Unos días antes de recibir en Madrid el Premio Platino del Cine Iberoamericano a su carrera, que suma ya más de tres décadas, el actor mexicano Diego Luna reflexiona en una entrevista a EFE sobre su trayectoria en cine, televisión y teatro, delante y detrás de las cámaras, y sobre el motor de su vida: sus hijos y la libertad creativa.

¿Cómo sienta que le den un premio a su carrera con solo 41 años?

Pues sí me siento viejo, pero eso ya me pasa todas las mañanas, no puedo echarle la culpa al premio. Lo agradezco muchísimo porque los reconocimientos está bien que lleguen cuando todavía puedes hacer cosas, cuando significan algo en tu carrera y te pueden motivar a seguir y tomar nuevos retos. Y a mí me llega en un momento en el que siento que tengo mucho que hacer y explorar. Y me recuerda también que empecé muy joven, a hacer teatro a los seis años y cine a los once. Pero no vengo cansado ni harto, sino al revés.

El actor y director mexicano Diego Luna posa para el fotógrafo durante una entrevista con la Agencia EFE, este jueves en Madrid, en la que reflexionó sobre su trayectoria en cine, televisión y teatro, delante y detrás de las cámaras, días antes de recibir el Premio Platino del Cine Iberoamericano a su carrera. Foto: Emilio Naranjo

¿Qué ve cuando echa la vista atrás?

Publicidad

Me gusta más mirar hacia los lados y ver quién me acompaña, con quién estoy, con quién trabajo... Tiendo a mirar atrás para entender de dónde vengo y saber a dónde quiero ir. Una cosa que para mí es vital es saber que he estado donde he querido estar porque he tomado decisiones, valoro mucho la libertad.

¿Qué le parece la existencia de los Premios Platino como unión del audiovisual de Hispanoamérica?

Es indispensable imaginarnos más como bloque, pensar que lo que nos conecta y acerca es mucho más que lo que imposibilita la interacción. Hemos dejado que las fronteras nos definan, vivimos con una fractura terrible. Se sabe poco del cine mexicano en España, se sabe poco del cine colombiano en México. Y nos hace falta interactuar con mucha más libertad. Pensar en bloque, como una película en inglés, que se ve en todos los países que hablan inglés (…) Agradezco que los Platino hagan este esfuerzo de juntarnos y recordarnos que somos una comunidad que debe mantenerse unida y pensar en bloque para ganar terreno.

¿Cuál es su principal motor creativo?

Mis hijos y explorar mi paternidad. Creo que es lo más importante que he hecho en mi vida. La vida se simplifica muchísimo porque hoy todo lo que hago tiene que ver con ellos. Es indispensable que tenga sentido para ellos, que el destino final sea entregarles el proyecto y poder conversarlo. Todo lo que hago como productor y sobre todo como director es una reflexión constante de dónde estoy yo en términos de mi paternidad, las revelaciones que me ha traído.

Precisamente en su última serie Todo va a estar bien (Netflix) habla mucho de familia, de los nuevos modelos. ¿Una familia tan alternativa es posible hoy?

Publicidad

Esa familia es posible en el mundo en que vivimos hoy y de hecho las conozco y de ahí viene la reflexión. Pero no se trata de decir que ese es el modelo familiar que debe emocionarnos, sino que nos corresponde intentar un modelo familiar que se ajuste a nuestras necesidades. Tenemos que redefinir el concepto de familia para que tenga sentido.

¿Es verdad que habla en lenguaje no binario?

Lo trato de hacer, pero me cuesta trabajo porque soy de otra generación. Pero estoy intentando decir “mis hijes”. Después lo hago mal y digo “hijos e hijas” y a veces vuelvo a hablar como en los noventa… Estoy en ese momento de transitar, pero mi hija me corrige a cada rato y me parece justo hacer un esfuerzo porque tiene que ver con un reconocimiento que es indispensable.

Hace unos días un medio clamaba por los fondos públicos recibidos por la asociación civil Ambulante (fundada por Luna y Gael García Bernal) y se armó un escándalo en redes y medios. Cuando estallan casos así, ¿se siente usted mal pagado por la sociedad, cuando usted siempre lleva a México por bandera?

Trato de no pensar en eso. Yo más bien lo que agradezco es la cantidad de tiempo que llevo trabajando haciendo lo que me gusta, llegando a ciertos públicos, conquistando espacios y acompañando a otras voces. No tengo nada que decir realmente al respecto porque para mí la sensación de logro, el éxito, está en otro lado. Está en poder experimentar esa libertad de sentirme creativo y libre de contar y ser quien quiero ser. Y eso lo he sentido siempre.

Decía al comienzo que los premios son un impulso para crecer. ¿Cuáles son hoy sus sueños?

Poder estar cerca de mi hija y de mi hijo, verles crecer, esa certeza sí me la trajo la pandemia. De nada sirve poder estar en todos lados si no estás en el lugar donde tienes que estar, que para mí es cerca de mis hijos y de mi padre (…) Anhelo esa estabilidad. Y luego también me gustaría vivir en una sociedad que le dedique tiempo a lo importante (…) enfocarnos en transformar nuestra realidad y asegurarnos de que las cosas mejoren. Tenemos la oportunidad de hacerlo y está en nosotres. Ahora sí que lo dije bien.

Los Premios Platino del Cine Iberoamericano fueron creados por la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (Egeda) en colaboración con la Federación Iberoamericana de Productores Cinematográficos y Audiovisuales (Fipca), las Academias de Cine iberoamericanas, Latin Artist y el apoyo de los Institutos de Cine, para reconocer a los profesionales de la industria cinematográfica es las nacionalidades europeas, sudamericanas, norteamericanas y caribeñas.

Fecha de la ceremonia: 3 de octubre de 2021