El BMX freestyle (estilo libre) debutó en unos Juegos Olímpicos el viernes en el Ariake Urban Park de Tokio y tres riders latinoamericanos tomaron parte en este momento. “Estamos haciendo historia”, coincidieron.

Fueron el venezolano Daniel Dhers, el costarricense Kenneth Tencio Esquivel y la chilena Macarena Pérez Grasset, quien independientemente del resultado de la final de este sábado, ya pasó a la historia como la primera especialista de esta espectacular disciplina en participar en unos Juegos Olímpicos.

“Al principio estaba demasiado nerviosa por ser la primera, pero después es todo un honor haber sido la primera en ‘dropear’ (pasar por) el park”, aseguró la rider a la AFP.

“Son muchas cosas nuevas, muchas experiencias, muchas sensaciones, pero lo más importante es que todos los riders nos estamos apoyando como siempre hacemos, porque queremos mostrar al mundo cuál es la esencia del BMX y lo bien que lo pasamos siempre”, añadió la joven de 24 años, que acabó séptima de nueve participantes.

Publicidad

Dhers, el más veterano de los 18 pilotos presentes en Tokio (entre hombres y mujeres), también se mostró exultante: “¡Estamos haciendo historia!”, exclamó nada más llegar a la zona mixta.

“Es la primera vez que el Freestyle viene a los Juegos Olímpicos, no estaba seguro de que fuera a poder verlo en mi carrera y lo logré, así que contento de estar aquí”, señaló.

Con 36 años y único participante nacido antes de 1990, el caraqueño acabó tercero en la clasificación y aspira a medalla este sábado: “Es una locura que el segundo competidor más viejo tiene diez años menos que yo, pero les estoy dando pelea. Ellos saben que tienen la juventud, pero yo tengo la experiencia y contra eso no se puede luchar, como quedó demostrado hoy, que solo dos competidores estuvieron por delante de mí”.

Trucos reservados para la final

“Solo el hecho de estar acá, después de tanto trabajo, es muy satisfactorio y el poder probar hoy (sábado) la pista al 100% solo era lo que necesitaba para saber los puntajes y los ajustes que tengo que hacer para mejorar la puntuación e ir a por las medallas”, destacó por su parte el costarricense Tencio, sexto en la clasificación masculina.

El escaso público presente en las gradas, miembros de las delegaciones de los diferentes países al estar prohibida la entrada de público por la pandemia, disfrutó con los saltos, las volteretas, los giros y las piruetas (todas las figuras llevan nombres ingleses como backflip, tailwhip o barspin) que realizaron los riders bajo un sol abrasador.

La competición resultará aún más interesante este sábado, ya que solo valdrá la mejor puntuación de los dos recorridos que haga cada participante, por lo que la mayoría de ellos se han reservado trucos para la final.

Publicidad

“Hoy (el viernes) era más que todo para probar que el tiempo diera, que la línea (recorrido) diera, y mañana es el día de darlo todo”, aseguró Tencio, que aspira a ser el primer deportista masculino en dar una medalla olímpica a Costa Rica.

“Tengo reservados varios trucos. No los quise hacer hoy para no quemar la estrategia, pero ya más o menos vi como funciona la línea e hice un par de ajustes para dar aún más pelea mañana”, coincidió Dhers, campeón de los Juegos Panamericanos de Lima-2019.

“Será una batalla porque todos van a salir muy fuertes, pero yo tengo esa chispa dentro, así que vamos a darle con todo. Ganamos o morimos”, añadió el venezolano, que ya se ha cortado la melena ensortijada que le hizo popular entre los amantes de esta disciplina.

La jornada del sábado, en la que los participantes saldrán en orden inverso a la clasificación obtenida de este sábado, promete emociones fuertes. Todos los riders parten de cero y aspiran a medalla... incluso el norteamericano Nick Bruce, que se lesionó en una práctica matinal y se limitó salir a la pista, obteniendo una puntuación de 3.80. (D)