El anuncio del sábado Palacio de Buckingham de que el príncipe Enrique y su esposa Meghan ya no serán miembros activos de la monarquía británica, motiva la pregunta de si él seguirá siendo príncipe.

Con su decisión y con la venia de la Reina Isabel II, la pareja ya no usará sus títulos de "Alteza Real", con ello dejarán de cumplir sus deberes reales y podrán pasar más tiempo en Norteamérica, como han expresado desde el año anterior.

Enrique seguirá siendo un príncipe y la pareja conservará sus títulos de duque y duquesa de Sussex.

Se explica además que si bien ya no recibirán fondos públicos, el padre de Enrique, el príncipe Carlos, el heredero al trono, continuará ofreciendo apoyo financiero privado a la pareja. Sin embargo, una fuente cercana al príncipe de Gales señaló que esta ayuda no es "inagotable" y que el trato será revisado al cabo de un año.

Publicidad

El cambio significa que Enrique renunciará a sus patrocinios militares y su papel como Embajador de la Juventud de la Commonwealth.

En su alocución del domingo, en que el príncipe Enrique mostró su extrema tristeza, dejó en claro en su discurso que no se cumplió el deseo de la pareja de poder continuar con algunas actividades reales y ser al mismo tiempo independientes.

Fuera de la línea de sucesión

“Nuestra esperanza era seguir sirviendo a la reina, la Mancomunidad (de Naciones) y mi asociación con el ejército, pero sin fondos públicos. Desafortunadamente eso no era posible”, dijo.

Aunque puede mantener su calidad de príncipe por haber nacido con esa condición, Enrique no puede seguir en la línea de sucesión de la casa británica.

El título de Alteza Real es el que dejará de usar en los próximos meses y solo se lo podrá restaurar un monarca.

Igual hay una larga línea de sucesión en el imperio británico, porque la reinantes es su abuela Isabel II, de 93 años de edad. Ellá deberá dejarle su cargo al príncipe Carlos, de 71 años, luego su hermano Guillermo y los tres hijos de él: Jorge, Charlotte y Louis.

"Quiero que escuchen la verdad de mí, tanto como puedo compartir, no como un Príncipe o un Duque, sino como Enrique , la misma persona que muchos de ustedes han visto crecer en los últimos 35 años, pero con una perspectiva más clara", enfatizó. "El Reino Unido es mi hogar y un lugar que amo. Eso nunca cambiará". (I)