Cada año se hacen cientos de películas, y esta ha sido la norma desde los primeros días de Hollywood. Son miles de películas cada año. Muchas de ellas son olvidables, pero hay algunas que logran resistir el paso del tiempo. Otras tienen un potencial de repetición interminable: la fatiga del espectador nunca se presenta y cada visualización puede sentirse como la primera vez.

Steven Spielberg es un cineasta que tiene muchos de estos tipos de películas en su larga filmografía, en la que E. T. the Extra-Terrestrial puede ser su clásico inmortal.

El 11 de junio de 2022, E. T. cumple oficialmente el gran 40. Y si eso lo hace sentir viejo, pero también joven de corazón, no está solo.

Publicidad

Para muchos ochenteros, E. T. fue esa película que nunca perdió su sentido de la maravilla, la imaginación y los temas sinceros sobre los dolores de crecer y aprender a dejar ir. Se ríe y se llora obviamente con cada visualización, pero también había algo fascinante en ver esta película, y ese cierto algo es un sentimiento que comparten muchos espectadores. Ya sea la amistad única entre E. T. y Elliot, la majestuosa partitura de John Williams o los magníficos efectos prácticos, es una película tan inmaculada a los 40 años como lo fue en su estreno.

El filme logró cuatro premios Óscar y un montón de premios más. El mismo Steven Spielberg siempre ha reconocido que se trata de su trabajo más personal: la infancia solitaria y una familia cruzada por el divorcio de los padres son el reflejo de su propia historia, con la que logró cautivar a todas las generaciones por igual. “Le debo mucho a esta criatura de otro mundo”, dijo el director hace veinte años.

Ciertos elementos que hacen de ‘E. T.’ muy especial

Si se pregunta a mucha gente cuál fue la mejor película sobre la mayoría de edad de la década de los 80, la respuesta sin duda será Stand by Me (1986). Es difícil discutir con eso, pero E. T. también está muy cerca en términos de brindarle al público una muestra creíble de lo que significa ser joven e inocente.

Publicidad

“No hice E. T. con tremendas visiones de grandeza. Simplemente quería hacerla. La llevaba en mi corazón. Es un cliché decir que esta película es para el niño que llevamos dentro. No, esta película es para las personas que somos, las que hemos sido y las que queremos volver a ser”. Así resumía el director, productor y guionista estadounidense Steven Spielberg sus intenciones con el entrañable extraterrestre que marcó el imaginario de toda una generación para siempre.

Es una película que se puede disfrutar estrictamente como una pieza de puro entretenimiento, pero los temas y la estructura de ella están llenos de múltiples ejemplos de metáforas, símbolos y mensajes conmovedores. De estos temas, la mayoría de edad y los lazos de amistad son fácilmente los más reconocibles.

Publicidad

La bienvenida que Elliot y sus hermanos le dan a su nuevo amigo de otro mundo es un brillante ejemplo de comunicación positiva y abierta y de compasión. Pero la presencia de E. T. también transforma a Elliot, y su eventual partida le permite a Elliot experimentar una de las certezas más agridulces de la vida: la pérdida.

Ya sea una mascota, un miembro de la familia o la separación de amigos de la infancia, ser joven y aceptar la pérdida es algo que todos experimentamos a una edad temprana, y aprender a concentrarnos en los buenos momentos es lo más importante. La conmoción de E. T. es quizás su legado más perdurable para los espectadores habituales y las nuevas generaciones de audiencia.

Sus 40 años

La película se agregó al Registro Nacional de Películas de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos en 1994, en solo su segundo año de elegibilidad. El hecho de no haberse llevado el Premio de la Academia a la mejor película en 1982 todavía se clasifica, para muchos cinéfilos, como uno de los mayores descuidos en la historia del Óscar, y prácticamente todos han oído hablar de la película sin importar su edad actual.

La historia de Spielberg de llevar a la gran pantalla la relación de un niño solitario y de padres divorciados que se hace amigo de una criatura del espacio rompió todos los récords de la época: su estreno caló como el más taquillero hasta entonces (incluso destronando a La guerra de las galaxias). Fue una sorpresa para todos porque los estudios de producción tenían dudas a la hora de financiarla, ya que estaban convencidos de que las historias de extraterrestres invasores eran la fórmula que mejor funcionaba en la pantalla grande y de que las películas infantiles no tenían buenos resultados.

Publicidad

Este filme es un ejemplo de lo que se puede lograr en términos de reputación icónica similar a muchos de los clásicos de la edad de oro de Hollywood desde principios hasta mediados del siglo XX. Se han estrenado muchas películas clásicas desde ese verano del 82, pero E. T. es la que se las arregla para estar por encima del resto, y mantiene este logro al no ser más que una simple historia sobre un niño y su pequeño amigo de otro mundo.

¿Secuela?

E. T. the Extra-Terrestrial es a prueba de reinicio/remake, eso al menos mientras Steven Spielberg esté con vida. El aclamado cineasta también se ha mantenido firme durante mucho tiempo en que nunca, bajo ninguna circunstancia, habrá una secuela de E. T. Y, pensándolo bien, esta decisión tiene mucho sentido. No se puede recuperar un clásico de esta magnitud, y el final de la película es lo que le da su poder e impacto inconfundibles. Otras películas inolvidables sí han tenido secuelas con éxito, pero E. T. es singular en la historia del cine; no necesita de secuelas.

Curiosidades

  • Steven Spielberg filmó la mayor parte de la película desde el nivel de los ojos de un niño para conectarse aún más con Elliott y E. T.
  • El final de la película fue una de las experiencias musicales más significativas para el compositor John Williams . Después de varios intentos de hacer coincidir la partitura con la película, Steven Spielberg sacó la película de la pantalla y animó a Williams a dirigir la orquesta como lo haría en un concierto. Lo hizo, y Spielberg reeditó ligeramente la película para que coincidiera con la música, lo cual es inusual, ya que normalmente la música se edita para que coincida con la película. El resultado fue que Williams ganó el Premio de la Academia de 1982 a la mejor banda sonora original.
  • En la escena de Halloween, cuando E. T. ve a un niño disfrazado de Yoda y parece reconocerlo, esta es una broma interna de Steven Spielberg sobre su buen amigo, el creador de Star Wars, George Lucas. En Star Wars: Episodio I - La amenaza fantasma (1999), Lucas le devuelve la broma en una escena que se desarrolla en el senado galáctico. En la toma de varios senadores llamando, se pueden ver las especies de E. T. entre las cápsulas del senado en la esquina inferior derecha.
Escenas de 'E.T., el extraterrestre', con un joven Steven Spielberg en el centro.
  • En un momento durante la filmación, Drew Barrymore constantemente olvidaba sus líneas, lo que molestaba a Steven Spielberg hasta el punto en que realmente le gritaba. Más tarde se enteró de que ella se había presentado a trabajar con fiebre muy alta. Sintiéndose culpable, la abrazó y se disculpó repetidamente mientras ella lloraba y lloraba. Luego la envió a casa, con una nota de su director.
  • El guion fue escrito en gran parte durante el rodaje de Indiana Jones: En busca del arca perdida (1981), en exteriores, durante los descansos del rodaje. Steven Spielberg le dictó la historia a la guionista Melissa Mathison, quien estaba allí con su entonces novio y futuro esposo, Harrison Ford.
  • Cuando la película se estrenó en video en los EE. UU., el casete de VHS estaba hecho de plástico verde como medida para confundir a los piratas de video. Para el 31 de diciembre de 1988, la película había vendido 15 millones de casetes.
  • La cara de E. T. se inspiró en el poeta Carl Sandburg , Albert Einstein y un perro pug.
  • Los cineastas habían solicitado que se usaran M&M para atraer a E. T., pero la compañía The Mars rechazó su solicitud, temiendo que E. T. fuera tan feo que asustara a los niños. En su lugar, se utilizaron Reese’s Pieces y, como resultado directo, las ventas de Reese’s Pieces se dispararon. Debido a esto, cada vez más compañías comenzaron a solicitar que sus productos se usaran en películas, una práctica común que se hacía anteriormente con la franquicia de películas de James Bond.
  • La voz de E. T. fue proporcionada por Pat Welsh , una anciana que vivía en el condado de Marin, California. Welsh fumaba dos paquetes de cigarrillos al día, lo que le dio a su voz una calidad que le gustaba al creador de efectos de sonido Ben Burtt. Pasó nueve horas y media grabando su parte, y Burtt le pagó $ 380 por sus servicios. Burtt también grabó a otras 16 personas y varios animales para crear la “voz” de E. T. Estos incluyeron a Spielberg; Debra Winger; la esposa dormida de Burtt, que estaba resfriada; un eructo de su profesor de cine de la USC; así como mapaches, nutrias marinas y caballos.
  • Ocupa el puesto número 6 entre las 100 películas más inspiradoras de todos los tiempos del American Film Institute (2006).