Emergency comienza como cualquier otra película de jóvenes en la transición a la vida universitaria, pero de inmediato desde una perspectiva racial da un giro siniestro con imprevisibles acontecimientos en la noche de farra de sus protagonistas.

Al contrario de las divertidas interacciones que jóvenes blancos tienen con policías en clásicos del género como Super cool, cuando se van de copas locas, los universitarios negros Sean y Kunle entran en pánico cuando encuentran a una menor de edad blanca desmayada en la sala de su casa.

Frente a la comprometedora situación, descartan llamar al servicio de emergencias temiendo ser automáticamente responsabilizados por ser negros y deciden pedir ayuda a su compañero de cuarto que es latino para llevarla al hospital. Aquí arranca una serie de graciosas pero también aterradoras consecuencias.

“Parece que va a ser una comedia de jóvenes universitarios como Súper cool, creo que incluso los personajes quieren que sea una comedia adolescente, pero no lo es, no puede serlo”, dijo la escritora K. D. Dávila en entrevista con la AFP.

Publicidad

“Lo que es una jodida y amarga realidad sobre cómo es la vida para mucha gente”, concuerda el director Carey Williams sobre el rumbo que toma la trama de la película.

Emergency, que se estrenó en los cines de Estados Unidos el viernes y estará en Amazon Prime una semana después, muestra lo que todos los días enfrentan los jóvenes negros o marrones, vistos de inmediato por la sociedad como una amenaza.

Creciendo “vi cómo mi papá y otros hombres en mi familia, especialmente quienes tenían la piel más oscura, tenían que hacer estas extrañas consideraciones cada vez que iban a cualquier lugar, de anticipar coómo serían percibidos”, dijo Dávila, quien es mexicoamericana.

“Tú puedes hacer todos estos cálculos y hacer lo mejor posible para proyectar ‘inocencia’ o lo que sea. Pero, a veces, no importa. Igual puede ser que te pare la policía y te revise sin ningún motivo”.

Publicidad

Dávila y Williams colocaron todo esto en una película corta premiada en 2018 en festivales como Sundance y SXSW, celebrado en Texas, antes de que Amazon y un elenco que incluye a la estrella del pop Sabrina Carpenter se subieran a bordo de la versión larga que se estrena este año.

Durante la pausa entre ambos proyectos se produjo la explosión de las protestas del movimiento Black Lives Matter, la muerte de George Floyd a manos de policías blancos y una discusión mayor sobre la importancia de la diversidad en Hollywood, pero los cineastas no ven su película como un tópico del momento.

“Esto no es nuevo. Nos alegra que la gente ha estado hablando sobre esto e involucrándose. Pero la idea de que fue necesario llegar a este punto es sorprendente”, opinó Dávila.

“Catártica y graciosa”

En alusión a cuán superficial es el cambio de la sociedad, una pareja blanca que en su jardín tiene una pancarta de Black Lives Matter se filma, indignada, confrontando a Sean y a sus amigos solo por haber estacionado de noche frente a su casa.

Publicidad

Pero los cineastas no quieren predicarles a los blancos sobre asuntos raciales.

“No es algo como ‘Te estamos enseñando cuán mal está esto’”, dijo Dávila.

Emergency fue hecha “para gente que ha pasado por esto, que vive en esta cultura del miedo”.

“Esperamos que la película sea catártica y graciosa para la gente que ha pasado por esto. Es esto que tal vez sea un poco diferente en nuestro abordaje”.

Publicidad

La cinta “debería llevarnos a reflexionar sobre cómo estos jóvenes tienen que conducirse en este mundo”, dijo Williams.

Pero el director también vio en la producción una oportunidad de abordar las diferentes formas en que los jóvenes se relacionan con “la masculinidad negra y la vulnerabilidad”.

Kunle (Donald Elise Watkins) viste camisas planchadas y pantalones caquis. Es confiado y de entrada no cree que sea tratado de forma diferente por su color de piel. En contraste, Sean (R. J. Cyler) es más extrovertido y arrogante, al tiempo que la vida le ha metido bajo la piel un temor a la autoridad.

Y así la noche se desarrolla con el par tomando decisiones muy diferentes, pero Williams espera que la audiencia empatice con ambos.

“Hay mucho humor en la forma en que reaccionan e interactúan tratando de hacer lo correcto y de librarse de esta situación”. (I)