Entre los secretos y los celos se balancea el nuevo estreno de una de las sagas adolescentes más comentadas del momento. La historia de Hessa (Tessa + Hardin) está ya en la pantalla grande con la tercera parte de After: almas perdidas.

Basada en el fenómeno literario de Anna Todd, traducido a más de quince idiomas y lanzado en más de 30 países, After: almas perdidas retoma las vidas de Tessa (Josephine Langford) y Hardin (Hero Fiennes Tiffin). A pesar del amor y de la pasión que sienten ambos, la pareja tendrá que hacer frente a dificultades en su relación y demostrar que están hechos el uno para el otro.

“No describiría a Hardin como tranquilo en esta película, porque se pone muy celoso en varias situaciones, lo que hace que se pueda tambalear su relación... pero sí que está intentando ser una mejor persona, y eso creo que es importante”, contó a EFE el actor Fiennes Tiffin.

Esta tercera entrega muestra a una Tessa graduada y preparándose para ir a Seattle, la ciudad más grande del estado de Washington (costa noroeste de EE. UU.), por el trabajo de sus sueños en Vance Publishing. La joven invita a Hardin a que se mude con ella, pero él propone otra opción: irse a vivir juntos a Londres, en busca de un futuro juntos.

Publicidad

Tessa se enfrenta además a la aparición de su padre, luego de diez años sin saber de él. “Hace al menos diez años que Tessa no ve a su padre, entonces cuando él vuelve a entrar en su vida pone sus sentimientos a flor de piel, es muy protector y se preocupa por su seguridad. Está a gusto con su regreso, pero ahora mismo tiene muchas cosas con las que lidiar”, resalta la actriz Langford.

Peleas, desacuerdos y giros inesperados marcan la relación de Hessa, en medio de una pasión entre ambos que es muy fuerte. Sin embargo, la joven está cansada de los celos, la ira y el perdón, por lo que tendrán que tomar una decisión final.

La cuarta parte, denominada After, amor infinito, se filmó al mismo tiempo que la estrenada recientemente, algo que para los protagonistas fue complicado y emocionante a la vez.

“Nos lo pasamos muy bien, pero era un poco lioso. De repente acabábamos de rodar una escena de la mitad de la tercera película y dábamos el salto a una escena del final de la cuarta”, reconoce a EFE Fiennes Tiffin.

Paula Vázquez Prieto, del diario La Nación, la califica como una película melodramática y vacía de sensaciones. “Padece los mismos problemas que signaron a sus predecesoras: falta de profundidad y hasta de sensualidad”.

Por su parte, André Didyme-Dome, en Rolling Stone Colombia, hace una fuerte crítica sobre su trama. “Lo imperdonable de esta tercera entrega no tiene que ver con su descuido o que quiera convertir el “porno para mujeres” en “porno para adolescentes”, sino en lo aburrida, tediosa, torpe y recalcitrante que es...”.

After: almas perdidas se presenta en las salas de cine del país. (E)