La plataforma de streaming Netflix estrenó a inicios de diciembre en Brasil el especial de Navidad La primera tentación de Cristo (A Primeira Tentação de Cristo), de 46 minutos de duración, una producción protagonizada por la troupe de comedia Porta dos Fundos.

El cortometraje muestra a Jesucristo regresando a su casa después de haber estado en el desierto, pero lo más escandaloso es la presentación a su familia de su novio Orlando. En el corto el hijo de Dios es interpretado por Gregory Duvivier y Orlando por Fabio Porchat.

El título de la producción es una clara alusión a La última tentación de Cristo, un filme de 1988 muy polémico dirigido por Martin Scorsese y basado en el libro de Nikos Kazantzakis que contaba una historia alternativa de la presentada por los Evangelios.

Este filme ha sido criticado por políticos conservadores, evangélicos y católicos brasileños; miles firmaron una petición en change.org para pedir a Netflix su cancelación. "Estamos a favor de la libertad de expresión, pero ¿vale la pena atacar la fe de 86% de la población? Queda la reflexión", tuiteó el diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro, haciendo mención al especial. En el censo nacional de 2010, 86,6% de los brasileños se declararon cristianos (católicos y evangélicos incluidos).

Publicidad

El obispo de Pernambuco, Henrique Soares da Costa, dijo que canceló su suscripción a Netflix y escribió en su página de Facebook que la empresa "instigada por la fuerza demoníaca (...) ofreció en su programación como 'Especial de Navidad !!!!!) una película blasfema, vulgar e irrespetuosa con nuestro Dios y señor Jesús Cristo".

Netflix dijo que no se pronunciará sobre el caso.

Por su parte, Porta dos Fundos "celebró" en Twitter "el éxito de otra creación de Dios: nuestro especial de Navidad".

Por segundo año consecutivo, el sitio incluyó en su programación el acostumbrado especial de Navidad de Porta dos Fundos, cuyos videos son difundidos habitualmente en su canal de YouTube que suma 16,2 millones de suscriptores. El grupo brasileño de comediantes ganó un Emmy Internacional este año por el especial de 2018 titulado "Si bebe, no cene".

No es la primera vez que el grupo enfrenta críticas por sus contenidos. El diputado y pastor evangélico Marco Feliciano los llevó a la justicia en 2014 justamente por otro especial de Navidad. El tribunal archivó el caso. Un año antes también promovió un boicot por un video que incluía a Jesús.

Este año, Feliciano pidió una acción conjunta de las iglesias contra los comediantes. "En años anteriores ya los demandé, pero la 'Justicia' dice que es libertad de expresión. Es hora de una acción conjunta de las iglesias y personas de bien para detener esto", tuiteó el diputado. (I)