Por MSc. Martha Belén Ortiz Celi
Nutricionista Clínica /Chef en Gastronomía Nutricional

Si tiene manchas oscuras en su piel en zonas como axilas, cuello o entre piernas preste mucha atención. El día de hoy empezamos por definir que es la insulina: una hormona producida por el páncreas que ayuda a que la glucosa en la sangre entre a las células de los músculos, grasa e hígado, donde se usa para obtener energía.

Recordemos que la glucosa proviene de los alimentos que consumimos a diario. Cuando los niveles de glucosa en la sangre están elevados, el cual aumenta por lo general después de comer, el páncreas libera insulina en la sangre y ésta se encarga de reducir la glucosa circulante para así mantenerla en rango normal. Sin embargo, existe la posibilidad de que las células no respondan bien a la insulina y no pueden absorber la glucosa de la sangre fácilmente lo cual determina una resistencia a la insulina.

La obesidad es uno de los factores principales debido a la expansión del tejido adiposo que se convierte en pro inflamatorio produciendo una disfunción en la señalización de la insulina generando una resistencia por lo cual la insulina no puede ejercer su función.

Publicidad

Debido a esto, el páncreas en respuesta, produce más insulina para ayudar a que la glucosa entre a las células y deben tener en cuenta que al medirla por medio de la solicitud de un examen de laboratorio se recomienda poseer rangos de insulina plasmática inferiores a 12uU/ml de lo contrario el páncreas ya está trabajando de más.

Mientras el páncreas pueda producir suficiente insulina para superar si fuera el caso la débil respuesta de las células a la insulina, los niveles de glucosa en la sangre se mantendrán en un rango saludable pero esto nos lleva a la reflexión de no confiarse de que por tener rangos de azúcar normales estén del todo bien, también es necesario medir los niveles de insulina ya que a un corto plazo existe mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes asociado a
esta condición.

La resistencia a la insulina entonces es una característica bioquímica que puede también determinarse clínicamente al observarse manifestaciones cutáneas de una manera fiable y fácil de detectarla como es el caso del oscurecimiento de las zonas de cuello, axilas y entre piernas lo que se denomina acantosis nigricans.

Siempre los mejores resultados para combatir este cuadro, se logra con cambios en estilo de vida, incluyendo modificaciones en la dieta y en el patrón de actividad física junto con reducción en el peso y grasa corporal. En algunos casos las terapias farmacológicas orientadas a mejorar la sensibilidad a la insulina han sido recomendadas en consensos internacionales, especialmente en pacientes con elevado riesgo de enfermedad cardiovascular o de diabetes tipo 2, y más aún cuando el paciente es desordenado y fracasan las terapias no farmacológicas.

Actualmente se reconoce que las intervenciones basadas en cambios alimentarios son la primera elección, por lo que te aconsejo realizas las siguientes pautas:

  • Incluye en tus comidas legumbres (grano), son alimentos ricos en proteínas vegetales, fibra y de una gran variedad de micronutrientes, teniendo además un bajo índice glucémico. El consumo recomendado es de una taza al menos tres veces por semana. Y eso sería el reemplazo de otros tipos de carbohidratos como el arroz.
  • Consumir dos raciones de vegetales o verduras y una de ellas deberá ser de vegetales que se comen crudos por ser bajos en almidón como el rábano, pepino, apio, col, pimientos.
  • Incluir variedad de proteínas en nuestra dieta, siendo el pescado fresco de libra (dorado, picudo, albacora, etc.) el que se consuma más veces a la semana.
  • Consumir las frutas en su versión natural, no jugos no batidos no coladas.
  • Optar por ingerir una porción de frutos secos en nuestros refrigerios- 30gr.
  • Limitar al máximo el consumo de alimentos y bebidas ultra procesadas con alto contenido de azúcar y grasas saturadas.
  • Evitar alimentos ricos en sodio: embutidos, enlatados y el excesivo uso de sal de mesa
  • Realizar ejercicio a diario empezar con 30 min al día y agregar el tiempo progresivamente cada semana hasta hacer la hora completa.
  • La correcta hidratación, es vital al menos 2-3 litros de agua al día.
  • Dormir las horas adecuadas, 8 horas a partir de no más de las 11pm es lo adecuado para considerar una buena calidad de sueño y descanso.

Recuerda que el especialista en nutrición, es crucial para ajustar, dependiendo de los horarios de rutina y las comidas habituales del paciente, así como de revisar los perfiles de glucemia e insulina en rangos óptimos. El tratamiento se basa principalmente en adaptar la distribución de los hidratos de carbono a lo largo del día por lo que se recomienda que la
dieta sea personalizada.

Publicidad

DIP DE PANAMITO SALUDABLE

Siempre tenemos eventos sociales en donde existe la necesidad de velar lo que se brinda ya que en su mayoría tenemos invitados adultos con problemas metabólicos o también puede suceder que tenemos antojos de picotear durante el día y debemos cambiar nuestros hábitos pensando en que lo que se consuma sea realmente nutritivo y a la vez sabroso. A continuación la receta de un dip saludable que puedes acompañarlo con tallos de apio o baby zanahorias y comerlo sin culpa.

Ingredientes

  • ½ taza de frejol panamito cocido
  • ½ taza de yogurt natural
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal marina
  • Pizca de cúrcuma o paprika

Preparación:

  • Cocer los frijoles y dejar enfriar
  • En un procesador o licuadora potente colocar todos los ingredientes (frejol, yogurt natural sin azúcar, sal, aceite de oliva, cúrcuma o paprika), mixearlo hasta que quede una mezcla homogénea.
  • Decorar con paprika y aceite de oliva por encima.

MSc. Martha Belén Ortiz Celi
Nutricionista Clínica /Chef en Gastronomía Nutricional
Miembro de la Asociación de Nutricionistas del Guayas
@mbonutricion
Telf 0984606790
Correo: marthabelenortizc.nutricionista@gmail.com