Val Kilmer logró superar el cáncer de garganta que lo afectó años atrás pero su voz nunca regresó. Sin embargo, este hecho no lo detuvo de aceptar la invitación de Tom Cruise para participar en la nueva entrega de Top Gun que se estrena más de tres décadas después del filme original que lanzó a ambos actores al estrellato.

En la película de 1986, Kilmer interpretó al competitivo piloto apodado Iceman, quien desafía constantemente a Maverick (Cruise) sobre quién de los dos es mejor, aunque para el final de la cinta, logran superar sus diferencias y convertirse en grandes amigos, estrechándose las manos como señal de paz.

La nueva producción estrenada hoy a nivel mundial trae de vuelta a Tom “Iceman” Kazansky quien ha llegado a alcanzar una posición destacada de autoridad y es quien ordena el regreso de Maverick para que entrene a un grupo de pilotos para una misión. El personaje, sin embargo, refleja una salud quebrantada, al igual que Kilmer en la vida real.

Tom Cruise en el set de 'Top Gun: Maverick', de Paramount Pictures. Foto: Scott Garfield

¿Cómo enfrentó la producción la dificultad del actor para hablar? Primero hicieron que Iceman tuviera diálogos escritos a través de mensajes de texto o de la pantalla de un computador, pero también recurrieron a la tecnología para replicar la voz original del actor en un programa inteligente que pudiera decir sus líneas.

Publicidad

En agosto del año pasado, la startup tecnológica con sede en Londres, Sonantic, se asoció con Kilmer para crear una voz impulsada por inteligencia artificial para el actor, que finalmente se usó en Top Gun: Maverick.

“Desde el principio, nuestro objetivo era hacer un modelo de voz del que Val estuviera orgulloso”, publicó entonces John Flynn, CTO y cofundador de Sonantic. Estábamos ansiosos por devolverle su voz, proporcionando una nueva herramienta para cualquier proyecto creativo que se avecine”.

Val Kilmer: el actor que sigue allí después del cáncer

Después de limpiar viejas grabaciones de audio de Kilmer, la startup usó un “motor de voz” para enseñarle al modelo de voz cómo hablar como él. Finalmente, el audio se sincronizó con la actuación del actor en la cinta, en una conmovedora escena junto a Cruise.

Kilmer expresó que Sonantic había restaurado magistralmente su voz de una manera que nunca imaginó posible. “Como seres humanos, la capacidad de comunicarnos es el núcleo de nuestra existencia, y los efectos del cáncer de garganta han dificultado que los demás me entiendan”, agregó. “La oportunidad de contar mi historia, con una voz que se siente auténtica y familiar, es un regalo increíblemente especial”.

Ver a su padre en la pantalla grande resultó además especialmente conmovedor para Mercedes Kilmer, hija del actor. “Significó mucho para mi padre, ya que está muy orgulloso de esa película. Esto es lo que le encanta hacer y fue alucinante y muy especial para mi papá estar en el set con todos sus amigos que hicieron esta película cuando tenían mi edad”, comentó para el New York Post.