Con una diferencia en tiempo inalterable en las últimas etapas, la definición del Giro de Italia queda a expensas del trabajo que puedan desarrollar los favoritos de la general. “Este Giro se jugará en la etapa de los Dolomitas del penúltimo día o, quizás, directamente en la contrarreloj de Verona”, considera la organización de la Corsa Rosa.

Hemos pensado por un momento que alguien podría tratar de desequilibrar la balanza, que alguien podría tratar de eliminar a los adversarios antes del enfrentamiento final, pero no ha sido así”, publica el portal oficial de la ronda italiana.

En la penúltima etapa, con meta en Castelmonte, “el pelotón pensó en ahorrar toda la energía posible de cara a mañana (sábado)” en el ascenso a la Marmolada.

Bora-hansgrohe trabajó la etapa de este viernes, con Jai Hindley a una bonificación de alcanzar la maglia rosa, pero el equipo alemán bajó el ritmo “prefiriendo posponer las hostilidades a las subidas de los Dolomitas”.

Publicidad

En la parte final, el líder Richard Carapaz (Ineos Grenadiers) y Mikel Landa (Barhrain-Victorious), tercero en la general, se animaron a atacar, pero Hindley respondió y los tres llegaron juntos a meta, sin conseguir diferencias en tiempo que pudieran cambiar la clasificación, al menos, por unos pocos segundos.

El más astuto de la fuga fue Koen Bouwman (Jumbo-Visma), que aprovechó los metros finales del trazado y el error de sus rivales en la última curva para llevarse el triunfo, su segunda etapa en la presente edición, en una jornada que le permitió también asegurarse el título de la montaña como portador de la maglia azzurra.

“Mañana serán las últimas subidas —¡y qué subidas!— de este Giro de Italia”. El menú del día sábado comprende el Passo San Pellegrino, Passo Pordoi (Cima Coppi) y el cierre en la Marmolada, un tramo total de 168 kilómetros.

Los últimos catorce kilómetros son todos de subidas empinadas, con una pendiente media del 12 % y picos del 18 % en el medio.

Giro de Italia: así está la clasificación tras la etapa 19 y penúltima, con Richard Carapaz aún líder

Para la organización de la ronda italiana, la penúltima etapa “es la última llamada para todos, después de la cual será la ruleta rusa de la contrarreloj de Verona la que decida quién será el amo de este Giro”. (D)