La cinta está envejecida y deteriorada, pero cuatro palabras en su amarillenta etiqueta desvelan su verdadero valor: John Lenon (sic) - Skyrum Verge, una grabación inédita del ex Beatle que se subasta este martes en Copenhague.

La cinta de 33 minutos de duración, con una entrevista y algunas canciones del célebre músico, tiene un valor estimado de entre 27.000 y 40.000 euros (31.600 y 46.800 dólares).

Sus propietarios hasta ahora eran un grupo de sexagenarios daneses que, hace más de 50 años, cuando apenas eran unos estudiantes de instituto, conocieron a Lennon e incluso disfrutaron en privado de sus canciones.

Un casete con la grabación de las entrevistas de cuatro escolares daneses a John Lennon y Yoko Ono durante la estancia invernal de la famosa pareja en Thy, en Jutlandia, Dinamarca, en 1970. Foto: -- Ida Marie Odgaard

La historia de esta cinta perdida durante medio siglo comienza a comienzos de los años 1970, en un calamitoso día de invierno en la península de Jutlandia (la Dinamarca continental).

Publicidad

Cuatro chicos que escriben para el periódico de su instituto desafían el viento y la tormenta de nieve para llegar hasta su ídolo, John Lennon, que pasa ese invierno con su mujer Yoko Ono en un rincón de este país escandinavo.

“Entramos en el salón y vimos a John y a Yoko (...) sentados en un canapé. Era fantástico. Nos sentamos también y estuvimos bastante apretados unos al lado de los otros”, recuerda Karsten Højen, uno de los propietarios de esta reliquia vendida con fotos de ese día y un ejemplar del diario.

“Yo estaba sentado al lado de Yoko Ono y John Lennon al lado de Yoko. Hablamos, pasamos un buen rato. Incluso estiró las piernas sobre la mesa con sus calcetinas de lana. Era muy íntimo”, dice este gigante bonachón, que ahora tiene 68 años.

Un casete con la grabación de las entrevistas de cuatro escolares daneses a John Lennon y Yoko Ono durante la estancia invernal de la famosa pareja en Thy, en Jutlandia, Dinamarca, en 1970. Foto: -- IDA MARIE ODGAARD

A finales de diciembre de 1969, en un episodio hasta ahora olvidado, John Lennon y Yoko Ono acuden al reino escandinavo para estar cerca de Kyoko, la hija de ella, que vivía con su padre en el norte de Jutlandia.

La visita fue discreta pero llamó la atención de los lugareños y el cantante organizó una rueda de prensa que coincidió con el día del retorno a clases, explica Højen.

Él y sus amigos convencieron al director para saltarse esa jornada y poder ir a hablar con el cantante meses antes de la disolución de los Beatles.

Publicidad

Debido a una serie de rocambolescas circunstancias y de la horrorosa meteorología, los cuatro estudiantes pudieron estar con su entrevistado en un ambiente distendido y familiar.

¿Para un museo o a Yoko Ono?

El 9 de octubre de este 2020 el recordado John Lennon habría cumplido 80 años.

Højen y sus amigos decidieron desprenderse de su tesoro porque ya no le sacaban realmente provecho y no contaban con compartirlo con su numerosa descendencia.

“Estaríamos contentos si un museo se interesara o, por qué no, la misma Yoko Ono”, dice este consultor de gestión cultural.

Para escuchar la cinta, que no está disponible en ningún otro lugar, se necesita un buen lector de casetes. Un extracto difundido hace pensar que la calidad es todavía correcta.

“Hay que relajarse y tomarse un buen tiempo para escucharlo”, dice Alexa Bruun Rasmussen, responsable de la casa de subastas Bruun Rasmussen que se encarga de la venta.

“Tocan +Give peace a chance+, pero con palabras diferentes y (Lennon) incorpora aspectos daneses locales, lo que evidentemente es muy divertido para nosotros. También tocan +Radio Peace+, que jamás ha sido publicada”, explica.

Según ella, escuchar la cinta es muy emotivo.

“Es muy sincera, muy local. Pienso que esto la convierte en única porque John Lennon habla a unos jóvenes estudiantes, comparten la pasión del mensaje de paz. Y vemos claramente que entre ellos hay una conexión”, dice Bruun Rasmussen.

Karsten Højen ha explicado los permenores de ese día de invierno a sus hijos y nietos. Pronto, ese será su único recuerdo puesto que vende la cinta sin haberla digitalizado. (I)