Publicidad

Presentadores del programa De Boca en boca extrañan la competencia, sin dejar que las críticas los afecten

En la pantalla chica nacional, la producción de TC Televisión cumplirá en junio seis años al aire. Actualmente están buscando un nuevo rostro que se sume al equipo de reporteros para cubrir farándula.

Silvana Torres (i), Lissette Cedeño, Miguel Cedeño y Cinthya Naveda son los presentadores del espacio de farándula De boca en boca, de TC Televisión. Foto: redaccion

Han logrado mantenerse en pantalla. Los cambios han sido necesarios y si antes las producciones de similar formato que existían en otros canales se disputaban con ellos la teleaudiencia, hoy son los únicos que manejan este estilo en la pantalla chica (aunque los programas matinales incluyan segmentos con estas noticias como parte de la programación). Desde su aparición hace cinco años, la polémica ha sido parte de su contenido.

El programa de farándula De boca en boca, en TC Televisión, va camino a su sexto aniversario (será en junio de este año). Su productor, Marlon Acosta, el equipo de presentadores y reporteros Miguel Cedeño, Cinthya Naveda, Silvana la Veneno Torres, Lissette Cedeño y Priscila Tomalá, comparten sus experiencias sobre el logro, afirman, de ser la única producción farandulera en televisión nacional.

“Para nosotros es gratificante porque cuando nosotros salimos al aire había sino recuerdo cerca de cinco programas, por diferentes motivos, y nosotros hemos logrado mantenernos gracias a la aceptación del público, al trabajo de los reporteros y presentadores y a pesar del problema actual que vive el mundo”, sostiene Acosta sobre su espacio.

Cedeño, en cambio, afirma que la existencia de otras producciones era también un estímulo en las coberturas diarias para conseguir primicias dentro de su contenido.

Publicidad

“Extrañamos esa competencia porque si bien es cierto estamos solos, pero no hay con quién por ahí pelear y ser siempre los primeros, aunque con o sin competencia no nos ha quitado eso”, asevera. Él también cumplirá seis años en el espacio.

Aunque De boca en boca hizo una pausa en la pantalla durante el inicio de la cuarentena y se mantuvo un mes, aproximadamente, con transmisiones desde casa, han retornado al canal con nueva escenografía. La estrenaron días atrás, y con nuevo segmento: un reality para buscar a un reportero, que será elegido por Stalyn Ramos, Mauricio Altamirano, quien fuera parte del staff de presentadores y ha vuelto de forma temporal, y Torres.

“Aparte de que nosotros seamos el único espacio de entretenimiento y espectáculo nosotros hemos roto barreras, pero esto no camina sin la experiencia de cada uno, de las personas que forman De boca en boca”, apunta Tomalá.

Detractores en redes

La cuenta en Instagram del programa registra actualmente 1,7 millones de seguidores y aunque no todos los comentarios llegan a ser positivos, las críticas nunca han sido un problema para este equipo, recalca Acosta.

“Si bien es cierto las críticas pueden llegar un momento a hacernos sentir mal, pero no le hacemos caso porque sabemos que es un número reducido de personas, sin sonar arrogante tratamos de ignorarlas; sin embargo, mientras más nos critican más la gente nos ve”, sostiene.

Para Naveda, los buenos y malos comentarios ‘son parte del negocio’. “Las pasiones que genera hacer farándula, lo que genera trabajar en televisión, acá los chicos tenemos más de 10 años en televisión, estamos acostumbrados a esto”, indica, mientras que su compañera Torres añade que “a veces nosotros vemos las redes sociales y decimos woow tantos comentarios negativos, pero también sabemos que esas mismas personas son nuestros fanáticos. De hecho yo soy a la que más me critican, pero soy de la más seguida y eso me gusta. De hecho a mí me encanta que me critiquen, eso significa que somos populares”.

Lissette Cedeño, en cambio, afirma que “mientras tengan clara la misión dentro del programa no se deja afectar por ningún tipo de crítica, porque siempre serán un motor para seguir haciendo su trabajo.

"Lamentablemente no somos monedita de oro para caerle bien a todo el mundo, y el comentario específico, en general, la gente lo tomó como que fue para Érika Vélez porque fue la que tuiteó en ese momento pero esa es la respuesta que nosotros siempre tenemos para todos, siempre vamos a defender el programa, siempre vamos a defender la farándula, sea quien sea, porque es el trabajo de uno, a uno le ha costado mucho, llegar a dónde está, llegar a posicionarnos, ser los primeros y siempre vamos a estar en contra de quienes ataque, porque son esas personas que nos atacan, los que tienen doble discurso, los que siempre están pendientes de la farándula. Ante su público o ante sus seguidores hacen ver como que no les gustan sin embargo tú los ves que están ahí sentados en sus casas viendo el programa, ya sea para criticarnos o estar informados (...) nuestros detractores son nuestros principales televidentes", sostiene Acosta.

En busca de sus nuevos talentos

Quiero ser reportero es el nuevo reality que se desarrolla dentro del programa De boca en boca. El segmento tiene como jurado al periodista Stalyn Ramos, Silvana Torres (presentadora de la producción) y al Cuy Mauricio Altamirano, quien fuera parte del staff de Acosta hasta mayo del año anterior y se encontraba en Estados Unidos.

Su participación en el canal, afirma Acosta, es temporal. “Estamos buscando un nuevo reportero, no es que el chico o chica que gane no formará parte, de inmediato a De boca en boca. Recién en ese momento entrará en proceso de formación, a acoplarse a la forma de reportear del programa, los chicos (presentadores) serán los responsables de guiarlos y en el momento que se necesite alguien, ahí entrará. Quien gane debe sentir amor por la farándula, siempre estamos conectados, vivimos la farándula. Quien gane tiene que tener esas mismas ganas”, menciona.

Acosta recalca, además, que desean un nuevo rostro, por ello no buscan entre los talentos ya conocidos de la pantalla. “Si bien es cierto hay reporteros que están sin trabajo en la actualidad, pero son buenos, ya están acostumbrados a su forma de trabajar como lo hacían en sus anteriores medios y les cuesta más trabajo adaptarse”, dice(I)

Redacción
Redacción

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?