‘’Si te metes con uno, te metes con todos’'. Esta contundente frase pertenece a la película Freaks o Garras humanas en su mala traducción en español. Efectivamente, Freaks es un filme que a 90 años de estrenado goza de una bien ganada fama y se ha convertido en objeto de culto por una poderosa razón, pues constituye un golpe directo a la cara de lo políticamente correcto, y es por esto que también se convirtió en una película maldita, pues el fracaso de taquilla en su estreno la condenó al olvido durante décadas, algo que cambió en los años 60.

Es que el tema de la película gira en torno a las peripecias de un grupo de personas con deformidad que conviven en una feria de atracciones y que deambulan de un extremo a otro de los EE. UU.

Basada de manera libre en el relato pulp de Tod Robbins titulado Espuelas y publicado en 1923, en la película una ambiciosa y hermosa mujer seduce a uno de los enanos de feria con la intención de robarle y luego matarlo en complicidad con el forzudo del espectáculo lo que lleva a los fenómenos a practicar una terrible venganza.

Freaks es un filme tenebroso y nada complaciente, la última escena a pesar del paso del tiempo sigue poniendo los pelos de punta, pues el director Tod Browning no escatima lo escabroso para dar una pincelada final cargada de horror.

Publicidad

En la película Browning, para causar molestia al público sensible, hace desfilar gemelas siamesas, hermafroditas, seres de cabeza pequeña y un personaje que carece de piernas y brazos y que tiene como número especial encender un cigarrillo con una cerilla. Con estos actores y con esa temática, el director logra hacer un filme con un atractivo de mezclar lo chocante con toques de humor negro lleno de sutilezas.

La película fue estrenada en 1932. (Foto: IMDB)

Otro aspecto interesante de la cinta es que está llena de simbolismo, especialmente cuando muestra a los deformes que están llenos de humanidad y solidaridad en comparación con los humanos normales que en su interior son los verdaderos monstruos.

Y es en este punto en donde radica lo subversivo de la película, una cinta quizás única en su contenido y fuera de lo normal.

Detalles:

Publicidad

Freaks se rodó en nueve semanas, desde mediados de octubre de 1931 hasta diciembre del mismo año.

Realizar el casting fue una verdadera odisea para el estudio Metro Goldwin Mayer, pues cientos de fenómenos de feria enviaron sus hojas de vida.

Altos ejecutivos del estudio pidieron a gritos cancelar el proyecto, pues lo consideraban una monstruosidad.

La cinta fue un desastre en taquilla debido a la mala prensa y destruyó la carrera como director de Tod Browning, famoso anteriormente por haber dirigido a Lon Chaney en la época muda y ser el artífice de la dirección de Drácula que catapultó a la fama a Bela Lugosi.

Publicidad

La película fue mutilada por la censura y acortada en casi 30 minutos de su metraje original.

La cinta estuvo olvidada durante casi tres décadas hasta que se volvió a proyectar en 1967 en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, donde fue todo un éxito.

Freaks se convirtió en objeto de culto e inspiró trabajos de artistas como Diane Arbus, Federico Fellini y Andy Wharhol.

Series de televisión como Carnival de HBO y American Horror Story le han rendido sentidos homenajes a una película que cambió de manera fuerte la concepción de hacer cine. (O)