El cineasta ecuatoriano Tito Jara, recordado por su filme A tus espaldas (2011), vuelve a emprender un recorrido de proyecciones con su nueva película El rezador, cuyo estreno será en el Festival Internacional de Cine de la India IFFI-GOA, que se celebra hasta el 28 de noviembre. Pero no solo eso, la cinta coproducida por España y Colombia será transmitida por HBO Europa y por Televisión Española. “Fuimos seleccionados entre un grupo de 22 películas por estrenarse para tener la participación de este conglomerado audiovisual”, menciona Jara sobre el filme que compartirá parrilla con otros, como Madres paralelas, de Pedro Almodóvar.

En la siguiente entrevista el cineasta comparte con EL UNIVERSO sobre esta última producción que le tomó nueve años. “De a poco comienzan a llegar esas historias y sientes esa necesidad irrefrenable, imparable de comenzar a escribir y de querer que se convierta en una película”, afirma.

Tito Jara, director ecuatoriano.

1. ¿De qué manera recibe todas estas buenas noticias que están llegando para El rezador?

Las tomo con bastante alegría, con mucha emoción y sobre todo con muchas expectativas de saber que vamos a tener la posibilidad de conectarnos con un público amplio, sobre todo después de haber transcurrido un proceso de casi ocho, nueve años para la realización de la película, desde escribir el guion, encontrar el desarrollo adecuado, los socios adecuados para poder grabar una película y terminarla. Un proceso que en cualquier parte del mundo es complejo y en el Ecuador algo más.

2. ¿Y el llegar a una cultura diversa como la India?

Ir a un público completamente distinto, en un contexto distinto cultural, muy alejado al que inclusive trata la película, me da mucha curiosidad de cómo ese público puede recibir la historia que estoy contando.

Publicidad

3. ¿Cuándo se estrenaría en Ecuador?

Yo espero que los primeros meses del próximo año, para mí sería ideal abril.

4. ¿De qué trata su película El rezador?

Es la historia de un pequeño estafador que vive en la ciudad de Quito y que escucha que en un barrio del norte, que se llama Atucucho y que está al inicio del volcán Pichincha, hay una niña que mucha gente cree que es milagrosa, entonces él se acerca a la familia de esta niña y les propone crear un gran negocio y funciona. El negocio se hace tan grande y tan lucrativo que se les va de la mano. Tú sabes cuando hay dinero de por medio, las cosas tienden a salir mal.

Evoluciona por otros caminos como la relación de la familia, la explotación que se hace de esta niña y la relación que ‘el rezador’ tiene con esta familia.

“El Rezador” es un thriller que narra la historia de un precario estafador que manipula a la familia de una “niña milagrosa” y crea un negocio tan grande y lucrativo, que inevitablemente se les saldrá de las manos. Foto cortesía

5. ¿Cómo surgió o llegó esta historia a su vida?

Hay cosas que suceden a mi alrededor que se me quedan grabadas. En el caso de El rezador sucede que hace bastante tiempo yo fui a un funeral y en ese funeral estaba un cura que daba una misa de cuerpo presente, pero algo no me calzaba, la ropa no era exacta a la que yo esperaba de un cura. Entonces empecé a preguntar quién había traído al cura... hasta que llegamos a los dueños de la sala y dijeron que debe ser un estafador que siempre se mete, finge dar una misa y se lleva la limosna y se escapa.

Publicidad

Después de muchos años, no me olvidé nunca del estafador. Entonces comienzo a divagar y le puse un nombre a su actividad, le puse el rezador. Empecé a pensar que si este tipo con esta calidad amoral es capaz de lucrarse con el dolor ajeno, con las creencias de los demás, qué sería capaz de hacer si le doy la oportunidad de crear un gran negocio. Entonces allí escuché la historia de una niña milagrosa de Manabí llamada Santa Gema... y finalmente les di la oportunidad de que se encuentren él y la niña milagrosa, en Quito.

A Tito Jara le tomó 9 años hacer la película.

6. Una vez más Quito es escenario de una película suya

Para mí Quito es importante, es un personaje. Me gusta hablar desde las cosas que yo siento de esta ciudad.

7. Su elenco cuenta con las actuaciones estelares de Carlos Valencia y Andrés Crespo. De esta manera, el público volverá a vivir la experiencia de verlos actuar juntos.

Claro, juntos son maravillosos. En esta película tienen esa posición de antagonistas entre ellos, espero que a la gente le guste mucho porque hay una dinámica muy especial entre ellos en la actuación.

Los actores Carlos Valencia y Andrés Crespo son los antagonistas de la película.

8. ¿Considera a la coproducción como una buena estrategia para llegar a otros espacios, aunque esto signifique compartir la nacionalidad de la película?

La coproducción es una necesidad y, por suerte, también una posibilidad, a través de acuerdos que tienen los países. Por ejemplo, existe un acuerdo iberoamericano de coproducción en el que estamos suscritos el Ecuador, ojalá existan más acuerdos. Esta posibilidad nos permite encontrar aliados estratégicos que te ayuden a levantar esa película, a que se haga realidad, inclusive teniendo acceso a más fuentes de financiamiento, ya no estás solo. De alguna manera, entiendes que tu público no solamente es el del Ecuador, sino que existe un público en distintos espacios que puede acceder a nuestras historias y le puede parecer tan atractivas como nos parecen a nosotros las historias que nos llegan desde otros lugares.

Publicidad

Eso no tiene que afectar el entorno cultural en que se desarrolla la película, no significa necesariamente que tu película tenga que transcurrir en esos otros países. Es beneficioso en todos los sentidos, ojalá podamos coproducir mucho más.

9. ¿Qué hay con el proceso de tocar puertas en las salas de cines grandes del país?

Es importante que conversemos con los exhibidores, yo creo que existe apertura de los dos lados, para comprender cuáles son nuestras verdaderas necesidades frente al sistema en el que todos trabajamos. Yo creo que es un proceso, mientras más conversemos, mientras más nos entendamos, las cosas van a ser beneficiosas para todos los elementos que estén involucrados en el sistema. (I)