Los últimos estrenos de enero de 2022 llegaron recargados de horror y acción, con filmes como Festival sangriento y Posesión maligna. En esa cartelera siniestra resplandece un título que equilibra la marquesina con música y color. Se trata del anime de ciencia ficción fantástico Belle, una versión moderna del clásico cuento de hadas La bella y la bestia, de la autora francesa Jeanne-Marie Leprince de Beaumont (1756).

La historia sigue a Suzu (Kaho Nakamura), una estudiante japonesa de secundaria de 17 años que vive en la prefectura japonesa de Kochi. Cuando era niña, perdió a su madre en un accidente que aún no comprende del todo, por lo se ha distanciado de su bien intencionado padre para enterrar su dolor en un mundo virtual muy popular llamado U (muy parecido a Second Life o al universo OASIS de la película Ready Player One).

Allí ella es Belle (como el nombre de la protagonista del cuento de hadas, Bella). Gracias a que los datos biométricos de la comunidad virtual amplifican las fortalezas internas de sus usuarios, Belle es una superestrella del pop con cabello rosa.

En el mundo real, Suzu es un personaje tímido y cerrado que no se ve a sí misma como su avatar en línea, que tiene millones de fanáticos. Solo cuando Belle se encuentra con un personaje hostil parecido a un monstruo llamado El Dragón (un guiño a la bestia), Suzu aprende a reconocer lo poderosa que puede ser sin su secreta personalidad virtual. Siguiendo el contexto del cuento de hadas, también hay un castillo, una biblioteca y una rosa de por medio.

Publicidad

Belle es la personalidad secreta virtual de la estudiante Suzu (d).

El director Mamoru Hosoda (La chica que saltaba a través del tiempo, Los niños lobo) fue quien convirtió ese cuento de hadas tan familiar en una fábula virtual, en la cual busca reflejar con precisión la sociedad moderna y empoderar a su juventud, y donde la bestia es solo una de los millones de individuos que esperan ser “desenmascarados” en todos los sentidos, una realidad que también se aplica a la propia Suzu.

El Dragón tiene un diseño sorprendente, con cuernos de antílope y un mosaico de hematomas vívidos en la espalda: una bestia algo hipster que incluso inspira a sus imitadores a hacerse tatuajes a juego. El origen de esos moretones se convierte en el misterio clave de la historia, mientras Suzu navega entre el mundo virtual y el real en busca del hombre (o mujer) detrás del avatar. Los diseños de los personajes estuvieron a cargo de Jin Kim, exanimador de Disney (Frozen, Big Hero 6).

Belle se estrenó mundialmente el año pasado (15 de julio) en Cannes, donde es inusual que un anime (animación de origen japonés) llegue a encabezar el prestigioso festival de cine. De hecho, el encuentro no cuenta con una categoría dedicada exclusivamente a películas animadas. En ese sentido, más notable aún fue la larga ovación que recibió de pie Hosoda cuando culminó la película: catorce minutos, que superó la de nueve minutos para The French Dispatch de Wes Anderson, que también se estrenó en Cannes este año. Los 22 minutos récord de aplausos los registra El laberinto del fauno en 2006.