesitará Thor para volver a ser feliz y hallar su destino? Por supuesto, amor, como ya lo anuncia el título de la película.

El director Taika Waititi (derecha) y Chris Hemsworth en el set de 'Thor: Love and Thunder'. Foto: El Universo

Entonces el público pasa a descubrir el segundo gran misterio de la cinta: cómo se convirtió la doctora Jane Foster (Natalie Portman), la exnovia de Thor, en Mighty Thor. Los guionistas responden con acierto sobre cómo la rubia heroína obtuvo sus superpoderes, logrando asombrar a la audiencia y al propio Thor, casi al mismo tiempo, pues al volver a verla el héroe sufrirá un pequeño pero intenso ataque de pánico. Pero no solo había perdido el amor de Jane, Thor también dejó escapar la autoridad sobre su antiguo martillo, que ahora obedece exclusivamente a la nueva heroína.

Publicidad

El reencuentro de los examantes estará marcado por la comedia y también el drama (los géneros se confunden con facilidad en este brillante guion) y emociona al público sobre la posibilidad de retomar ese romance que empezó con fuerza, pero que quedó diluido en el UCM desde Thor: Un mundo oscuro (2013) (la última aparición de Portman como Jane Foster).

Natalie Portman y Chris Hemsworth se reencuentran en la nueva cinta de Marvel Studios. Foto: El Universo

Los héroes no tendrán mucho tiempo para tomarse de las manos o discutir sobre las razones de su separación, pues el plan de Gorr se pone en marcha al atacar New Asgard, el pequeño poblado costero terrestre adonde migraron los asgardianos sobrevivientes y que ahora tiene como su rey a Valkyria (Tessa Thompson). Para defenderse de la gran amenaza que se aproxima, Thor, Jane y Valkyria buscarán apoyo en otros dioses, incluyendo al poderoso Zeus (Russell Crowe).

Con esa intención llegan al lujoso y gigantesco palacio dorado de Zeus, en The Omnipotence City. Aunque esos sucesos tienen un tono divertido y hasta absurdo, no hay que subestimarlos, pues cobrarán gran relevancia sobre todo cuando los espectadores se enfrenten a la primera escena poscréditos, la cual marcará con claridad la dirección que tomará esta nueva fase de películas y series de Marvel Studios.

Así como Taika salta con gracia del drama a la comedia y luego al horror, tampoco deja de juguetear con la estética visual de la cinta. El color vibrante y explosivo tiene un gran protagonismo en esta película, pero también los tonos grises y desgastados, que alcanzan su máximo esplendor durante el viaje hacia la guarida de Gorr (The Shadow Realm, Reino de las Sombras), donde tendrá lugar una batalla épica que deslumbrará especialmente a quienes decidan ver esta producción en formato Imax.

Publicidad

El desenlace de la producción concluye con la premisa de que el amor es definitivamente la fuerza más grande del universo y que la valentía se encuentra incluso en los más pequeños, mientras ofrece nuevas pistas que conectan este filme con otras producciones de la fase 4 del UCM, como Eternals (2021) y Moon Knight (2022).

El público puede estar tranquilo, Chris Hemsworth no se despide todavía de Thor, pues tras una optimista y conmovedora segunda escena poscréditos, en donde aparece otro personaje muy querido, se anuncia que el héroe regresará.